Selección de Personal

Outsourcing en México: Una técnica que se resiste a crecer

Outsourcing en México

Hoy, el Outsourcing es en México la principal fuente de trabajo, sin embargo son pocas las empresas que recurren a tercerizar servicios.

En los últimos años, el fenómeno conocido como Outsourcing, en español subcontratación y también llamada tercerización, ha ido ganando un importante terreno dentro de las empresas, debido a diferentes factores.

Esta creciente tendencia a la externalización se debe fundamentalmente a la falta de trabajo de expertos en alguna de las áreas que tienen injerencia en el proceso de negocio, a la disponibilidad de mano de obra barata que al mismo tiempo no compromete la calidad de los productos, y asimismo a la posibilidad de depositar en otro la difícil tarea de determinados aspectos cruciales para la empresa, siempre que este otro esté totalmente capacitado para lograrlo.

Estos son básicamente algunos de los factores que en los últimos años han contribuido al crecimiento de Outsourcing en la mayoría de las empresas de todo el planeta. Claro está que este método ha demostrado tener una gran cantidad de beneficios para las compañías, ya que de lo contrario no sería actualmente una plataforma cada vez más utilizada.

Por supuesto, que para lograr comprender la dimensión que adquiere este tipo de metodología en las empresas, es indispensable conocer a qué se refiere el concepto de Outsourcing.

En líneas generales, se trata de una técnica que introduce aspectos realmente innovadores en el área administrativa de las compañías, y como su nombre lo indica consiste básicamente en transferir a terceros determinados procesos complementarios de la organización, los cuales no son parte integral del cuerpo principal del negocio.

De esta manera, este método permite concentrar los esfuerzos en las actividades esenciales, y así poder alcanzar la competitividad deseada y por ende resultados tangibles.

Ahora bien, ¿es este método realmente utilizado a un gran nivel en el caso puntual de México? Lo cierto es que si bien en el país existe mayor presencia de PyMEs, que en definitiva son el tipo de empresas que más se benefician con las posibilidades que brinda el Outsourcing, aún no ha sido debidamente difundido y explotado por diversas razones.

Lo primero que debemos destacar es que la presencia del Outsourcing en México es concreta, a pesar de su escasa aplicación, ya que incluso está contemplado dentro de los parámetros legales. En este sentido, cabe destacar que la Asociación Mexicana de Empresas de Capital Humano (Amech) define al Outsourcing como “un proceso mediante el cual una empresa, sin importar su giro ni su tamaño, delega los procesos propios de la administración de personal a un tercero experto en la materia; esto incluye desde la contratación, el cálculo y pago de sueldos, entero de cuotas obligatorias a las diferentes instancias gubernamentales, hasta el cálculo y pago de finiquito para concluir la relación laboral”.

Esta definición permite un acercamiento a la forma en cómo funciona la tercerización en México, donde en definitiva el objetivo principal de este método se convierte en lograr una reducción de costos, sobre todo en el terreno de la mano de obra especializada.

Sin embargo, una de las características mexicanas actuales es la abundancia de mano de obra autónoma de bajo costo, lo que da lugar a la subcontratación, pero sobre todo en el ámbito de grandes empresas.

Como consecuencia de esta tendencia que en México crece lenta pero segura, y debido a la crisis mundial, en los últimos años en el país se ha registrado el crecimiento de nuevos emprendimientos dedicados al servicio de tercerización, es decir que se han constituido gran cantidad de nuevas empresas de Outsourcing, que entre otras cosas ofrecen servicios de limpieza, mantenimiento y proveen de recursos humanos eventuales, entre otras.

La función principal de estas nuevas empresas es brindar a otras compañías servicios de subcontratación de personal para determinadas áreas.

No obstante, el Outsourcing en México aún no es visto con buenos ojos, por un lado porque existe una gran cantidad de PyMEs que al desconocer los alcances de esta técnica prefieren mantener un sistema tradicional que en definitiva les ocasiona mayores costos. Es que como en muchos aspectos, para lograr el avance del Outsourcing en México es necesario un cambio cultural y organizacional.

Por otra parte, en el país la tercerización es criticada frecuentemente, sobre todo por los trabajadores autónomos, debido a que aún existen muchas empresas que utilizan la plataforma de Outsourcing con la finalidad de evadir impuestos y obligaciones laborales.

Es aquí donde aparece también la necesidad imperiosa e inmediata de un cambio radical en el marco legal que permita regular las actividades de Outsourcing, ya que tengamos en cuenta que actualmente la subcontratación se ha convertido en una de las más importantes fuentes de empleo en el país.

En general, siempre se recomienda a las empresas mexicanas que requieren de tercerización, que opten por contratar los servicios de compañías de Outsourcing que se manejen de forma legal, respondiendo a todas las pautas fiscales de contratación de mano de obra, ya que de lo contrario, en el caso que se contrate una empresa de Outsourcing que no posea los elementos suficientes         para el cumplimiento que conllevan estas obligaciones, es la compañía contratante del servicio la que pasa a tener todas las responsabilidades concernientes a los trabajadores, por lo que se encuentra obligada a cubrir dichas obligaciones fiscales.

Por tal motivo, si ha decidido subcontratar mano de obra para determinada área de su empresa, es fundamental que antes de concretar el acuerdo con la compañía que le ofrece servicios de tercerización, verifique que dicha empresa cumpla con las obligaciones fiscales y que cuenta con la solvencia económica necesaria para cumplimentar todo lo referente a la seguridad social de los empleados subcontratados.

No obstante, para estar seguros de que la empresa prestadora a contratar es seria, no sólo es necesario que la misma posea la solvencia económica necesaria y que cumpla con sus obligaciones fiscales y laborales, sino que además es importante que se encuentren inscriptas en el registro de la Asociación Mexicana de Empresas de Capital Humano (Amech).

Cabe destacar que Amech es la única asociación en México que actualmente se encarga de realizar auditorias de cumplimiento de normas de calidad, otorgándoles a las empresas prestadoras de servicio el denominado “Sello de Calidad de Amech”, el cual actúa como garantía de que la compañía en cuestión cumple debidamente con las obligaciones fiscales, sociales y laborales.

Compartelo porfavor
1 Comment

1 Comment

  1. ivan

    Miércoles 18 septiembre 2013 at 4:54

    me gustarÁ­a saber más sobre las outsourcing, donde puedo encontrar mas información.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top