Recursos Humanos

10 mitos del outsourcing

outsourcing

Los mitos de la subcontratacion de servicios u otras necesidades en la empresa, desmintiendo mentiras y confirmando verdades de la subcontratracion

En los negocios a veces se tiene que recurrir a tomar decisiones importantes que pueden afectar a la vida de la empresa, y por eso hay que meditarlas bien. En muchas otras ocasiones se piensa que ciertas decisiones pueden ser malas o la panacea, por eso no hay que cegarse y se deben reconocer las realidades de cada cosa.

  1. Las empresas de outsourcing harán un trabajo mucho mejor que la propia empresa. Es cierto que las empresas están especializadas en el asunto que se le contrata, sin embargo no quiere decir que trabajen mejor. Las personas de la empresa que venían realizando esas funciones finalmente han acabado haciéndolo bien, y quizá en las otras empresas el recorte de costes puede afectar en los procesos, es posible incluso que se incorporen personas nuevas que no conozcan el trabajo.
  2. La externalización ahorrará dinero a la empresa. Es cierto que en muchas ocasiones se puede llegar a ahorrar algo de dinero, en otras no, incluso no si no se negocia bien el contrato. Lo que sí es verdad es que la externalización permite a la empresa poder dedicarse más a sus funciones y con ello probablemente ganar más dinero.
  3. El outsourcing solucionará todos los problemas de la empresa. Si los problemas están ahí no van a  desaparecer porque se contrate a otras empresas para ciertas funciones. Hay que tener en cuenta el origen del problema para poder dar verdaderas soluciones y no tomar decisiones sin pensar ni valorar.
  4. Todas estas empresas son buenas, lo único que hay que tener en cuenta es el precio. No es verdad, hay que tener en cuenta muchas cosas, tanto el precio como los servicios que se ofrecen. Hay que tener en cuenta las condiciones de trabajo, los procesos a realizar, la experiencia de la empresa en el sector y de los trabajadores en sus funciones, y mucho más, ya que si algo pasa las responsabilidades son para quien da la cara.
  5. Pensar que no se lo puede permitir. Muchas empresas piensan que no pueden permitirse pagar este servicio, cuando en realidad la decisión, si es acertada, permite muchos beneficios a la empresa tanto en reducción de costes como de tiempo (o alguna de las dos cosas). Es cierto que muchas pequeñas empresas que no ganan mucho dinero y tienen tiempo de sobra para hacerlo no tienen la necesidad de contratar este servicio ni les compensa.
  6. La subcontratación hará que te olvides de todo lo relacionado con esas funciones. No es cierto primero porque hay que saber la empresa con la que se contrata, ver referencias, cambio de moneda, leyes laborales, etc y segundo porque hay que hacer un seguimiento de que todo vaya bien. Y lo que es más importante, si algo falla los clientes se quejarán a la empresa, no a quien subcontrate, porque es la empresa la que da la cara de que todo vaya bien.
  7. Las empresas que contratan servicios de outsourcing lo hacen para pagar menos a sus empleados. Esto no es cierto, de hecho no sea cierto que los empleados de estas segundas empresas cobren menos por el mismo trabajo, la base de la subcontratación es reducir costes y tiempo, o alguna de las dos cosas, para poder dedicar recursos a actividades propias de la empresa.
  8. La subcontratación es a empresas de otros países. Esto no es cierto, aunque puede pasar, muchas empresas contratan en el propio país. Existen muchas actividades de la empresa que se derivan a otras: logística, atención al cliente, finanzas, gestión de quejas, etc.
  9. Por intentarlo no pierdo nada. Esto no es cierto, ya que si algo pasa mal se puede perder dinero, tener una mala imagen e incluso se puede llegar a tener denuncias por daños y prejuicios. Por eso es tan importante hacer una buena selección de las empresas no teniendo sólo en cuenta el dinero, y por su puesto tener en cuenta todas las cláusulas.
  10. De palabra basta. Las condiciones se pueden negociar de palabra, pero todo lo negociado debe presentarse por escrito, no se debe dejar pasar nada incluso “por no esperar o no tener que reescribir el contrato” pensando que no pasará nada por eso, porque si surge un problema lo único que demostrará las condiciones y las responsabilidades será lo que se presente por escrito. ¿Por qué arriesgarse? Por supuesto no basta con dejarlo todo por escrito, sino que hay que leerlo todo antes de firmar, incluso la letra pequeña, incluso tras haber trabajado mucho tiempo por la empresa, la confianza está bien pero no hay que dejarse llevar por ella en los negocios ante contratos escritos.
Compartelo porfavor
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top