Marketing estratégico

Tipos de benchmarking

El Benchmarketing

El benchmarking es una herramienta que se refiere a la calidad, y consiste en un proceso de medir servicios, productos y prácticas en contra los competidores más duros o las empresas más reconocidas que se consideran líderes dentro de esa industria.

El benchmarking es una herramienta que se refiere a la calidad, y consiste en un proceso de medir servicios, productos y prácticas en contra los competidores más duros o las empresas más reconocidas que se consideran líderes dentro de esa industria. Es una herramienta muy importante dentro de la empresa y por eso debemos profundizar un poco más en ella.

A lo largo de este artículo vamos a utilizar el término benchmark, y es necesario que se reconozca que este término viene referido a ser el mejor, de manera que se va a identificar el benchmark como el mejor, mientras que el benchmarking es este proceso de comparación y medición de diferencias que existen entre la empresa que realiza el estudio y el benchmark que se ha seleccionado o identificado.

Existen varios tipos de benchmarking que debemos conocer, y son: benchmarking interno, funcional, competitivo, no competitivo, genérico y Word class.

Benchmarking interno

El benchmarking interno es quizá más peculiar que el resto, ya que se pone en marcha dentro de la propia empresa y no de cara a la competencia, teniendo en cuenta que pueden haber una serie de departamentos que pueden dar ejemplo a los demás siendo modelos a imitar por parte del resto. Esta estrategia parte de la premisa de que existe un departamento (o más) en la empresa que pueden ser un ejemplo a seguir y de los que se puede recoger información de competidores o clientes que forman parte de este proceso o que cuentan con procesos similares. Es muy interesante realizarlo y quizá por ser dentro de la misma empresa el más fácil de hacer ya que se cuenta con toda la información necesaria.

Benchmarking funcional

El benchmarking funcional hace referencia a la forma en que funcionan o se hacen las cosas más que en los propios competidores directos. Aunque se traten de industrias diferentes se pueden comparar los competidores funcionales para utilizarlos como benchmarks y poder hacer un estudio a base de eso, ya que está demostrado que este tipo de estrategia funciona muy bien en la empresa ya que fomenta la investigación y datos compartidos.

Benchmarking de competencia directa

El benchmarking de competencia directa se refiere a considerar como benchmark al competidor dentro de la misma industria, a un competidor directo dentro del proceso que se quiere mejorar. Es una tarea muy complicada por la negativa de los competidores directos a dar información de interés a la competencia, por lo que lo aconsejable en este caso es contratar a una tercera empresa que haga la labor de intermediación y recabe la información suficiente para llevar a cabo este estudio.

Benchmarking de competencia latente

El benchmarking de competencia latente se refiere al hecho de utilizar en este caso empresas de diferente tamaño, por lo que si la empresa que hace el estudio es una pequeña o mediana impresa debe tener en cuenta como benchmark a una corporación, y viceversa en el caso contrario, incluso se pueden estudiar empresas que aún no están en el mercado.

Además del benchmarking competitivo en sus dos modalidades también  existe el benchmarking no competitivo, que se realiza con empresas de un sector industrial diferente o en otra geografía, pero de lo que está claro es que se trata de empresas que no compiten de una forma directa. Si es de otro sector se debe adaptar lo que se mida a las propias características de la empresa, la ventaja que supone es que es más fácil acceder a la información ya que no existe competencia entre las empresas.

Por último, dentro de los tipos de benchmarking cabe prestar atención también al benchmarking Word class, que consiste en analizar la organización que lo hace mejor a nivel mundial, lo que supone un gran nivel de análisis. Este proceso requiere tener en cuenta los competidores referentes, haciendo en primer momento un análisis exhaustivo de su proceso para después ponerse en contacto con otras empresas de reconocido prestigio.

¿Qué debe hacer la empresa en esta técnica? Obtener datos de las variables a analizar, analizarlos en profundidad por medio de una serie de preguntas, identificar al benchmark (según el tipo de benchmarking que se utilice), determinar la brecha que existe y proyectar los niveles de desempeño que atañen a la empresa.

Por medio del benchmarking se busca estudiar a la competencia para mejorar los propios procesos, por lo que es necesario hacer una comparación y medición con respecto a otras empresas, teniendo en cuenta que cada empresa puede utilizar un tipo u otro de benchmarking en función de sus intereses. Es una herramienta de mejora muy interesante para las empresas, dependiendo de ellas elegir un tipo u otro de benchmarking, y su principal función consiste en propiciar el cambio a mejor por parte de la empresa.

 

Compartelo porfavor
3 Comments

3 Comments

  1. Ernesto Velazquez

    Martes 1 Julio 2014 at 2:24

    Hola Beatriz, muy buena explicación, gracias.

    • gestionorg

      Miércoles 17 Junio 2015 at 11:17

      Un placer el poder ayudaros

  2. monse

    Viernes 5 Septiembre 2014 at 18:14

    No me da una definicion exacta gracias de todos modos vrg .l.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top