Estrategia Empresarial

Principales errores que se suelen cometer en las negociaciones

errores negociaciones

Negociaciones – principales errores que se pueden cometer en las negociaciones. Es necesario controlar la negociacion desde un principio ¿como hacerlo?

En las negociaciones se pueden cometer muchos errores, y es que en ocasiones no nos encontramos preparados para todo lo que supone una negociación.

¿Cuál es el primer error? Improvisar, muchas personas piensan que pueden ir a una negociación sin haberla preparado, o hay algún aspecto importante que no se ha preparado y se tiene que caer en la improvisación. La improvisación puede dar a muchos errores en la negociación. Es necesario preparar los objetivos, la conversación y todo lo que rodee la negociación, sino se puede acabar desviando de los propios objetivos hasta favorecer a la parte contraria. Es uno de esos errores que se sale de la negociación y se piensa ¿qué he hecho?

No saber lo que se quiere, sí, eso sucede. Hay personas que fallan en las negociaciones porque realmente no saben lo que quieren, y por eso no saben cómo enfocar la negociación.

Cerrarse en banda. Una cosa es no ceder en todo, pero otra es cerrarse en banda, ya que eso no es una negociación, ni si quiera es una conversación. Hay que mostrarse en predisposición de llegar a un acuerdo con la otra parte.

No subir, de cara a la otra persona, las expectativas de la negociación. Si de primeras se muestra exactamente lo que se quiere, en la negociación se conseguirá algo por debajo de eso así que se acaba perdiendo. Por eso es necesario pedir de primeras más de lo que se está dispuesto a tener, para poder negociar con algo.

Equivocarse con la persona con la que se debe negociar es otro error. Hay que informarse de cuál es la persona que tiene la palabra final en la negociación. Si no se hace se acabará perdiendo un tiempo muy valioso.

No controlar la negociación. Es muy importante poder controlar la negociación, no se debe parecer que la negociación es importante ni se está dispuesto a ceder, aunque en toda negociación siempre se acaba cediendo algo.

Dejarse llevar por las emociones. Las emociones pueden ser muy traicioneras en las negociaciones, hay que planificar todo e ir con la cabeza bien fría. No se debe dejar paso a emociones ni instintos.

No tener buenos modales, faltar al respeto, tratar a la otra parte con desprecio. A veces, por ofuscarse, se pierden los modos, por saber que no se va a conseguir lo que se quiere, pero la realidad es que con buenos modales se puede llegar a mucho más en cualquier negociación.

Muchas negociaciones acaban fracasando por pequeños errores que se podrían haber evitado sabiendo cuáles y son e intentando controlarlos, en definitiva, planificando la negociación de antemano sin dejar que nada escape a la improvisación. Los grandes errores se pagan, los pequeños también.

Compartelo porfavor
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top