Investigación de Mercados

Como estudiar el publico objetivo

Estudiar tu publico objetivo

Conocer a nuestro cliente ideal es muy importante a la hora de crear estrategias para dirigirnos a ellos.

En muchas ocasiones te he hablado de la importancia de conocer a tu target, es decir a aquel cliente tipo al que quieres dirigir tus acciones, porque es el que tiene más opciones de compra o presenta una necesidad que puede ser cubierta por alguno de tus productos o servicios.

Hoy quiero ayudarte a definir qué público es el que se considera tu público objetivo, y qué preguntas debes hacerte a la hora de buscarlo y caracterizarlo.

¿Qué entendemos por target?

Primero, vamos a definir el concepto.

Esto te ayudará a entender su importancia y a decidirte por estudiar tu perfil ideal.

Entendemos por público objetivo aquel segmento de la población que debería estar más interesado en tus productos, bien porque encajan con sus necesidades o porque son un grupo recurrente en las compras del sector.

Como entenderás, su definición es muy importante, ya que te permitirá acotar tus acciones y por tanto conseguir mejores resultados invirtiendo menos recursos.

De nada sirve preparar una gran campaña de marketing si va a ser dirigida a un tipo de cliente equivocado que no acabará realizando la compra.

¿Cómo podemos definir nuestro público objetivo?

Cuanto más detallado sea el estudio de nuestro target, mejor podremos segmentar nuestras estrategias de marketing para que lleguen de una forma más eficaz a ellos.

Estudiar tu publico objetivo

Quiero darte una serie de recomendaciones que te servirán para clasificar a tus usuarios y conseguir la mejor rentabilidad posible.

Tómalos como conceptos de referencia a la hora de buscar características por las que ordenar a tus contactos.

Datos demográficos

Se trata de una de las informaciones más valiosas.

Estudiando el género, la edad, la renta y la localización geográfica podremos conocer mucho de los gustos de nuestros futuros clientes.

Por ejemplo, si vendemos productos cosméticos, seguramente sea más rentable dirigir nuestros esfuerzos al público femenino de mediana edad, que está preocupado por su aspecto.

Por el contrario, si vendemos artículos para playa, seguramente existan más opciones de compra si nos dirigimos a un público que resida en la costa.

Situación personal

¿Tiene hijos, está casado, va a hacerlo?

Esta clase de preguntas son muy importantes para algunos negocios.

Por ejemplo, si tenemos una tienda de artículos para bebés, está claro que el público van a ser sus padres, así que nos centraremos solamente en las personas con hijos que se encuentren en la franja de edad en la que se usan nuestros productos.

Necesidades

¿Qué es lo que demanda nuestro tipo de cliente ideal?

Si es deportista, puede que necesite una nueva equipación, si es estudiante, tal vez le haga falta un PC potente y barato…

Hay que conocer bien sus pretensiones para poder ofrecerle una solución de calidad que le convenza y le lleve a la compra, y también nos servirá para destacar algunas de las especificaciones de lo que vendemos para aumentar las posibilidades de cerrar la transacción.

Nuestras oportunidades

Una vez que conocemos las características y las necesidades de nuestro público objetivo es hora de que pensemos en cómo podemos ayudarles.

Debemos estudiar si nuestros productos tienen todas las características que necesita nuestro target, y si no es así, cómo podemos adaptarlos.

Recuerda que lo fundamental es que suplan una necesidad que hemos estudiado previamente, así que debemos mostrar lo que vendemos como una solución idónea para lo que se necesita en cada momento.

¿Cómo podemos llegar a nuestro público objetivo?

En el momento en el que hemos definido qué segmento de la población es más susceptible de comprar nuestros productos, es hora de estudiar cuáles son sus hábitos para poder llegar a ellos allá donde desarrollan la mayor parte de sus actividades.

Esto dependerá de muchos factores que deben ser valorados en función de cada estrategia y en consonancia con tu plan de marketing.

Por ejemplo, si tu target se encuentra en una franja de edad joven es muy probable que pasen gran parte de su tiempo en Internet, así que parte de tu estrategia de promoción puede desarrollarse en esta plataforma.

Así, debes estudiar su comportamiento en la red y ver cómo puedes adaptarte a sus necesidades para estar ahí cuando te necesiten.

Lo importante es que poco a poco, y a través de buenas prácticas y técnicas puedas lograr posicionarte como la primera opción para tus clientes potenciales, y la mejor forma es estudiando su comportamiento y ofreciendo una solución de calidad a lo que necesitan.

Si no conoces a tu target, no podrás saber cómo cambian sus gustos, y por tanto no sabrás adaptarte a sus nuevos impulsos de compra.

[clickToTweet tweet=”Si no conoces a tu target no sabras adaptarte a sus impulsos de compra” quote=”Si no conoces a tu target no sabras adaptarte a sus impulsos de compra”]

¿Qué pasa si no definimos bien nuestro target?

La finalidad de todo plan de marketing es conseguir los mejores resultados con la menor inversión posible. De esta forma, se puede optimizar totalmente la estrategia para conseguir beneficios en poco tiempo.

En el caso del estudio pormenorizado del público objetivo, nos permitirá ahorrar tanto dinero como esfuerzos en campañas dirigidas a usuarios que no están interesados en un principio en nuestros productos.

La segmentación en marketing es esencial para poder alcanzar los resultados esperados, aunque hay que tener en cuenta que los gustos del target van cambiando, y también sus necesidades.

Es por eso que hay que estar en un eterno proceso de cambio para poder adaptarse a lo que los futuros clientes buscan.

La segmentación es una parte fundamental del marketing, porque ayuda a dirigir las acciones de promoción correctas al segmento de población que está interesado realmente en tus productos, y así permite ahorrar inversión y esfuerzo por parte de todos los departamentos.

Está claro que dirigir campañas a personas que no son los principales compradores de nuestro sector hará que perdamos oportunidades de negocio, ya que no es el tipo de producto que utilicen en su día a día.

El trabajo de segmentación que se realice debe ser lo más minucioso posible, haciendo un estudio detallado de las características concretas de nuestro cliente tipo.

Cuanto más concisa sea la caracterización de tu target, tus campañas podrán ser mejores y más personalizadas y por tanto alcanzar más fácilmente los resultados esperados.

Compartelo porfavor
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top