Formación Empresarial

La Motivación Laboral

A successful business team celebrate their achievements

La motivación es compleja de entender, y más difícil es motivar a otra persona a hacer algo, tal y como lo es en un ambiente laboral. Pero, además de una remuneración, ¿si les ofrecemos algo más? ¿y si vemos a la motivación desde otra perspectiva, con un diferente enfoque? Estas nuevas tendencias están haciendo revolución en las altas corporaciones y administraciones. Apunta hacia la esencia humana y la confianza y obtendrás lo que necesitas.

La motivación de las personas es un misterio, y cuando se habla de ella dentro de un contexto laboral aparecen muchas dudas y preguntas.  Es un concepto muy complejo, aunque es parte de nuestra naturaleza, es algo difícil de explicar y comprender, no todos somos iguales y cada cabeza es un mundo.

Sin embargo existen dos factores que se encuentran constantes que se encuentran en cualquier ambiente laboral que emiten motivación en las aéreas de trabajo. Estoy hablando de la Autonomía y la Transparencia. A continuación su explicación.

Autonomía.

La raza humana está compuesta de creaturas autónomas. Y eso viene instalado en nuestro cerebro desde la concepción hasta la extinción. Queremos tener el control sobre cómo vivimos, cómo trabajamos y cómo actuamos. Sin embargo, desde los tiempos de la revolución industrial, el humano se ha empeñado en que el trabajo, y la forma de, se realice en forma estructurada, acompañada de una serie de guías, reglamentos, políticas y horarios.

Este acercamiento crea una fuerza laboral eficiente y eficaz pero por otro lado los dirige a la conformación. Es decir, alcanzarán las metas que se les proponga, pero no crearan un compromiso para intentar llegar más allá de lo que la compañía quiere lograr, no superarán las expectativas. Es de esta manera como actualmente la mayoría de las empresas tienen compuestos sus equipos de trabajo. “Háganlo de esta forma para que ocurra esto” y hasta ahí. Es por falta de Autonomía que los trabajadores no hacen más por la organización, lo que de igual se puede traducir o ver como falta de motivación.

Pero, ¿si les brindamos un ambiente más liberal, con más autonomía? ¿Qué resultados habría? ¿Cómo podría funcionar? Basándonos en los siguientes criterios se puede crear un sistema que permita autonomía:

  • ¿Qué hacen?
  • ¿Cómo lo hacen?
  • ¿Cuándo lo hacen?
  • ¿Dónde lo hacen?
  • ¿Con quién lo hacen?

Este otro acercamiento puede sonar o ser un poco más complejo a lo que tenemos ya establecido de antaño. Tendría que haber más cuidado a la hora de contratar a las personas, pues se tendría que hacer un análisis con el cual se identifiquen a aquellas que sean apropiadas para realizar un trabajo subordinado autónomo. Y es que, estas dos últimas palabras suenan contradictorias, y lo son, pero esta filosofía busca cambiar esa perspectiva por el simple hecho de que funciona. Tratar a los empleados como las personas adultas y autónomas que son, ¿Qué tan bueno suena eso?

Google tiene una filosofía muy apegada a este modelo… jamás he oído de alguna queja sobre trabajar en Google, y creo que eso nunca pasará.

Transparencia.

Para los dueños de pequeños negocios la transparencia puede ser más aterradora que el punto anterior. Esto es porque a ellos se les complica más abrirse hacia sus empleados y detallarles todo lo que sucede en el negocio, pues sienten que no tienen por qué saberlo. Y es un sentimiento válido.

Pero aunque sea válida esta creencia, necesita ser balanceada con el deseo de obtener todo lo mejor de los empleados. La transparencia significa altos niveles de motivación y compromiso porque es directamente proporcional al nivel de confianza que existe en el lugar de trabajo. Y se ha demostrado que altos niveles de confianza están relacionados con el desempeño financiero de una entidad.

La transparencia muestra a los empleados la correlación que hay entre su puesto o rol con el del último y el primero, jerárquicamente hablando. Les permite entender también la correlación entre su compensación y los resultados que alcanza la empresa.

Una combinación de transparencia y autonomía genera altos rendimientos y, por consecuencia, utilidades fructíferas, además de mantener un buen ambiente de trabajo, que es lo que inicialmente estamos buscando.

Los empresarios deben aceptar y lograr adaptarse a estos nuevos modelos de trabajo, inyectar autonomía y transparencia a su fuerza laboral para atraer y retener a los mejores talentos que hay allá afuera. Estas corrientes de administración ofrecen un alto retorno de inversión, algo muy preciado actualmente en el mundo de los negocios.

Estamos en el siglo 21, es imperativo que innovemos las formas de trabajo, renovemos las estrategias y brindemos valor personal a nuestros trabajadores, ¿te atreves a intentarlo?

Compartelo porfavor
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top