Recursos Humanos

Cómo trabajar en equipo. Todo lo que debes saber lo tienes aquí

imágenes de trabajo en equipo

¿Cuántas veces has oído hablar de los beneficios de trabajar en equipo? ¿Cientos? ¿Miles?

Lejos de ser un mito es cierto que el trabajo grupal consigue mejorar la eficacia de las empresas. Los equipos son más dinámicos, más rápidos y reaccionan mejor ante la adversidad, por mencionar solo alguno de sus potenciales (tiene muchos más).

¿Es todo de color de rosa?

No. Crear equipos de trabajo efectivos es difícil y conlleva mucho tiempo y dedicación.

Por eso, desde Gestión.org hemos creado para ti una guía completa acerca de cómo trabajar en grupo. Todo lo que necesitas saber para formar grupos de alto rendimiento lo tienes delante de ti.

¡A por ello!

Qué es un equipo

Según la RAE, la definición de equipo es “un grupo de personas organizado para una investigación o servicio determinado”.

Si nos acercamos a la Wikipedia profundizamos un poco más: “un equipo es un grupo de dos o más personas que interactúan, discuten y piensan de forma coordinada y cooperativa, unidas con un objetivo común”.

Mientras que la RAE solo incide en la organización como factor que une a todas las personas, la Wikipedia sí subraya la importancia de realizar cualquier acción de forma colaborativa. Todos los miembros deben poner de su parte.

Y es que ahí está la clave.

¿Qué convierte a un grupo de individualidades en un equipo?

Su competencia para trabajar unidas y así conseguir un resultado mejor. La persona olvida sus objetivos individuales y solo se esfuerza en conseguir lo mejor para el equipo.

Pero, ¿todo el mundo puede trabajar en equipo? ¿requiere una preparación especial por parte de los integrantes?

La realidad es que no es tan sencillo. Si lo que quieres es conseguir un equipo de alto rendimiento no vale solo con reunir a un conjunto de personas y dejarlas trabajar juntas.

Si de verdad quieres obtener resultados necesitas conocer todas las claves sobre cómo crear un equipo de trabajo.

Diferencia entre un equipo de trabajo y un grupo de trabajo

Aunque es habitual usar ambas expresiones como si fuesen sinónimas, sí es cierto que hay personas que establecen una diferencia:

  • Grupo de trabajo: conjunto de personas que trabajan de forma individual para conseguir un objetivo común.
  • Equipo de trabajo: conjunto de personas que colaboran de forma conjunta y coordinada para lograr una meta común.

Como ves, en la primera opción aunque hay un equipo, cada miembro trabaja de forma individual. Esa es la gran diferencia.

Qué es trabajar en equipo

Todos hemos escuchado alguna vez que el trabajo grupal mejora los resultados.

Pero, ¿cuál es el motivo? ¿por qué se da realmente esta circunstancia?

A todas estas preguntas se las solía contestar con una frase: “dos cabezas piensan mejor que una”.

Aunque la lógica de este dicho es aplastante, la realidad es que no nos hace falta tirar del refranero para poder justificar los beneficios de trabajar en grupo.

Según un estudio del equipo WONT de Prevenció Psicosocial de la Universitat Jaume I de Castellón, el trabajo en equipo no solo provoca que “las personas trabajen más y mejor, sino que además trabajen más a gusto”.

Pero, qué es realmente trabajar en equipo.

Acabamos de ver la definición acerca de qué es un equipo. Un conjunto de personas que se unen para lograr un objetivo común. Sin embargo, cuando hablamos del concepto de trabajo en equipo, nos referimos a las características que deben darse para que ese grupo de personas obtenga unos resultados espectaculares.

¿Qué circunstancias tienen que haber para conseguir un equipo de trabajo de alto rendimiento?

Lo vemos.

trabajar en equipo

Características del trabajo en equipo

Es importante incidir en la idea de que para trabajar en grupo y potenciar la productividad, no es suficiente con juntar a 3 ó 4 personas y ponerlas a trabajar juntas.

La esencia del trabajo en equipo es otra.

¿Qué características se tienen que dar para que podamos decir que un conjunto de personas es un equipo?

1. Compromiso

El famoso “todos para uno y uno para todos” de los tres mosqueteros refleja a la perfección esta idea. Sea cual sea el miembro que esté en un apuro, el resto lo apoyará siempre. Los verdaderos grupos se comprometen a realizar un esfuerzo extra con tal de ayudar a un compañero.

Como lo más importante es el conjunto, los miembros se comportan como una familia. Un equipo siempre debe estar fundamentado en conceptos como la fidelidad, la unión o la cooperación.

2. Confianza

Para que el grupo sea capaz de establecer un compromiso es necesario que cada integrante confíe en los demás. En Google denominaron a este concepto como “ambiente de seguridad psicológica”.

Cada persona debe sentir que ningún otro miembro se reirá de una opinión suya o le reprenderá si comete un error. Con esto no queremos decir que si existe un fallo no se hable, sino que ese problema se debe tratar desde la comprensión.

Si hay un error, el fallo es de todos. Si hay una victoria, el éxito es de todos. Todo siempre debe ser por y para el equipo.

3. Implicación

Esto nos lleva a la implicación. Íntimamente ligado con el compromiso, nos referimos con implicación a que nadie puede ignorar los problemas del resto de compañeros.

La falta de implicación es un mal común en muchas empresas. Para muchas personas si se da un error que no tiene una vinculación directa con su trabajo se desentienden. Da igual que pudiesen colaborar en la solución, prefieren eludir cualquier responsabilidad.

Un equipo jamás puede tener éxito si no existe una fuerte implicación de todos los miembros.

4. Cohesión

La unión es lo que hará que el grupo pueda superar las adversidades. Todos se deben esforzar porque todos los miembros mantengan una motivación alta.

En este punto es muy importante que todos tengan empatía y sean capaces de darse cuenta de cuándo un compañero puede estar pasando un mal momento.

5. El grupo por encima del individuo

Fundamental esta característica. Aunque los miembros puedan tener objetivos individuales y el equipo luche porque los consigan, siempre deben prevalecer las metas comunes.

6. Diversidad en el equipo

¿Crees que un equipo de fútbol con 6 delanteros funcionaría? Como es lógico, no. Para que un grupo funcione cada miembro debe aportar habilidades y capacidades distintas al grupo.

Como veremos más adelante, el experto en grupos, el doctor Meredith Belbin, estableció que en cada equipo deben existir 9 roles.

7. Sentimiento de pertenencia

El equipo fracasa y vence unido. Ese vínculo de unión fortalece una sensación de enorgullecimiento por pertenecer al grupo. Es a lo que se denomina sentimiento de pertenencia.

Ese orgullo por tu equipo te hará que te esfuerces aún más.

8. Tiempo

No es una característica en sí misma, pero si es importante mencionarlo. Un equipo de trabajo de alto rendimiento no se consigue de la noche a la mañana.

Para que se establezcan vínculos y se establezcan lazos de confianza, los miembros tienen que conocerse. Tienen que vivir experiencias juntos.

Lo normal es que cuánto más tiempo hayan trabajando juntos, mayor sentimiento de pertenencia y mejores resultados se obtendrán.

Ventajas y desventajas de trabajar en equipo

Como hemos visto, el trabajo en equipo implica una serie de características que a priori pueden no ser sencillas de conseguir. Lo que nos lleva a la siguiente pregunta, ¿merece la pena realizar el esfuerzo?

Cada empresa y sus circunstancias son un mundo, por lo que es necesario que seas tú el que valore. Para ello, te traemos las ventajas que conlleva crear equipos de trabajo y sus principales obstáculos.

Los 5 beneficios de trabajar en equipo

Para que puedas tomar una decisión acerca de si te puede ser rentable el intentar crear grupos de trabajo o no, es importante que conozcas sus 5 principales ventajas:

1. Mejores resultados

Si nos preguntasen que qué es lo mejor de trabajar en equipo, sin duda, nuestra respuesta hablaría de resultados. Su objetivo primordial siempre va a ser mejorar la eficacia y la productividad.

Los equipos se forman con el objetivo de conseguir desempeñar una tarea. Pero no vale solo con llevarla a cabo, hay que conseguirlo de la mejo manera.

El trabajo en grupo tiene la facultad de mejorar los plazos y la ejecución. Sin contar que el equipo afronta siempre el reto de la mejora constante.

2. Mayor motivación

Cuando una persona afronta su tarea sola, no tiene con quien compartir sus pequeños éxitos y fracasos. El ser humano es un animal social por naturaleza y necesita poder hablar de su trabajo.

Con un equipo no solo sucede eso, sino que también lo estás haciendo con una persona que comprende a la perfección tu labor y su dificultad.

Además, no hay que olvidar que al trabajar en equipo todos los miembros se motivan los unos a los otros, no hay tiempo para flojear.

3. Mayor compromiso e implicación

No hay pasotismo en un grupo unido. Los problemas de uno son los problemas de todos. Eso implica que los equipos de trabajo son capaces de sobrellevar mejor cualquier obstáculo que se presente.

4. Mayor creatividad y soluciones

En la línea de lo anterior, si surge una dificultad, es más sencillo que un conjunto de distintas personas encuentra la solución. Cada miembro aporta unas habilidades distintas, por lo que son capaces de afrontar la situación desde distintos puntos de vista.

Esto también facilita mucho el que puedan mejorar.

5. Desarrollo personal

Cuando trabajas codo con codo con otras personas, tienes que amoldarte. El equipo conlleva una adaptación, un reto que debes superar. Esto también propicia que tú te conozcas mejor.

Las 5 desventajas de los grupos de trabajo

Para que puedas valorar los pros y los contras, te traemos las principales obstáculos que te encontrarías si decides apostar por crear un equipo de trabajo.

1. Pérdidas de tiempo

Para que no se pierda la cohesión, las decisiones siempre se deben tomar de forma grupal. Y a nadie se le escapa que lograr consenso en un tema, alguna veces puede ser muy difícil.

Lo que conlleva invertir más tiempo en reuniones y en discutir la posición de cada uno.

2. Dificultad

Quizás este sea uno de los puntos que más pueda echar para atrás. La realidad es que conseguir la cohesión y el compromiso del equipo no es sencillo.

Hay muchos factores que son difíciles de controlar. Un ejemplo es la confianza. Aunque se supone que al compartir experiencias y cooperar juntos los miembros se deben ir uniendo, hay veces que hay personas muy reacias.

También, mantener un alto compromiso puede ser difícil ya que en algunas circunstancias es más sencillo señalar al responsable del error y desentenderse.

Para no caer en esto hay que trabajar de forma constante la comunicación del equipo.

3. No todos valen

No todas las personas tienen las competencias necesarias para poder trabajar en equipo. La realidad es que para hacerlo hay que estar dispuesto a sacrificarse por el grupo.

Además, la persona tiene que tener otras habilidades sociales como la empatía, saber escuchar, la comprensión o la cooperación.

4. Se oculta el bajo rendimiento

Formar parte de un equipo implica lealtad y fidelidad al resto de integrantes. A veces, algún compañero puede aprovecharse de esta circunstancia para reducir su rendimiento o involucrarse menos en el trabajo.

A la larga esto puede dinamitar la integración del conjunto.

5. Conlleva tiempo

No nos referimos otra vez a la dificultad de llegar a acuerdos, sino al tiempo que debe transcurrir para conseguir que el equipo establezca vínculos.

Tipos de trabajo en equipo

Existen múltiples formas de clasificar los tipos de equipos de trabajo. Los criterios más frecuentes están relacionados con su organización, objetivo, duración y estructura.

Según el tiempo

  • Permanentes: trabajan durante todo el año juntos.
  • Temporales: se unen solo durante una temporada.

Según el objetivo

  • Para resolver problemas: también se les puede denominar equipo en situación de crisis. Solo se unen para gestionar una emergencia o un problema que haya podido surgir. En estos casos, es habitual reunir a los máximos responsables de todas las áreas.
  • Para tomar decisiones: igual que el ejemplo anterior, pero esta vez el objetivo es llegar a una conclusión u acuerdo.
  • Para llevar la producción: es el tipo de equipo de trabajo que todos imaginamos. Su labor es la de sobrellevar el trabajo de la empresa.

Según la estructura

  • Verticales: existe jerarquía. Hay miembros que tienen una posición más elevada dentro de la empresa que otros. Esto no quiere decir que de forma obligatoria estas personas sean los líderes del grupo o que tengan mayor poder.
  • Horizontales: todos los miembros del grupo pertenecen al mismo nivel jerárquico.

dinámica trabajar en equipo

Cómo tiene que ser una persona para trabajar en equipo

Entramos ya en la parte más práctica de esta guía. ¿Te has decidido a crear un equipo en tu empresa? Estupendo, vamos a ver cómo hacerlo.

A la hora de formar un equipo hay dos fases:

  1. Decidir qué personas van a entrar en el grupo.
  2. La gestión del equipo: definir objetivos, funciones, etc.

Ahora nos vamos a centrar en el perfil que deben tener los candidatos.

Qué habilidades sociales debes tener para trabajar en grupo

En este primer apartado vamos a ver en qué debes basarte a la hora de elegir a los miembros.

Para que una persona pueda participar de forma eficiente en un equipo debe poseer las siguiente habilidades sociales.

1. Empatía

El ser capaz de comprender al resto de miembros es vital. El equipo necesita mantenerse unido y para ello es obligatorio que todos los integrantes puedan intuir si otro está pasando un mal momento o está bajo de ánimo.

2. Ser capaz de encajar una crítica

El grupo va a apoyar y a proteger a todos sus miembros, pero eso no significa que los errores se vayan a callar u obviar. Al contrario, para poder mejorar su rendimiento, el equipo necesita gestionar las dificultades que se vayan encontrando.

Si la persona se derrumba emocionalmente o es incapaz de aceptar un error, no tiene un perfil adecuado.

3. Escuchar

Todas las habilidades sociales que estamos describiendo son importantísimas, pero si hay una que es obligatoria para trabajar en equipo es la de ser capaz de escuchar.

El grupo avanza gracias a su capacidad de comunicación. Para poder crecer necesitan estar retroalimentándose de las opiniones de todos.

4. No cerrarse a la opinión de los demás

Esta viene de la mano de la anterior. Además de ser capaz de escuchar, tienes que ser capaz de no cerrarte a otros puntos de vista.

A veces la opinión de otra persona nos puede parecer un disparate, pero si eres capaz de no “tirar a la basura” lo que te están diciendo puedes aprender muchísimo.

Puedes no aplicar esa idea a ese contexto, pero sí en otros. O puede que no te quedes con todo lo que te han dicho, pero sí con una parte.

5. Capacidad de aprendizaje

Otro “must” en las habilidades. Para que el equipo crezca es necesario estar aprendiendo constantemente. Tanto del resto de compañeros como de las experiencias que os suceden.

6. Iniciativa

Tener iniciativa es algo muy importante. Da igual que al final no vaya a ser tu propuesta la elegida, todas las personas que ofrecen ideas o sugerencias están aportando muchísimo al equipo.

Se podrían hablar de más habilidades, pero una persona que posea estas seis demuestra tener un talento o predisposición natural para poder trabajar en grupo.

Los 9 roles que deben existir al trabajar en equipo

Imagínate que has extraído un listado de todas las personas de tu empresa que tienen esas seis habilidades.

¿Eso implica que ya puedes hacer grupos sin más?

No.

Como dijimos antes, un equipo de fútbol con 6 delanteros no ganaría ningún partido. También daría igual que en la delantera estuviese Lionel Messi, Cristiano Ronaldo o Antoine Grizzmann.

Si no les llegan balones, no meterán ningún gol.

Según el doctor Meredith Belbin para trabajar en equipo de forma eficaz deben existir nueve roles distintos. A su vez, todos esos roles los clasificó en tres perfiles:

1. Perfil social: la comunicación es su arma.

  • Coordinador: el entrenador. Es quien define las funciones y los objetivos de cada uno. También se encarga de la coordinación.
  • Cohesionador: el bombero. Si surge un conflicto es la persona encargada de apagar los ánimos y llegar a un acuerdo.
  • Investigador de recursos: el relaciones públicas. Consigue información, recursos y contactos del exterior.

2. Perfil de acción: los ejecutores del plan.

  • Implementador: convierte la teoría o la estrategia en acciones concretas.
  • Impulsor: es la energía y el corazón. Es el movilizador.
  • Finalizador: la perfección viene de esta persona. Es el encargado de revisar la calidad y los detalles.

3. Perfil mental: la estrategia es su punto fuerte.

  • Cerebro: es la creatividad.
  • Especialista: es la persona que domina el sector en que trabajáis.
  • Monitor evaluador: el inconformista. Siempre quiere buscar la manera de mejorar los resultados obtenidos.

Para M. Belbin la clave de la eficacia al trabajar en equipo está en que exista un equilibrio de todos los roles en el grupo. Aunque haya personas que representen a todos, si hay un perfil del que hay un mayor número de miembros, el equipo se vería descompensado.

Cómo gestionar un grupo de trabajo

Ahora que ya tienes a todos los miembros, toca empezar a trabajar. Para que tu equipo pueda empezar con su tarea, todavía te quedan por definir tres cuestiones:

  1. La clave del éxito está en el espíritu de equipo.
  2. La organización y las responsabilidades.
  3. La comunicación.

1. Inculcar el espíritu de equipo

Aunque todos los integrantes tengan las habilidades sociales necesarias, esto no significa que comprendan la base de lo que significa trabajar en equipo.

Por eso, lo primero que debes hacer es convocar al grupo a una reunión. Intenta transmitirles la importancia de conceptos como la confianza, la implicación y la cooperación. Muchas veces, no todo es el talento.

Es un buen momento para que cada persona se presente y explique algo de ella. Esta técnica de comunicación es muy importante ya que posibilita que se establezcan los primeros vínculos.

2. Definir la estrategia

Antes de empezar a mover un dedo, todos los integrante deben tener claras estas tres cuestiones:

  • Objetivos: tanto grupales como individuales.
  • Funciones: hay que definir al detalle de lo que se debe responsabilizar cada persona. También es importante establecer quiénes deben ir en ayuda del otro según sea la situación.
  • Quién toma decisiones: el equipo debe saber quién toma las decisiones en cada momento. No siempre tiene que ser la misma persona. Piensa en los roles que hemos definido. Si surge un problema en la cadena de producción, la decisión la debería tomar un ejecutor. En cambio, si estás gestionando una reclamación con un cliente, tienen más sentido que acuda una persona con un rol de comunicación.

Muchísimos errores se dan porque los integrantes no tienen claras las funciones de cada uno y se pisan los unos a los otros. Este es el momento de despejar dudas y aclarar cualquier “agujero negro” que se nos haya quedado.

Verifica con todo el grupo que todo esté claro.

3. Cuáles son los canales de comunicación

Una buena comunicación es la base de un gran trabajo de grupo. Al igual que en el punto anterior, hay que dejar definidas cuáles son los vías de comunicación.

  • Durante la jornada: a quién se debe dirigir cada integrante si le surgen dudas o un problema. También, cómo lo harán (cada empresa es un mundo).
  • Reuniones de evaluación: cada cuánto se va a unir el equipo para determinar lo que está funcionando y lo que no.

Si quieres profundizar en este aspecto de la creación de grupos no dejes de leer este post sobre cómo gestionar la manera de trabajar dentro del equipo.

Cómo trabajar en equipo en la era digital

Todo el rato hemos estado hablando de grupos que están en una misma empresa física. Pero la realidad es que nos encontramos en plena era digital y lo más normal es que muchas personas realicen sus tareas desde casa.

¿Significa esto que es imposible trabajar en equipo sin estar juntos?

No.

Por suerte, las nuevas tecnologías han abierto mil y unas posibilidades de cara a trabajar en equipo por internet. Con ellas favorecemos la organización, la coordinación y mejoramos la productividad en general.

7 herramientas gratuitas para el trabajo en equipo

¿Quieres ver cómo se puede gestionar cualquier tarea por internet? Aquí tienes las mejores herramientas para trabajar en equipo:

  • Trello: una herramienta gratuita para poder organizar todo el trabajo. Cada encargo o cliente se puede asigna a una columna que pueden visualizar todos los participantes que tú quieras. Permite insertar archivos y asignar etiquetas de colores. También permite asignar fechas de entrega.
  • Slack: otra herramienta de comunicación indispensable. Se trata de un chat a utilizar entre todos los usuarios que invites. Permite asignar temáticas y abrir salas privadas.
  • Skype: a estas alturas quién no conoce Skype, la herramienta por excelencia para realizar videollamadas. Al poder compartir tu pantalla es estupenda para realizar explicaciones o tutoriales. Otra opción que está pegando muy fuerte es Hangouts.
  • Team Viewer: ahora no solo puede tener a un integrante en cada parte del mundo, también tienes a tu disposición sus ordenadores. Team Viewer te permite poder acceder a los ordenadores de otras personas.
  • Evernote: otro “must” para guardar información y compartirla con el equipo. Una de las más conocidas.
  • Google docs: creación y edición de documentos en la nube. Permite a varias personas trabajar sobre un mismo documento.
  • Wiggio: otra herramienta con la que puedes organizar la información, compartir un calendario, chatear y mandar emails a todo el grupo.

Ejemplos de equipos de trabajo eficaces

¿A cuántas personas conoces que trabajen en equipo?

Seguro que a muchas, pero si piensas en grupos cuya efectividad se basa en su trabajo grupal, seguro que se te vienen a la cabeza los equipos de bomberos o los equipos de futbol o de deporte grupal.

Los bomberos o cualquier equipo de rescate no solo miden su eficacia, sino que sus vidas y la de los demás dependen de que sean un grupo coordinado.

Te dejamos un gran ejemplo en este vídeo. Se trata de una charla Ted de unos rescatadores marinos.

Un ejemplo de lo importante que es el compromiso al trabajar en equipo.

Dinámicas de grupo para mejorar los resultados del equipo

Hemos visto cómo elegir a los mejores candidatos para formar parte en tu equipo y cómo dar los primeros pasos de cara a que el grupo tenga claras las bases.

Ahora tu equipo debe empezar trabajar y vivir sus primeras experiencias como grupo. Como te dijimos al principio, se necesita tiempo para que todos los miembros establezcan vínculos.

Hay muchas empresa que con el tiempo, cuando empiezan a ver que los resultados no son los esperados, establecen dinámicas de grupo para intentar corregir la trayectoria.

Nosotros te recomendamos que empieces con este tipo de ejercicios desde el inicio. No hay que esperar a que las cosas vayan mal.

Dinámicas de grupo para mejorar la comunicación

Para trabajar en equipo de forma eficaz debe existir una comunicación fluida. Tanto si has detectado problemas como si tu equipo se acaba de formar, lo ideal es que realicéis este tipo de ejercicios de forma regular.

El objetivo de estás dinámicas es facilitar que los integrantes del grupo se conozcan y ahonden en sus relaciones. Esa es la base para que puedan confiar los unos en los otros.

En el apartado de cómo crear el grupo, ya te recomendamos que aprovechases e hicieses alguna reunión en ese sentido. Cualquier ejercicio que favorezca la comunicación es positivo.

Te damos ejemplos:

1. Describir a los demás

Coger una tarjeta para cada componente del grupo y escribir su nombre. El resto de miembros tiene que poner una habilidad de esta persona en el reverso. Cuando se hayan escrito todas, se procede a comentar las habilidades que ha destacado el grupo de cada uno.

Lo ideal es que también se incluya alguna debilidad, para que también pueda ser comentada. No obstante, hay que estar pendiente de que ninguna persona se sienta mal.

2. Cuenta tu peor momento

Cada miembro debe explicar algo doloroso que le haya ocurrido en su vida. Compartir emociones facilita la empatía con los demás. También, favorece el que la comunicación fluya mejor.

Este aspecto lo abordamos en el post sobre qué es un equipo perfecto para Google. No te pierdas la historia sobre el proyecto Aristóteles.

3. ¿Y tú qué harías?

Se plantea una situación ficticia en las que todos están presenten. Por ejemplo: un naufragio. El grupo debe explicar cómo afrontaría ese contexto y cómo organizarían el trabajo.

Dinámicas de grupo para mejorar la gestión del equipo

Ahora viene la segunda parte, cómo conseguir que el grupo potencie su coordinación u organización.

En muchos casos, al trabajar en equipo se dan muchos errores porque hay miembros que no tienen claras sus funciones o su papel en el equipo.

Para este tipo de casos son muy buenas estas dinámicas.

1. Recorrido ficticio por un día de trabajo

El objetivo de esta dinámica es detectar posibles malas interpretaciones sobre cómo tiene que actuar cada persona según el momento. Para esto es bueno que recreéis un día cualquiera de trabajo, desde el principio hasta el final.

Esto servirá para ver como asimila cada persona que tiene actuar y revelará cuando dos miembros del grupo no tienen la misma visión. Eso ayudará a que defináis mejor el proceso.

2. Exposición de situaciones de crisis

Otra vertiente de la anterior es plantear un contexto de crisis. Una situación en la que el equipo está bajo presión. Esto ayudará a que cada esté más preparado y tenga más claro cómo proceder aunque esté nervioso.

Hay miles de dinámicas que se pueden plantear, pero lo importante es que siempre tengas claro que estos ejercicios tienen dos objetivos primordiales:

  • Mejorar la comunicación y la confianza.
  • Mejorar la eficiencia del equipo eliminando errores.

Si te interesa este tema no dejes de leer este post  sobre las ventajas de preparar al equipo ante una crisis.

13 Frases motivadoras de trabajo en equipo

La motivación es un punto muy importante para cualquier equipo ya que es lo que te potencia para dar lo mejor de ti mismo.

Todos los miembros del equipo son responsables de intentar apoyar y subir el ánimo colectivo. Para ello, un recurso muy útil son las frases positivas o motivadoras.

Las frases de pueden usar de muchas maneras:

  • Se puede establecer una como lema del grupo.
  • Cada semana, un integrante aporta una.
  • Cada integrante “regala” una frase a otro miembro.
  • Se deja en un sitio estratégico como regalo sorpresa.
  • Se puede decorar un sitio común con la frase favorita.

Opciones hay miles. Os dejamos una recopilación de las mejores frases de motivación para equipos:

  1. “No preguntes qué puede hacer por ti el equipo. Pregunta qué puedes hacer tú por él” “Magic” Johnson.
  2. “Si estamos juntos no hay nada imposible. Si estamos divididos todo fallará” Winston Churchill.
  3. “Trabajar en equipo divide el trabajo y multiplica los resultados”. Anónimo.
  4. “Uno para todos y todos para uno”. Lema de los tres mosqueteros y D’artagnan.
  5. “El talento gana partidos, pero el trabajo en equipo y la inteligencia ganan campeonatos” Michael Jordan.
  6. “Yo hago lo que tú no puedes, y tú haces lo que yo no puedo. Juntos podemos hacer grandes cosas” Madre Teresa de Calcuta.
  7. “Las fortalezas están en nuestras diferencias, no en nuestras similitudes” Stephen Covey.
  8. “No hay problema que no podamos resolver juntos, y muy pocos que podamos resolver por nosotros mismos” Lyndon Johnson.
  9. “Llegar juntos es el principio. Mantenerse juntos, es el progreso. Trabajar juntos es el éxito” Henry Ford.
  10. “Ninguno de nosotros es tan bueno como todos nosotros juntos” Ray Kroc.
  11. “Si quieres ir rápido, ve solo. Si quieres llegar lejos, ve acompañado” Proverbio africano.
  12. “Los cinco dedos separados son cinco unidades independientes. Ciérralos y el puño multiplica la fuerza. Ésta es la organización” James Cash Penney.
  13. “Recuerda que de la conducta de cada uno depende el destino de todos” Alejandro Magno.

4 Vídeos sobre los beneficios del trabajo en equipo

Otra forma de motivar al equipo es usar vídeos.

Aquí te dejamos una selección de algunos de los mejores vídeos sobre el trabajo en equipo.

Historia de superación de un equipo de futbol juvenil.

Conferencia Ted de Tom Wujec: construye una torre, construye un equipo.

Además de ser una excelente reflexión de los problemas que se pueden dar al trabajar en equipo, plantea una dinámica de grupo muy interesante de realizar.

Fragmento de una entrevista a Steve Jobs sobre cómo gestionan el trabajar en equipo en Apple. Jobs explica como la colaboración es uno de los puntos más fuertes de la empresa.

Tres ejemplos de trabajo en equipo en clave de humor. El caso de los pingüinos, las hormigas y los cangrejos.

Y tú, qué opinas…

En este artículo hemos querido darte una visión global y profunda de lo que implica trabajar en equipo. Nuestro objetivo era ofrecerte toda la información que necesitas para poder formar un grupo nuevo o potenciar los que ya tengas.

Aprovéchate y crea equipos que hagan que la eficiencia y la productividad de tu empresa se salga de las estadísticas.

Foto artículo: Photo credit: 드림포유 via Foter.com / CC BY-ND

Compartelo porfavor
1 Comment

1 Comment

  1. Pingback: Bitacoras.com

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top