Liderazgo

Qué es y cómo ser un buen directivo

directivo

Es una persona capaz de dirigir a las personas correctamente, de mejorar los resultados de la empresa de una forma etica y responsable, ofreciendo una buena imagen.

Ser un buen directivo es dirigir correctamente a los empleados, liberar su talento para ponerlo de cara a los objetivos de la empresa. Para ello, son necesarias ciertas competencias, conocimientos y habilidades.

Un buen directivo es una persona que reúne las características que le permiten realizar su trabajo de forma adecuada y de acuerdo con los objetivos de la empresa.

Para ser un buen directivo es necesario:

  • Favorecer el desarrollo de las personas
  • Ofrecer una buena comunicación
  • Favorecer un buen clima organizacional
  • Generar confianza
  • Ganarse el respeto de los colaboradores
  • Saber motivar a los trabajadores
  • Transmitir optimismo
  • Recompensar al equipo según los méritos
  • Ser íntegro, honesto
  • Tener iniciativa
  • Ha de ser polivalente
  • Debe ser flexible
  • Ser organizado
  • Pensar más allá de lo que tiene delante de sus narices
  • Saber adaptarse a los cambios
  • Tener cierta ambición

Nuevos estudios que tratan sobre la conducta de los directivos empresariales afirman que la comunicación entre jefe y empleados es muy importante. Pese a eso, muchos directivos pasan de largo la tecnología que les permite este mayor acercamiento con sus trabajadores, y es que a día de hoy la comunicación es cada vez más posible a la vez que necesaria.

Muchos piensan que una reunión de trabajo es una pérdida de tiempo y no sirve para nada, y sin embargo es realmente muy importante. No debe perderse de vista el hecho de que las personas son el principal capital de la empresa.

Según un texto llamado Tecnología Humanista 9R de José María Gasalla, podemos ver las nueve características que debe cumplir un directivo de empresa, y esta son: rebeldía, reto, renovación, riesgo, rumbo, ritmo, resultados, ruptura y reflexión. Cada una de estas características cumple su función y se relaciona con las otras en cierto modo, y son según su autor las necesarias para un buen directivo.

Aunque en realidad un buen directivo tiene unas características concretas, sí, no son características generales sino características que se deben adaptar a las necesidades de la empresa.
Pero un directivo no sólo tiene que tener características, competencias y habilidades, sino que también debe trabajar de cara a los objetivos marcados, debe crear acciones que le ayuden a conseguir lo que se espera.

Un mejor directivo debe elegir con cuidado el campo de actividades, y también ha de saber delegar, no ha de tener miedo a despedir gente y ha de saber contratar a los mejores, debe crear un buen clima laboral y un medio ambiente productivo en la empresa. Debe reunirse de los mejores y ser eficaz a la hora de comunicar lo que quiere y favorecer la comunicación en la empresa, tanto a nivel interno como externo. Ha de definir cómo medir los logros de los empleados y qué se considera exitoso.

Con respecto a los empleados debe saber dirigirlos y motivarlos correctamente de cara a favorecer su correcto desarrollo, tal que sean capaces de realizar a la perfección su propio trabajo “incluso mejor que el directivo”. Hay que enseñarles, favorecer su formación en aquello que flaqueen, hacerlos sentir bien e implicados con la empresa y sus objetivos. No hay que tener miedo a que mejoren, no hay que sentirse amenazado.

Ha de saber dar órdenes y que estas sean cumplidas, órdenes que se entiendan para que los empleados hagan lo que se espera de ellos. Se trata de conseguir unos mayores beneficios en la empresa, reducir costos y aumentar las ventas, mantener a los clientes satisfechos y también a los empleados, sin perder de vista los beneficios de la empresa.

Debe tener habilidades sociales que le permitan llegar allá donde quiera, contar con un algo sentido de la empatía y manejar correctamente el lenguaje corporal. Debe estar preparado, saber lo que quiere y trabajar en función a eso.

Además, hay quien opta porque los directivos del futuro sean capaces de conseguir una experiencia internacional, en unas empresas cada vez que miran más de cara al exterior, un buen compromiso ético y visión global del negocio. Estos dos puntos son también muy importantes, porque el mejor directivo será capaz de tener una visión global del negocio capaz de llevarlo a lo más alto.

Compartelo porfavor
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top