eCommerce

B2C: Del negocio al consumidor

images (1)

No es ningún secreto. Todo negocio busca conseguir clientes y ha sido así toda la vida. La dificultad muchas veces radica en llegar hasta ellos. Y es aquí cuando se hace necesaria una estrategia y más hoy en día con las nuevas tecnologías. De eso, precisamente trata el B2C, que hoy os explicamos en gestion.Org.

El término es nuevo y se asocia sobre todo a los negocios online. Sin embargo, la idea lleva existiendo desde que nació el comercio. Ejemplo sencillo: un agricultor vendiendo sus hortalizas en un mercado.

Lo que ha cambiado es que ahora estamos hablando de estrategia pura y dura. Son las que desarrollan las empresas comerciales con el objetivo de llegar al usuario o consumidor final y hacerlo sin intermediarios, lo que hoy se denomina como B2B y que ya os explicamos en gestion.Org.

Es decir, en B2C se busca un contacto directo gracias a los nuevos canales digitales que pretenden ajustar más las demandas, ofrecer mejores servicios, a un mejor precio o costo.

Ambos, clientes y vendedores se benefician. Al cliente le permite comprar sin moverse de casa. Frente a él, una amplia oferta y la posibilidad de interactuar con la empresa. A los negocios, por su parte, les posibilita estar más cerca de su clientela, saber lo que quieren y así mejorar sus servicios pre y post-venta, también ahorrar costes, ya que se olvidan de pagar a los intermediarios. Ellos se lo guisan, ellos se lo comen.

No obstante, tanto el B2C como el B2B tienen sus ventajas y sus inconvenientes. Y cada negocio online debe saber sobre qué apuesta, ya que no todos los productos son adaptables a las estrategias B2C, sin olvidar que todavía hay muchas personas que son reacias a tratar directamente online por la impersonalización de la venta o la dificultad de ver y tocar el producto.

Lo que no quiere decir que las empresas que basan su estrategia en el B2C no estén poniendo toda la carne en el asador para conseguir convencer, captar y fidelizar al consumidor.

¿Por qué las empresas tienen que estar online?

De pregunta a pregunta. ¿Qué buscan los clientes? Satisfacer una necesidad o un deseo. Y para ello preguntan, buscan información y contactan con aquellas empresas que se lo pueden conseguir.

Para funcionar las empresas tienen que estar cerca de los clientes, pero muchas de ellas todavía siguen trabajando hacia dentro y no hacia el mercado, hacia las nuevas realidades que llevan aparejadas las nuevas tecnologías.

Es innegable. El cambio de mentalidad tiene que existir tarde o temprano si se quiere sobrevivir, porque lo cierto es que en estos tiempos los hábitos de compra han cambiado más que en los últimos 50 años.

Teléfonos móviles, tablets, ordenadores y otros dispositivos tienen buena parte de culpa, ya que permiten acceder en el momento al objeto que llama la atención de cualquier potencial consumidor.

Es cierto que la etapa previa a la que se dedica más tiempo es a la búsqueda de información y a la evaluación de las alternativas, pero el precio sigue siendo fundamental.

Hay un valor emocional, pero también económico en la decisión final, suscitada por un mail, un mensaje en el móvil…

Hay quien consulta hasta 13 fuentes distintas antes de decidirse: redes sociales, blogs, webs, tv…

Sin olvidar una nueva conducta que se va extendiendo a gran velocidad: el showrooming. Traducido, se trata de ver el producto, tocarlo o sentirlo, para luego comprarlo online.

No hay excusa. Antes era más complicado comunicar un mensaje asociado a un producto. Ahora ya no.

La clave: Comunicación

Y para ello, para comunicarse, hay que estar presentes, captar la atención y ofrecer una buena información para que los potenciales clientes no busquen y comparen más allá de nuestra empresa, por pequeña que esta sea.

Tener una web atractiva, con información sencilla, directa y clara es primordial. Como lo es crear contenidos originales y de calidad, que darán fortaleza a la marca, a la empresa, y aquí incluimos a los blogs.

Son interesantes también el e-mail marketing, para un público más objetivo, y el mobile marketing, cuyo principal aliciente es, precisamente, ser llamativo para captar la atención.

Pero hay más. En comunicación siempre hay más.

Los mensajes tienen que ser coherentes y hay que comunicarse además de una forma real, honesta, directa, adecuada y con una regularidad y continuidad en el tiempo.

Esto último es fundamental para diferenciarse de la competencia. Sin olvidarse de demostrar que se tiene una buena capacidad de organización.

Lo bueno de las nuevas tecnologías es que permiten que en esa comunicación participen también los clientes, lo que hace que una empresa pueda llegar a conocerlos mucho mejor y seguir evolucionando en los modos de llegar hasta ella. Porque todo lo que tenga que ver con el e-commerce evoluciona a cada minuto que pasa.

Call Center

Para las estrategias B2C es vital. Se refiere a la tecnología asociada a los softwares que permiten las transacciones entre una empresa y su cliente. No se puede olvidar que parte del éxito del B2C es la interacción y ella se lleva a cabo en las webs, donde se realizan las compras virtuales.

Por cierto, no tiene precio la comodidad de comprar con un sólo click y para ello es importante contar con buenos programas informáticos, que no compliquen, sino que simplifiquen la adquisición, de lo contrario se puede perder a un cliente si este no se aclara con el sistema de compra.

Y para acabar mencionar que dicha tecnología debe tener en cuenta además la asistencia online a los usuarios, para que esta sea inmediata y constante.

Ya lo hemos dicho antes, el B2C, el business-to-consumer, ha existido toda la vida, sólo que ahora las reglas del juego han cambiado y mucho.

Compartelo porfavor
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top