Productos y Servicios

Vender y consumir productos caducados: las empresas y la fecha de caducidad

alimentos caducados

Estrategias de ventas de empresas – Vender productos proximos a fecha de caducidad o no, ofertas y promociones, que hacen las empresas con los productos proximos a caducar y mas.

A lo largo de las últimas semanas ha surgido la polémica sobre la venta de los productos caducados o próximos a caducar. De hecho, el gobierno griego ha creado un decreto mediante el cual se pueden vender productos caducados a un precio más bajo que los que no lo están.

Los consumidores con respecto a productos caducados o próximos a caducar

Las familias necesitan hacer números para llegar a fin de mes, al menos una gran mayoría, y buscan nuevas formas de ahorrar, una de ellas es no tirar productos que pudieron haber pasado de fecha pero que piensan que están bien, y otra de ellas es comprar productos próximos a caducar porque salen más baratos.

Porque los usuarios pueden:

  • Comprar productos en gran cantidad porque están de oferta, aunque sepan que probablemente alguno de ellos pase de fecha
  • Comprar productos próximos a caducar
  • Comprar productos próximos a caducar que se pueden congelar y congelarlos, es el caso de la carne
  • No tirar productos caducados que encuentran en casa (o tirarlos)

Las empresas y qué hacer con alimentos próximos a caducar

Las empresas sin embargo pueden:

  • Vender productos a precio normal, o incluso crear ofertas
  • Vender productos próximos a caducar, pero a un precio inferior

Con respecto a vender productos próximos a caducar, las empresas tienen la posibilidad de dejarlos con los demás “a ver si alguien los compra” (es lo que se ha hecho durante mucho tiempo), y si no se compran se tiran a su caducidad (normalmente lo hacen un día antes, por eso hay mucha gente que rebusca en la basura buscando comida que para ellos está en buen estado porque no ha caducado); o tienen la posibilidad de vender estos productos un día antes o unos días antes (según el stock que haya y los productos que sea) a un precio más económico, que suele ser la mitad, 2×1, 50 céntimos, 1 euro o lo que sea.

De hecho, hasta que pudieron ver el negocio en esto, supermercados con productos próximos a caducar lo regalaban con cualquier compra a sus clientes. Es el caso de ir al Eroski a comprar una barra de pan a última hora del día y que te regalaran un paquete de magdalenas de marca. Esto ahora ya no sucede tanto porque han aprovechado a hacer negocio vendiéndolos más barato.

Con respecto a estas dos posibilidades existen dos posturas: las de las empresas que piensan que si ponen los productos cercanos a caducar no se comprarán los otros a precio normal y perderán dinero (cosa que en algunas personas puede ser cierto, pero no en la mayoría que si no lo encontraran de oferta simplemente no lo comprarían); y las empresas que piensan que poner los productos de oferta supone asegurar la venta aunque los beneficios sean menos pero finalmente ganar más dinero y no estropear alimentos o productos perecederos.

¿Y qué se hace con los alimentos caducados?

Un estudio del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio ambiente ha hecho un estudio llamado “El sector habla ¿Qué hace la distribución con los alimentos caducados?” en base a los datos de los primeros seis meses del año referentes a 700 distribuidores. Se afirma que el 78% de distribuidores retira los productos por caducidad, pero podría no ser así. Los establecimientos deben retirar entre un 0,1 y un 5% de productos por la fecha de caducidad, en el caso de distribuidores el 1,7% deben retirar más del 20% de productos. Además, se afirma que el 20,5% de distribuidores entregan los alimentos que se retiran a ongs y bancos de alimentos.

Pero estas cifras pueden parecernos lejos de la realidad cuando, si nos acercamos a un establecimiento cercano, y ya no decir de grandes centros de distribución, se tiran una gran cantidad de comida a contenedores de basura, y lejos de ser esto suficiente muchos de ellos dejan sin que valga nada de lo que se tira pese a que podría estar en buen estado, como tirar un paquete de 6 zumos sólo porque uno está en roto, tirar fruta que podría estar en buen estado y, lo más grave, poner lejía a los alimentos como han hecho en un sitio para que nadie pueda cogerlo del contenedor y “aprovecharse de ello”.

Ya que los centros de distribución deben retirar como máximo el 5% de productos, algunos de ellos los venden en fechas próximas a caducar unos precios mucho más económicos, como hemos dicho anteriormente, haciendo que esa pérdida de alimentos se reduzca e incluso se anule aunque sea a menores precios, pero esto no pasa en todos sitios.

Cuando se dice que el 20,5% de entrevistados lo donan a banco de alimentos, las razones de los que no lo hacen son que “hay que mantener los precios del mercado”, “no somos una ong”, “si damos comida al final el negocio se convierte en una ong”, etc.

Si hablamos de la gestión de stock en estanterías, el 87% de distribuidores dicen revisarlo personalmente, otros utilizan la supervisión con sistemas informáticos que avisan.

En un estudio del año pasado, se descubrió que se tiraban 1300 millones de toneladas de alimentos a la basura, no sólo unas cifras enormes sino que alimentarían a muchas personas, y por supuesto se podrían haber utilizado en otros fines como bancos de alimentos en los que si se hacen las comidas al momento para muchas personas los productos ni si quiera habrían llegado a caducar, y las personas que van a un banco de alimentos tampoco iban a ir al supermercado a comprarlos…

La normativa actual, los productos con fecha de caducidad y con consumo preferente

La normativa actual europea indica que está prohibido vender productos después de la fecha de caducidad, ya que aunque en muchas ocasiones podría no pasar nada lo cierto es que sí pueden presentar riesgos para la salud de las personas.

Y diferenciemos la fecha de caducidad con respecto a la fecha de consumo preferente:

La fecha de caducidad se presenta en productos perecederos, los que pasados unos días de esta fecha empiezan a desarrollar microorganismos peligrosos. Pueden ser un peligro para la salud.

La fecha de consumo preferente es aquella en que si se consumen alimentos pasados unos días de la fecha no pasa nada, pero podrían perder propiedades o sabor.  No son un peligro para la salud, se pueden consumir después de esta fecha pero no se pueden vender después de esta fecha.

Y otra cosa, también hay que fijarse en el aspecto y sabor de los productos, porque en alguna ocasión no estar caducado no quiere decir que no esté malo. Se pudo haber roto el envase, entrado aire, o cualquier otra cosa, así que ojo más con eso que con la fecha de caducidad. Y también hay que tener en cuenta que hay cosas que, por mucho que digan, no caducan, como el arroz, miel o café, entre otros.

 Consideraciones finales 

Podríamos decir que lo más indicado es intentar conseguir beneficios económicos de productos que están a punto de caducar con las ofertas de última hora a buenos precios, como también podemos decir que lo ideal es dar productos a un día de caducar a ongs y bancos de alimentos para que puedan disfrutar de ellos muchas personas que de otra manera pueden pasar hambre. Pero lo cierto es que no podemos meternos en cómo administra cada cual su negocio, pero sí es bueno que se conozcan todos los puntos de vista para así decidir mejor.

 

Compartelo porfavor
1 Comment

1 Comment

  1. JOSE IGNACIO

    Domingo 19 julio 2015 at 22:24

    Existe una empresa en Madrid que se llama SQRUPS, que vende alimentos con caducidad corta (muchas veces ls queda menos de 1 mes) a precios siempre buenisimos como la mitad de un super normal, tambienn tienen productos que son restos de stock.. ahorras mucho dinero la pena es que tienen pocas cosas y se acaban muy rapido

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top