Formación Empresarial

Técnicas de Negociación: Consigue El Trato Que Necesitas – II

Negociación Exitosa

Segunda parte de la serie en dónde se discuten las técnicas más efectivas para tomar en cuenta cuando quieres conseguir un valioso trato. En el arte de la negociación, la última palabra la tienes tú

En esta segunda parte de la serie conoceremos otras tantas estrategias y técnicas de negociación para que no falles la próxima que quieras conseguir algún contrato importante. Recordemos primero que la negociación debe asegurar un ganar – ganar entre las partes relacionadas y que ambas estarán jugando a la balanza, tratando de equilibrar el mayor número de elementos –beneficios- que les sea posible; pero al final es tu pitch, tu presentación y tu presencia los mejores aliados para cerrar el trato.

Lo más importante es el capital humano

Como lo he dicho antes, el recurso humano es el más importante de toda organización, son los responsables de que las cosas se hagan y sucedan. Entonces enfoca tus esfuerzos hacia eso. Cuando te encuentras en medio de una negociación más que tu negocio te éstas vendiendo tú mismo, tu marca y tu capacidad, independientemente de lo maravilloso que sea tu producto, si eres una persona difícil pasaras ratos difíciles. Sé amable, considerado y ponte en los zapatos de los demás.

Los inversionistas buscan a gente en dónde colocar su dinero; los clientes buscan buenas administraciones dónde gastar su dinero; la base de todo será la gente con la que se trabaja. Si vas con una actitud negativa a tratar de cerrar un negocio tendrás mala suerte.

Recuerda mantener la calma en todo momento. En cualquier negociación habrá desacuerdos, y no es malo, siempre existirán, solo asegúrate de no perder el control y llevar la reunión en paz y con todo el debido respeto, hacia tus colegas y los futuros. 

recurso humano

 

No ignores lo que tienes en la mesa.

“Más vale pájaro en mano que ciento volando” ¿te acuerdas de ese refrán que probablemente tus abuelos y/o padres te decían todo el tiempo? Tiene sentido, pues ese mismo principio se aplica en este punto.

Sé determinado y pon los pies sobre la tierra. Cuando estés en medio de la discusión de negocios toma sin dudar el trato que has querido si éste ya te fue ofrecido. No quieras aprovecharte de tu poder de convencimiento  y tratar de obtener algo mucho mejor de lo que ibas preparado a pedir. Gastarás tiempo valioso de la otra parte, el tuyo propio y ofenderás a ese cliente o inversionista que fue a tratar algo serio.

Con lo anterior no quiero decir que tomes cualquier oferta a la primera, pero si considerar con lo que ya cuentas. Si tienes ya en tus manos un muy buen trato y es la persona indicada con la que estas negociando entonces sí: piensa, reflexiona y cierra si es lo más conveniente.

Nunca te irás sin nada.

Una negociación con clientes, inversionistas o proveedores nunca será una pérdida de tiempo. Aun cuando no logres obtener el trato que querías, o incluso que no logres ningún trato, no te irás con las manos vacías.

Muchas veces esas personas con las que te reúnes para negociar te preguntan cosas muy difíciles, en especial cuando buscas inversionistas, y de alguna manera te retan a pensar en tu negocio y mirar más allá de lo que comúnmente alcanzas a ver, conoces otros puntos de vista y cómo los demás perciben tu organización. Toda esa información es de gran ayuda para ti y para el desarrollo de tu empresa. Es realmente valiosa.

Mantén tu mente abierta y con la idea de que no solo irás a negociar, sino también a aprender. Haz preguntas, externa tus dudas y escucha que es lo que tienen para decirte. Aplica cualquier consejo que te den. Cuando me reúno con personas a hablar de negocios, tomo nota de toda pieza informativa que me pueda ayudar a crecer. Haz lo mismo.

Las mejores personas son aquellas que te obligan a pensar y que ven la otra cara de la moneda. Podrás haberte marchado de esa sala de juntas sin un trato físico o ideal pero con nuevos y muy valiosos conocimientos.

Tú tienes la última palabra ya sea para optar por la mejor oferta, declinar aquella que no te beneficie lo suficiente, o retirarte con las manos vacías pero con una mente abierta al aprendizaje, será tu decisión la que determine si en realidad fue un ganar-ganar.

Negociación Exitosa

 

Compartelo porfavor
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top