Gestión Financiera

Y ahora …. ¡¡¡Inventario!!!

DSC_1015

La gestión de los almacenes es un elemento clave en una buena gestión de la empresa. ¿Lo estás haciendo bien?

Acaban las navidades y comienza la época de los almacenes. ¿Quién no tiene inventario estos días? Pero, ¿sabes todo lo que tienes que saber sobre qué hay en tus estanterías?

Vamos a repasar algunas ideas, que no por conocidas debes olvidar

¿Realmente valen eso?

Lo primero que debemos tener en cuenta en los inventarios es su valor. Todos conocemos los métodos teóricos de valoración (FIFO o Precio Medio Ponderado), pero

Tanto si almacenas materias primas como productos terminados estás expuesto a las roturas, los productos estropeados, “las desapariciones”, la obsolescencia… quizá tus productos han ido perdiendo valor a lo largo del año. Has invertido en algo que hoy tiene valor cero. Debes ser consciente de esa pérdida.

Comprar mucho para ahorrar no siempre es bueno

Hacer una gran compra a un menor precio en materiales y transporte no siempre es una buena idea. Calcula cuanto te cuesta el almacenaje a lo largo del año: el espacio físico, el seguro, la seguridad en tus almacenes, la gestión de todo el stock.

¿Cómo es la gestión de tus almacenes?

En una agresiva gestión de los almacenes se basan muchas de los sistemas de gestión de empresas como Walmart, Dell o Zara y el sistema Justo a tiempo (Just in time) de Toyota: Almacenes de materias primas en el mínimo, producción contra pedido (lo que elimina los almacenes de producto en proceso y producto terminado), calidad total, gran confianza y dependencia de sus proveedores, y flexibilidad y seguridad en su procesos productivos.

¿Cuánto te cuesta financiar ese volumen de almacén?

Piensa en todo el dinero que tienes invertido en los almacenes y cuál es el coste de financiarlo. La teoría contable habla de los almacenes dentro del circulante, pero si lo piensas bien, es un elemento fijo, siempre tienes una cantidad de dinero grande invertida en él, sobre todo si tienes una alta rotación, grandes ventas y tienes miedo a las roturas.

Por otro lado tener en cuenta el almacén como un elemento líquido es muy arriesgado, aún tienes que transformarlo en un producto y no sólo venderlo, sino cobrarlo. Tienes aún varios pasos por delante hasta que se convierta en dinero “sonante”. De ahí que en el análisis estricto de la liquidez, el acid test =  (activo circulante – INVENTARIO) / pasivo circulante) se elimine. Esta es una valoración realista.

Cuidado, no te pases al otro frente.

Piensa  y valora cuál es el riesgo para ti de la rotura de stocks, cuáles son tus penalizaciones si no entregas un pedido, no solo económicas, sino en  calidad de servicio y en pérdida de confianza de tus clientes.

 

Mi consejo: estudia bien tu ciclo de ventas, estudia los gustos de tus clientes, analiza qué elementos son los más demandados, deshazte de aquellos que no tienen rotación, no inviertas en ellos más de lo que ya lo has hecho, el espacio es oro, pero la financiación también. Y estudia casos de éxito que puedan darte ideas para una mejor gestión de tu negocio.

Estudia a tu competencia. Una mejor gestión de los almacenes puede darte una gran ventaja sobre ellos.

Compartelo porfavor
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top