Clima laboral

Cómo superar y evitar el mobbing en la empresa

estres depresion

Como hacer que los trabajadores se sientan bien en la empresa. Evitar el acoso en la empresa y evitar que se produzca acoso sobre la propia persona.

El mobbing es un mal arraigado en muchas empresas pero que en la mayoría de las ocasiones es difícil de reconocer y diagnosticar, incluso en la propia víctima que se siente confundida con respecto a lo que le está pasando. Y lo principal para actuar contra él es aprender a reconocerlo y decirle basta.

Uno de los principales problemas que existen es que hay muy poca información con respecto a esta problemática, aunque también existen otros problemas graves como buscar las razones para justificar lo que pasa, negar el problema, el sentido de culpa, la vergüenza por algo y otras, problemas que crecen conforme avanza el acoso. La persona se siente destruida a nivel moral y es más complicado que así razone y descubra lo que le pasa, o que lo admita y pida ayuda.

El miedo y la ira se pueden unir en una misma persona, y así acrecentar el problema, tanto como si el acosador es otro trabajador como si se trata del propio jefe (más grave todavía porque se teme perder el trabajo).

Detectar y evitar el acoso laboral

Para poder ser conscientes de lo que pasa hay que reconocer los hechos, las consecuencias que eso trae, e intentar buscar ideas racionales, la propia seguridad y autoafirmación a la vez que se comprenden y aceptan las propias limitaciones. Hay que tender a la asertividad, actuar rápido, no dejarse llevar por la manipulación de la otra persona. Y finalmente, una vez alcanzado todo esto y “superado” parcialmente el problema hay que intentar ofrecer perdón.

Para reforzar la propia confianza, puede ser necesario mantener una buena forma física y mental, por lo que puede ayudar hacer ejercicio, relajación, comer sano y dormir bien.

Es muy importante ser consciente de lo que pasa y saber pedir ayuda, que otra persona con la mente clara reaccione. Si es un compañero se puede hablar con el jefe, sin miedo al despido aunque en ocasiones por favoritismos puede suceder pero ¿merece la pena seguir así sin hacer nada?, para que intente solucionar el problema en la medida de lo posible, sin remordimientos si las acciones derivan en el despido de la otra persona, especialmente si no se es la única víctima.

Hay que ser consciente de esas agresiones y hacerlas públicas, es un paso importante, y hay que intentar enfrentarse al agresor. No hay que actuar con ira y agresividad, tan sólo hacer frente a la situación. No hay que intentar cambiar a la otra persona porque no funcionará, simplemente hacerle frente y no caer en sus ataques, intentar no sentirse mal ni culpable de ningún modo.

Se debe pedir ayuda y comprensión a las personas que se encuentran en casa, a los amigos y pareja, ya que en ocasiones el acoso laboral lleva a malas reacciones por parte de la víctima, a pagarlo con los que realmente le quieren. Y por supuesto, la comunicación debe ser clave para superarlo y para sentirse mejor.

Si no se puede evitar el mobbing y existe otra posibilidad, puede acabar planteándose abandonar el puesto de trabajo. No es que existan muchos trabajos, pero si se sigue en esa situación puede ser mucho peor y afectar gravemente a la salud de la persona. Otra alternativa, claro está, es denunciar la situación.

Existen buenos psicólogos que tratan el problema e incluso grupos de autoayuda en los que hablar sin tapujos sobre la situación con otras personas que ya han pasado por lo mismo.

Puede ser bueno también intentar superarse profesionalmente, trabajar con otras personas sin aislarse e intentar hacer bien el trabajo pese a todo. En ocasiones puede resultar complicado pero también ayuda.

Cómo evitar el mobbing por parte de la empresa

Si una persona piensa que otra está sufriendo acoso laboral, si lo piensan los altos mandos de la empresa, deben intentar reconocer lo que está sucediendo y luchar por evitarlo. Lo primero es hablar con la supuesta víctima y aclarar las cosas, y aunque la persona lo niegue se puede hacer un seguimiento con el fin de intentar solucionar las cosas. En un primer momento, no es lo mejor tratar con el acosador por si las cosas empeoran, pero sí seguir a ambas personas para ver que realmente es lo que se sospecha.

Las señales de acoso laboral suelen ser baja autoestima, irritabilidad, reacciones paranoicas, depresión y ataques de pánico.

Puede ser bueno que la empresa ofrezca información sobre el tema a los trabajadores y formación de mandos superiores para resolver los conflictos laborales. Se recomienda crear una política de evaluación de riegos psicosociales y un código de conducta que deben tener los trabajadores de cara a la detección de mobbing implicándolos también. Si se sospecha que alguno puede ser víctima de acoso se le debe prestar atención.

Y recordar siempre… el perdón es el último paso hacia la superación.

Compartelo porfavor
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top