Economía y Empresa

¿Cómo estimular mis ideas de negocio?

lluvia-de-ideas-emprendimiento

Ante la realidad de emprender o crear nuestro propio negocio nos damos cuenta de que la voluntad no basta, y nos puede invadir una especie de bloqueo o confusión. En las siguientes líneas exponemos algunas premisas para que tus ideas empiecen a fluir.

Ante la realidad de emprender o crear nuestro propio negocio nos damos cuenta de que la voluntad no basta, y nos puede invadir una especie de bloqueo o confusión. En las siguientes líneas exponemos algunas premisas para que tus ideas empiecen a fluir.

Vivimos en una época de inestabilidad laboral, pero también, aunque hayamos trabajado muchos años en relación de dependencia, tenemos nuestras propias iniciativas, deseos e intenciones en lo que proyectos de trabajo se refiere. Sin embargo, cuando nos desvinculamos de aquella empresa con la que no nos sentíamos identificados o simplemente nos decidimos a crear nuestro propio negocio, la cabeza de muchos se parece más a una licuadora que a un camino despejado y nítido.

En estos momentos es cuando nos surge la pregunta, ¿Cómo tener ideas de negocio?

En primer lugar, hay que aclarar que podemos contar con el capital para crear nuestro propio negocio, pero el capital sin ideas es dinero sin utilidad. Aunque nos parezca una obviedad y no nos guste mucho reconocerlo, lo primero que tendremos que hacer para llegar a buen puerto con nuestra idea de negocio es abandonar la comodidad mental. Esta se puede manifestar de múltiples formas, pero un ejemplo de ella podría ser: “A mi amigo Pedro le va bien con la venta de móviles usados; por qué no me puede funcionar a mi”. Abandonar la comodidad implica asumir responsabilidades, y en lo posible, relacionadas con nuestras propias convicciones.

Los especialistas más preparados en este tema coinciden en que una forma tajante pero efectiva de que nos surjan ideas de negocio es enfrentarnos a la urgencia de necesitar creatividad fuera de nuestra zona de confort. Sostienen que es la necesidad y el “hambre” de triunfar con un negocio el que estimula la máxima creatividad respecto a las posibles ideas de negocio. Pero a pesar de su gran importancia, estos dos requisitos de salir de nuestra área de confort y enfrentarnos a la urgencia y necesidad de crear deben complementarse con otros. Los primeros pasos mentales para que empiecen a surgir las ideas de negocio pasan por una observación del entorno económico y comercial, conocer las tendencias que están funcionando, y desde una perspectiva más personal, saber en qué somos buenos y qué nos gusta hacer.

Sin ninguna intención de hacer apología del despido, no son pocos los que triunfaron con una idea de negocio luego de ser despedidos de las empresas para las que trabajaban. Todos ellos coinciden en que gracias a ese despido se empezaron a encender sus “lamparitas” de ideas de negocio. Vieron y vivieron ese despido como una oportunidad de crear y crecer.

Un último factor que muchos emprendedores con buenos resultados señalan en pos de una creatividad activa es el hecho de apartarnos de las ideas ortodoxas y tradicionales del trabajo y de obtención de ganancia.

El caso de Steve Job es mucho más impactante; durante la etapa de su vida en la que le diagnosticaron cáncer su creatividad estuvo en niveles máximos, de lo que muchos deducen que la angustia y la desesperación suelen generar una catarsis de creatividad.

Compartelo porfavor
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top