Emprendedores

Propósito para 2014: Aumentar mi productividad

Aumentar productividad

Si queremos ser competitivos tenemos que aprender a gestionar mejor nuestro tiempo.

¿Qué mejor momento que el comienzo de un nuevo año para hacer balance de nuestro trabajo y empezar a corregir todos aquellos errores que cometemos día a día? A veces, por la rutina, nos adentramos en una vorágine laboral que nos arrastra y de la que nos cuesta salir para reflexionar y poner las cosas en orden cuando no van bien.

Pues bien, ahora es el momento de pararnos a pensar qué está fallando. En muchas ocasiones no significa que lo estemos haciendo mal, sino que no lo estamos haciendo todo lo bien que podríamos, y no somos productivos, o al menos, no todo lo que nos gustaría.

Cuando hablamos de productividad en el trabajo nos referimos a la relación entre los medios empleados, generalmente tiempo, y lo que producimos. ¿Cuántas veces ha acabado tu jornada laboral y te has preguntado: “en qué habré perdido el tiempo yo hoy”?

Y esta pregunta se la hacen sobre todo personas que tienen trabajos multitarea, que son muy dinámicos y que no siguen una rutina, especialmente las personas que trabajan en Internet, como los Community Managers y los SEOs. Se necesita mucho tiempo para realizar un buen trabajo y, si no te organizas bien, acabas el día con la sensación de que no has avanzado en tu tarea.

Algunos consejos para evitar la pérdida de tiempo durante la jornada laboral y aumentar tu productividad en el trabajo son:

  • Apunta todo lo que tienes que hacer. El hecho de anotar las tareas pendientes no sólo elimina espacio de tu memoria para cosas más importantes, sino que reduce el estrés de tener que estar recordándolas para que no se nos pase hacerlas. Esta es una de las claves del método de gestión de actividades GTD (Getting Things Done). Además, si ves lo que tienes que hacer por escrito te resultará más fácil organizarte.
  • Planifícate. Muchos creen que las agendas están obsoletas, pero es necesario tener una planificación semanal y mensual de tus tareas, citas y reuniones. Las hay de todos los tipos y que se adaptan a las necesidades de cada persona, como éstas. Pero lo importante es que tengas un sitio en el que anotar y planificar tus actividades. Además, así podrás hacer balance del tiempo que hay empleado en hacer tus tareas.
  • Evita abusar de las redes sociales y el email en el trabajo (a no ser que ésta sea tu actividad principal). El problema de Internet no es sólo la cantidad de tiempo que perdemos navegando, sino la interrupción continua del trabajo que supone estar leyendo emails o notificaciones de tus redes sociales. Proponte revisarlo en los descansos que hagas y no cada vez que el móvil te avise de que tienes un nuevo mensaje.
  • Evita reuniones que prevés que no serán fructíferas, tanto con trabajadores y compañeros como con potenciales clientes. Esto lo conseguirás con la práctica y el tiempo. Hoy en día existen muchas formas de comunicarse más rápidas y efectivas que tener que quedar a comer o tomar un café. Intenta aprender a distinguir qué personas y asuntos necesitan el tiempo que supone el desplazamiento y la reunión en sí.
Compartelo porfavor
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top