Absentismo laboral: tipos, motivos y cómo acabar con él en tu empresa

calculo-absentismo-laboral-formula
Recursos Humanos

El absentismo laboral es uno de los problemas que más dolores de cabeza trae a las empresas, y no solo por el simple hecho de estar pagando a alguien por no asistir a su puesto de trabajo. También genera otros tipo de problemas a nivel de organización y económico.

¿Tienes problemas de absentismo laboral en tu compañía? ¿Quieres saber por qué sucede y cómo acabar con él?

Contestamos esas preguntas y muchas más en el artículo de hoy.

¡Hoy es un texto para no ausentarse!

 

¿Qué es el absentismo laboral?

Estamos seguros de que todo el mundo sabe en qué consiste el absentismo laboral. Una definición muy básica sería decir que consiste en no presentarse en el puesto laboral.

Esa descripción, a pesar de ser correcta, se queda corta al solo representar un tipo de absentismo laboral. Así es, existen varias maneras de ausentarse en el trabajo. (Tranquilo, te las contamos más adelante).

Si nos vamos a la Wikipedia, podemos ver que no tiene una, sino dos definiciones:

  • Toda aquella ausencia o abandono del puesto de trabajo y de los deberes ajenos al mismo, incumpliendo las condiciones establecidas en el contrato de trabajo.
  • Toda ausencia de una persona de su puesto de trabajo, en horas que correspondan a un día laborable, dentro de la jornada legal de trabajo.

Esto nos sirve para hacernos una idea de lo complejo que puede llegar a ser este tema ya que, aunque a simple vista puedan parecer que las dos frases representan el mismo concepto, la segunda tiene un matiz.

¿Cuál es ese matiz? En que se habla de toda ausencia. 

Y si es toda es toda. Esto quiere decir que aunque tengamos justificación para no asistir a nuestro puesto laboral, seguimos cayendo en absentismo laboral.

¿Significa esto que alguien puede ser despedido por no presentarse en su puesto laboral, a pesar de contar con un justificante? La respuesta corta es que sí. La respuesta larga te la damos más adelante.

A pesar de que, seguramente por cultura, la sociedad no ve el ausentismo laboral como un problema importante, la verdad es que representa un grave problema para las empresas.

Y no solo para los negocios. Según Adecco, cada año la Seguridad Social española gasta más de 4700 millones de euros por prestaciones económicas. Pero no es a la única a la que le cuesta el dinero.

En el mismo estudio se calculó cuánto tienen que pagar las empresas cada año por los primeros días de baja. La cifra asciende hasta los más de 4500 millones de euros.

Otros datos sobre el absentismo laboral en España en 2016 son:

  • Aumentó un 23,62%.
  • Aún así, es un 7% más bajo que la media de la Unión Europea.
  • Se encuentra en niveles más altos que antes de la crisis.
  • El 76% de los casos se deben a enfermedades comunes.
  • Los sectores con mayor absentismo laboral son los de servicios auxiliares, seguido por el de recogida de residuos.
  • En el caso de los sectores con menos ausentismo, son los relacionados con actividades profesionales, científicas, información y comunicación.

A continuación, pasamos a explicarte los diferentes tipos que existen.

 

Tipos de absentismo laboral

Como te hemos contado al darte la definición, el absentismo laboral es más complejo de lo que parece.

No consiste solo en no estar en tu puesto de trabajo. Es más, incluso aunque nuestro trabajador se encuentre en su lugar de trabajo, puede estar cometer ausentismo laboral.

¿Cómo puede ser eso? Todo depende del tipo de absentismo laboral.

 

Laboral: el más típico

Es el que todos conocemos y el que la mayoría de la gente considera como único.

Básicamente consiste en no presentarse en el lugar de trabajo. Eso sí, recuerda que da igual que sea de manera justificada o no.

 

Emocional o presencial: cuando se está sin estar

El otro tipo de absentismo y que mucha gente no conoce, seguramente porque es más difícil de detectar, ya que el empleado acude a su puesto todos los días.

Pero eso no significa que esté realizando las tareas que tenga asignadas.

Nos referimos al trabajador que realiza actividades que poco o nada tienen que ver con su trabajo durante su jornada laboral.

Algunos ejemplos son:

  • Realizar llamadas personales.
  • Salir de forma constante a fumar o tomar un café.
  • Utilizar el correo de la empresa para asuntos personales.
  • Navegar por Internet de forma ociosa.
  • Distraer a sus compañeros.

Como te hemos dicho, es complicado de detectar. Pero es que también es complejo de controlar ya que el trabajador puede sentir que se ha violado su derecho a la intimidad y podemos dar la impresión de Gran hermano, que vigila de forma constante que todo el mundo esté trabajando sin pausas.

 

Cómo luchar contra el absentismo laboral

Como todo en esta vida, el absentismo labora tiene solución. Pero antes de contarte como evitarlo en tu empresa, queremos que sepas cuál es su origen.

Ya lo dice el refrán: “prevenir antes que curar”.

Hay que llegar a la raíz del problema que, como suele ocurrir con otros problemas en este “mundillo”, se encuentra a la hora de hacer la selección de personal.

Que los encargados de los recursos humanos de nuestra empresa usen técnicas como el assessment center o la ventana de Johari, es garantía de éxito a la hora de incorporar nuevos trabajadores. Gracias a estas técnicas vamos a saber si el candidato es propenso a no asistir al trabajo.

Y además, son dos formas geniales de encontrar talento.

Otras situaciones que pueden derivar en absentismo son:

  • Falta de motivación.
  • Dificultad de los nuevos trabajadores para integrarse en el equipo.
  • Pocas posibilidades de promocionar dentro de la empresa.
  • Un trabajo repetitivo.

Existen principalmente dos maneras de luchar contra el absentismo labora. Te las contamos a continuación.

 

Aumentar el control sobre los trabajadores

En este apartado nos referimos a técnicas para cortar el absentismo. Es decir, que ya tenemos el problema en nuestra compañía y queremos erradicarlo.

Como te hemos contado, puede ser que un trabajador tenga justificante para no acudir a su puesto laboral y contar como absentismo. En esta caso, llevar un control de los partes médicos y de las mutuas es una opción ideal.

Ya hemos visto que la principal causa de baja laboral son las enfermedades comunes. Si estudiamos los partes y vemos que la mayoría de los casos son por problemas derivados de la espalda, por ejemplo, plantearnos cambiar el mobiliario para que nuestros empleados tengan una mejor salud postural puede ser la solución.

Eso en el caso de que haya justificación, pero puede también puede darse el caso de que el trabajador no aparezca por su lugar de trabajo sin razón aparente.

Si se trata de absentismo injustificado, instalar una máquina de controle la hora de entrada y salida de los empleados puede ayudar a controlar las horas de trabajo que realizan nuestros trabajadores.

 

La motivación es la clave contra el absentismo laboral

Si somos capaces de solucionar un problema antes de que ocurra, tendremos mucho ganado.

Como ya te habrás dado cuenta, el absentismo laboral no surge de la nada. No se da porque sí. En algunos casos tendrá su origen en el trabajador pero, en otros muchos, será la empresa la que haga que los empleados empiecen a faltar a su puesto.

Ya hemos visto como solucionarlo cuando está relacionado con problemas referentes a la salud pero, ¿y en el resto de los casos? Ahí es donde entra en juego el salario emocional.

Pero, ¿en qué consiste este tipo de salario? Básicamente en que el dinero no lo es todo.

Ya ha pasado mucho tiempo desde que los trabajadores no se mueven solo por un sueldo más o menos alto. Sigue siendo un valor importante, pero no es lo único que buscan.

La gente quiere que la empresa a la que tantas horas le dedican también se preocupe por ellos. Que sea consciente de que tienen vida más allá y, que si les ayuda a conciliar ambas, las dos partes salen ganando.

Algunos ejemplos de salario emocional son:

  • Tener un horario flexible.
  • Poder trabajar desde casa.
  • Servicios para conciliar la vida familiar (guardería, banco del tiempo, etc)
  • Ayuda a la formación.
  • Reconocer el trabajo bien hecho por parte de sus superiores.
  • Dar libre el día de su cumpleaños.

Eso son solo algunas ideas, pero hay muchas más. Nuestro consejo es que no descuides este salario porque cada vez está más demandado por las nuevas generaciones de trabajadores.

 

El absentismo laboral y el despido

Al principio de este post hemos lanzado una pregunta. En concreto era si se puede aplicar un despido procedente a trabajador por absentismo laboral, a pesar de contar con justificantes.

La respuesta corta era que sí.

La respuesta larga es que se deben de haber cumplido ciertos requisitos. Concretamente los del artículo 52, apartado D del Estatuto de los trabajadores.

d) Por faltas de asistencia al trabajo, aun justificadas pero intermitentes, que alcancen el veinte por ciento de las jornadas hábiles en dos meses consecutivos siempre que el total de faltas de asistencia en los doce meses anteriores alcance el cinco por ciento de las jornadas hábiles, o el veinticinco por ciento en cuatro meses discontinuos dentro de un periodo de doce meses.

Eso sí, con ciertas excepciones. No se contarán los días en los casos de:

  • Huelga.
  • Accidente de trabajo.
  • Maternidad, embarazo de riesgo, parto o lactancia.
  • Paternidad.
  • Licencias y vacaciones.
  • Accidente no laboral de más de 20 días acordado por los servicios sanitarios oficiales.
  • Situaciones de violencia de género.
  • Tratamientos de cáncer o enfermedad grave.

Eso es lo que dice la legislación española sobre este tema.

 

Esto es todo sobre el absentismo laboral

Hasta aquí todo lo que queríamos contarte sobre el absentismo laboral. Ya conoces sus causas, tipos y cómo erradicarlo de tu empresa.

¿Tienes algo más que contarnos? ¿Te has enfrentado ya a este problema? ¿Cómo lo has solucionado?

Cualquier cosa que quieras contarnos sobre este tema, la puedes dejar escrita en los comentarios de más abajo.

To Top