Economía y Empresa

Noches abiertas: un reclamo comercial que se consolida

thumb

Complemento o alternativa a las archiconocidas rebajas, las noches abiertas se han convertido en un reclamo inmejorable para potenciar el consumo y mejorar los balances de cuentas de pequeñas y medias empresas. Sin embargo, son mucho más que ir de compras hasta la madrugada. Se trata de crear una experiencia única para el consumidor y cliente.

Si hay un reto al que se enfrenta la economía de medio mundo, ese es el de incentivar el consumo. Muchas familias viven al día, gastando lo justo y ahorrando lo que se puede.

¿Cómo atraer clientes? ¿Cómo seguir vendiendo y obtener beneficios? Son las preguntas del millón en muchas empresas, comercios, tiendas… Las respuestas son otra cosa.

Se experimenta con viejas fórmulas, se prueban nuevas, se apuesta por la creatividad y por las nuevas tecnologías, y parece que algunas de estas respuestas van dando sus frutos.

Es el caso de las noches abiertas.

Algo más que alargar el horario de cierre

A las rebajas las conocemos todos, en breve podremos disfrutar de ellas, pero las noches abiertas, poco a poco, han ido haciéndose conocidas del público y se han convertido en un reclamo atractivo para muchas superficies y comercios a lo largo y ancho del país.

Comunidades autónomas… Galicia, Madrid, Andalucía… Ciudades… Palencia, Valencia… Ya saben los beneficios que puede dejar una de estas noches. Comentaba un comerciante valenciano a gestion.org que en la última noche abierta triplicaron los ingresos.

Básicamente, su nombre lo dice todo. Pero no sólo se trata de alargar el horario de atención al público. Las noches abiertas deben ofrecer además algo diferente, algo que aliente al consumidor a salir de casa y a participar de ellas.

Es decir, pueden ser un éxito o un fracaso si no se atienden a determinadas cuestiones.

Invertir tiempo y recursos para vender

La primera es saber que organizar una noche abierta exige una planificación previa, ya que se va a realizar una inversión en tiempo, en recursos y también en dinero.

No se trata de abrir las puertas del negocio y esperar que entre la clientela a lo largo del horario previsto. Como hemos dicho, hay que captar previamente su atención y hacerle saber que participará de una experiencia de compra especial, extraordinaria, que no se va a repetir al menos durante un tiempo.

Una buena forma de llegar al consumidor y economizar gastos es unir fuerzas, que la iniciativa no parta sólo de un establecimiento o comercio, sino que haya noches abiertas organizadas por las asociaciones de comerciantes de un barrio, localidad o ciudad.

Está claro que cada comercio estará interesado en vender sus productos, pero pueden ponerse recursos en común, como luces, ambientación musical…

Escoger la fecha adecuada

La elección de la fecha tampoco es una cuestión baladí. Es cierto que este tipo de noches son más frecuentes en verano, pero no existe una única estación para ellas.

Frente a nosotros podemos tener dos opciones.

O creamos nosotros el evento, por decirlo de alguna forma, de la nada, o aprovechamos el tirón de alguna festividad o de otras fórmulas de venta que funcionan, por ejemplo, la llegada de las rebajas, convirtiéndolas en el mejor complemento o en el pilar de nuestra noche abierta.

Publicidad

Escojamos la fecha que escojamos, debemos darle la publicidad que se merece. Debemos utilizar todos los recursos a nuestro alcance. Aunar la publicidad tradicional, por ejemplo el uso de cartelería, con las enormes posibilidades que nos ofrecen las redes sociales.

Una de ellas sería la creación de un evento en nuestros perfiles o en nuestra web y el hecho de compartirlo con todos nuestros contactos para que circule por la red y también por medio del tradicional boca a boca. Un contacto se lo puede mencionar a otro y así se va haciendo la cadena.

Gamificación

Es aquí donde entraría en juego la gamificación. Para quien no lo sepa es un concepto que alude al uso de mecánicas de juegos para resolver problemas o aportar soluciones.

¿Por qué la gamificación? Porque busca una reacción por parte de usuario, busca influir en su comportamiento y lo hace de una forma nada agresiva, sino más bien como si fuera un juego. convirtiéndole en participe y cómplice de lo que tratamos de hacer llegar.

¿Quién no ha compartido alguna vez algo en Facebook porque si lo hacía podía entrar en el sorteo de…?

Descuentos, regalos, sorpresas…

Y concursos. Son de los mejores reclamos en esto de las redes sociales y la gamificación.

Prácticamente, no cuestan nada y a cambio podemos conseguir mantener el interés y la expectación de cara a nuestra noche de puertas abiertas.

Si ofrecemos un premio interesante, unido a descuentos y pequeños detalles, estaremos animando a la gente a participar, a venir hasta nuestro espacio, a traspasar sus puertas. Y mientras se espera el resultado, la gente interactuará con su entorno, tendrá nuestros productos al alcance de sus ojos, sus manos y sus bolsillos, que para eso están también los descuentos y los cupones con sorpresa incluida.

Todo para dar la sensación de que nuestra noche abierta es una celebración excepcional.

Fiesta

No, no es ninguna broma. La mejor venta puede esconderse detrás de un momento distentido, lúdico, agradable.

Según muchos estudios, crear una experiencia única para el consumidor es una de las mejores fórmulas para vender. Puede optarse por una fiesta temática, siempre de moda. Puede ofrecerse una especie de catering, alguna copa… Puede haber photocall…

Porque lo mejor de las noches abiertas es su enorme potencial y más si se alían con la creatividad y la originalidad.

Sea como sea, depende de nosotros.  Démosle una excusa al consumidor y  hagamos que el comprar sea divertido y más hasta bien entrada la madrugada.

http://gestion.org/social-media/social-media-marketing/43309/como-escoger-los-mejores-contenidos-para-las-redes-sociales/

Compartelo porfavor
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top