Economía y Empresa

Que es un estudio de mercado

mercado

Tenemos una idea. ¿Y ahora qué? Pues ahora es momento de hacer un estudio de mercado. ¿Un qué? Un estudio de mercado. Algo que nos ayudará a ver si nuestra idea tiene futuro o si tenemos que exprimirnos un poco más la cabeza a la hora de lanzarnos al mundo de los negocios.

 

Lo primero y fundamental es que quede claro a todos la teoría, porque con la teoría en la mano llegaremos sobrados a la práctica o al menos no podremos esa cara de no entender nada.

Y es que hay que matizar que un estudio de mercado no es un estudio de marketing, de publicidad, de consumo aunque a veces se confundan.

En este artículo vamos a ver qué es un estudio de mercado o cuál es su definición, qué tipos de estudios de mercado existen y cuál es el proceso que se sigue para poder realizar uno.

Definiciones de Estudios de Mercado

Una primera definición mercadotecnia nos dice que un estudio de mercado tiene la finalidad de ayudar a tomar decisiones en situaciones de mercado específicas.

Pero nosotros no nos conformamos con eso y buscamos algunas de las propuestas de reconocidos expertos:

Para Kotler, Bloom y Hayes, el estudio de mercado consiste en reunir, planificar, analizar y comunicar de manera sistemática los datos relevantes para la situación del mercado específica que afronta una organización.

Randall lo define como la recopilación, el análisis y la presentación de información para ayudar a tomar decisiones y a controlar las acciones de marketing.

Malhotra va más allá y afirma que los estudios de mercado describen el tamaño, el poder de compra de los consumidores, la disponibilidad de los distribuidores y perfiles del consumidor.

Nosotros nos quedamos con una más sencilla.

Un estudio de mercado consiste en una iniciativa empresarial con el fin de hacerse una idea sobre la viabilidad comercial de una actividad económica y como veremos costa de 3 grandes análisis. Aunque todavía no vamos a entrar en ellas.

Hay que seguir conociendo al que puede ser una de los mejores amigos de nuestro negocio.

Más teoría

Establecido ya que el estudio de mercado es un proceso que nos ayuda a recoger información y analizar datos. Hay que decir que su uso tiene como objetivo ayudarnos a crear un plan de negocio, lanzar un nuevo producto o servicio o mejorar los existentes y a expandirse a nuevos mercados. Ya que puede usarse para determinar que porcentaje de la población es receptiva a comprar nuestro producto basándonos en variables como el género, la edad, la ubicación o el nivel de ingresos.

Suele ser primario o secundario. En el secundario la empresa puede utilizar la información de otras fuentes que pueden aplicarse a un producto nuevo o ya existente.

Entre las ventajas que presenta es que el hecho de hacer uno es barato y fácilmente accesible. Entre las desventajas que puede no ser específico al área de investigación y que los datos puedan ser tendenciosos y complicado de validar.

Con respecto al estudio de mercado primario hay que señalar que implica encuestas, investigaciones sobre el terreno, entrevistas, incluso observaciones.

Preguntas, preguntas y más preguntas

Es la razón de ser del estudio de mercado. Contestar preguntas.

Por ejemplo:

-¿Qué está pasando en el mercado?

-¿Cuáles son las tendencias?

-¿Quiénes son los competidores?

-¿Qué opinión tienen los consumidores acerca de los productos que presentamos en el mercado?

-¿Qué necesidades son las importantes y si están siendo satisfechas por los productos existentes?

El estudio de mercado busca descubrir lo que la gente quiere, necesita o cree necesitar y para ello es importante saber cómo actúan las personas.

Un estudio de tres patas

Que comienza con el análisis de los consumidores. Para ello se estudia su comportamiento. Es fundamental para detectar sus necesidades de consumo y la forma de satisfacerlas. Un buen modo de hacerlo es averiguar sus hábitos de compra (lugares, momentos, preferencias…). El objetivo es mejorar las técnicas de mercado para la venta de un producto que pueda cubrir las demandas no satisfechas de los consumidores.

¿No decíamos que había muchas preguntas por contestar? Pues eso. Entre ellas:

-¿Quienes son los clientes?

-¿Dónde se encuentran?

-¿Qué calidad o cantidad necesitan o quieren?

-¿Cuál es el mejor momento para vender?

Una buena forma de hacerlo es segmentar el mercado. Es decir, dividir a la población en sub-grupos que tengan motivaciones similares. Los criterios más utilizados van desde los geográficos, personales, demográficos…

Pero si prestamos atención a los consumidores no debemos olvidarnos de hacer lo propio con la competencia.

Hay que conocer al conjunto de empresas con las que nuestro producto va a compartir el mercado. Quiénes son, cuántos son y sus respectivas ventaja competitivas (precios, recursos humanos, tecnología, proveedores…)

Una plantilla o benchmarking permite establecer todas estas cuestiones muy necesarias para saber si es factible convivir con la competencia o neutralizarla, incluso si un competidor puede convertirse en socio a través de una fusión o alianza estratégica.

Pero en ningún caso debemos de dejar de prestar atención al mercado, sobre todo a sus tendencias, a sus vaivenes.

La tercera pata de nuestro estudio de mercado debe ser la de fijar una estrategia. Será ésta la que marque el rumbo de la empresa. Basándonos en los objetivos, los recursos que tenemos y el análisis de la competencia es fundamental trazar una. Es más, toda negocio deberá optar por dos estrategias posibles:

-Liderazgo en costo: Aventajar a la competencia en materia de costos.

-Diferenciación:Crear un valor añadido sobre el producto ofrecido para que sea percicbido en el mercado como algo único: diseño, imagen, atención al cliente, entrega a domicilio…

Tipos de estudios de mercado

Pueden ser de dos clases:

-Estudios cualitativos: Suelen ser útiles al principio del proyecto, cuando se sabe muy poco sobre el tema. Engloban entrevistas individuales y detalladas o debates con pequeños grupos, que permitan todas ellas analizar los puntos de vista y la actitud de la gente de forma informal. De este modo, se les permite a los encuestados hablar de sí mismos con sus propias palabras. Se dice que los datos resultantes de los métodos cualitativos pueden ser muy ricos y fascinantes, a la vez que puede servir como hipótesis para iniciar nuevas investigaciones. Hay que señalar que lo que se busca es explorar y que no se pueden proyectar sobre una población más amplia.

-Estudios cuantitativos: Su objetivo es medir, numerar. Gran parte de estos estudios pretenden establecer cuánta gente comprar un determinado producto, con qué frecuencia, dónde… Se basan generalmente en muestras al azar y se pueden proyectar a una población más amplia por medio de las encuestas.

Como hemos dicho al principio un estudio de mercado nos servirá para descubrir lo que la gente quiere o necesita y de ahí encontrar la mejor forma de acercarles nuestro producto.

 

Compartelo porfavor
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top