Publicidad

¿Qué es el co-branding? Cuando la unión hace la fuerza

co-branding

El co-branding es una estrategia de marketing que consiste en la unión de dos o más marcas con el fin de ofrecer un único objeto o servicio. La unión de las marcas permite que éstas vean aumentado su valor.

¿Nunca te ha llamado la atención el ver publicidad en la que aparecen 2 marcas? A este tipo de campañas es a lo que se denomina co-branding. Y aunque te pueda parecer extraño, este tipo de estrategias son más habituales de lo que piensas.

¿No tienes ni idea de qué beneficios puede reportar una estrategia así? ¿No es malo asociarse con otra empresa?

En este post no solo te damos respuesta a estas 2 preguntas sino que además también te mostramos ejemplos. A lo mejor tienes un potencial aliado cerca y no te habías dado cuenta.

Lo dicho: la unión hace la fuerza.

¿Qué es el co-branding?

En un mercado con una competencia brutal es muy difícil para las marcas destacar. Los consumidores son sometidos a tal volumen de publicidad y de impactos que es difícil encontrar algo que les sorprenda.

Por mucho que las marcas intenten aportar más emociones, experiencias o sus campañas sean muy espectaculares, su alcance tenía un límite.

Por ello, en los años 90 aparece una nueva estrategia de marketing, el co-branding. La definición de co-branding no es más que la unión de 2 o más marcas.

Pero, ¿por qué colaborar unas con otras?

Muy fácil.

En tiempos de crisis como el que estamos viviendo, las empresas necesitan aumentar sus beneficios económicos y su popularidad. Y el principal objetivo del co-branding no es otro que conseguir una asociación “win to win”. O lo que es lo mismo, aliarse para obtener un beneficio mutuo.

Pero no todo es tan sencillo como parece. Según los beneficios que queramos conseguir para nuestra marca debemos buscar un tipo de alianza u otro. Te lo explicamos:

  1. Roles determinados: en este tipo de unión se marca una diferencia entre las 2 marcas. Una es la principal y la otra, la marca invitada.
  2. Alianza puntual: en este caso, las 2 marcas son principales y se unen para lanzar un producto novedoso.
  3. Unión de patrocinio: existen marcas que están “vetadas” en los principales medios de comunicación, (por ejemplo, el tabaco). En este caso, la marca “vetada” se ofrece para patrocinar a marcas conocidas.
  4. Personajes conocidos: cada vez es más habitual que personajes famosos e influyentes apoyen a ciertas marcas.

Como puedes ver, el significado del co-branding es muy simple. Sin embargo, es importante tener en cuenta que existen una serie de requisitos a la hora de plantear una estrategia de co-branding.

  1.  Tener objetivos comunes: es importante que ambas marcas acuerden cuál será su objetivo final.
  2. Enfocarse hacia el mismo mercado: las empresas que participen en esta alianza tienen que tener un público común.
  3. Similitud entre los aliados: cuando se busca a una empresa aliada, lo ideal es que tenga algo en común con lo que vende la empresa principal.

Si no se dan estos 3 requisitos no te recomendamos que te alíes con esa empresa. Aunque sea muy popular o esté muy bien vista, tenéis unas diferencias estratégicas difíciles de salvar.

Ventajas y desventajas del co-branding

Teniendo claro esto ya sí podemos ver todos los beneficios que puede reportar para nuestra empresa el co-branding. Veamos cuáles son:

Ventajas

Los más importantes son estas 3:

  • Captar nuevos clientes: o captamos audiencia del aliado u otros segmentos que de normal no atraemos empiezan a sentir interés por nosotros.
  • Entrar en nuevos mercados: hay veces que una empresa por sí misma no puede acceder a ciertos mercados.
  • Compartir gastos: realizar algunas campañas (por ejemplo, salir en televisión) suponen unos costes excesivos para una única empresa. En cambio, siendo 2, se comparten gastos.

Como ves, los beneficios pueden ser muy altos si la estrategia se plantea bien. No obstante, todavía nos toca ver “la cara b”.

Desventajas

Como en cualquier otro tema, hay una serie de riesgos de los que hay que ser consciente antes de unirse con otra marca.

  • Dudas: puede provocar preguntas en el consumir al no conocer el producto.
  • Disputa entre imágenes: puede darse el caso de que se creen perjuicios entre ambas empresas.
  • Marcas no complementarias: lo ideal es que ambas marcas tengan algo en común, de lo contrario podrían surgir incoherencias en el proceso.

La unión en sí misma no es mala, (ya has visto los beneficios). Lo más problemático viene de ver con quién y para qué nos aliamos.

¿Qué tipos de co-branding existen?

A la hora de plantear nuestra unión con otra empresa se pueden desarrollar distintos tipos de estrategias. En concreto, se pueden establecer 4 modelos.

1. Co-branding de conocimiento

El principal objetivo de este tipo de co-branding es abrir mercado. Una empresa cede a otra información acerca de los clientes a los que quiere abrirse. Por ejemplos,  los datos demográficos de los clientes.

Esto solo se da cuando las empresas no pertenecen al mismo sector y por tanto no compiten.

2. Co-branding de producto

Como hemos dicho antes, existe una diferencia entre la marca principal y la marca invitada. En este tipo de co-branding se pueden dar 2 casos:

  1. Las 2 son principales: es decir, las dos apoyan el mismo producto. Por ejemplo: Milka y Oreo se unen para crear una nueva tableta de chocolate Milka con trozos de galletas Oreo.
  2. La marca invitada apoya parte del contenido de la marca principal: lo normal en este caso es que la marca principal tenga mayor protagonismo en el packaging del producto. Aunque también puede darse el caso de que compartan protagonismo ambas por igual. Por ejemplo, el helado McFlurry de McDonald’s y Kit Kat.

El principal objetivo de este tipo de co-branding es que ambas marcan se beneficien de los valores positivos que representan cada una. No olvides que la unión hace la fuerza. El producto resultante de la fusión de ambas marcas será más potente que si saliese de una sola.

3. Co-branding de Internet

 

Marcas que son complementarias se unen en una misma página web para ofrecer un mejor servicio. Por ejemplo, si una persona entrase en una web de alquiler de coches y en ella viese un anuncio que indicase que las gasolineras de una marca determinada le harían un descuento.

4. Co-branding franquicias

En el caso del co-branding de franquicias varios negocios que tienen algo en común conviven en el mismo local. Al igual que antes diferenciábamos entre marca principal y marca invitada, en este caso hay que diferenciar entre franquiciante y franquiciado.

Las cadenas de comida rápida suelen echar mano de este tipo de co-branding. Por ejemplo, KFC y Taco Bell o Pans & Company y Pollo campero.

Y ahora seguro que estarás pensando… ¿se hacen la competencia las unas a otras?

Pues no necesariamente. Lo que se busca es que las empresas que convivan en el mismo espacio ofrezcan unos servicios que se complementen entre sí.

3 ejemplos de co-branding

Para finalizar, te dejamos algunos vídeos de ejemplos de co-branding que seguro te ayudaran a encontrar ideas de con qué tipo de empresas te puedes aliar.

1. Milka y Oreo

2. Patatas Lays e Iker Casillas

3. Teka y Vitroclen

 ¿Estarías dispuesto a unirte con otra marca por tu empresa?

Una estrategia de co-branding bien planteada puede aportar numerosos beneficios a tu empresa. Lo más importante es que conozcas bien a la marca con la que te quieres aliar.

¿Has realizado algún tipo de campaña junto con otra empresa? Cuéntanos tu experiencia en los comentarios

Compartelo porfavor
1 Comment

1 Comment

  1. Pingback: Bitacoras.com

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top