Beneficios de la formación continua en la empresa

Formacion continua dentro y fuera de la empresa
Formación Contí­nua

La formación continua en la empresa tiene muchos beneficios, entre los que se encuentran:

  • Beneficios para el trabajador
  • Beneficios para la empresa
  • Beneficios estratégicos para la empresa
  • Beneficios económicos

Los beneficios económicos de la empresa consisten en una deducción directa del importe que se da para formación en las cuotas de la seguridad social mediante un sistema de bonificaciones además de una deducción directa que puede llegar al 10% del importe de la formación en el impuesto de sociedades. Además de esto, los costes de la formación cuentan como gasto ofreciendo beneficios fiscales para la empresa en el impuesto de sociedades o irpf.

Dentro de los beneficios para la empresa, la formación ofrece una nueva motivación para los trabajadores que se sienten valorados y se ven respaldados por un mayor crecimiento personal y profesional, con la consecuente mejora del clima laboral mediante este nuevo cambio además de que en ocasiones la plantilla se relaciona en los cursos de formación. Por otra parte, la formación incide directamente en un mayor rendimiento y productividad empresarial por parte de los trabajadores, y es que adquieren mayores conocimientos para hacer mejor su trabajo en menos tiempo, además de cosas interesantes que pueden aplicar en el trabajo.

Algunos beneficios estratégicos para la empresa son que se adaptan a la legislación vigente ya que la formación continua permite a las empresas adaptarse a las exigencias legislativas, como en materia de protección de datos, prevención de riesgos laborales, cuestiones de género, etc y todo ello gratuitamente. A nivel estratégico, no sólo se mejora la motivación de los trabajadores y el clima laboral sino que también las competencias de los trabajadores a nivel profesional son mejores e incluso se suele prestar más atención a ellas, lo que permite una mayor cualificación profesional por parte de los trabajadores que se sienten más capaces de desarrollar las funciones propias de su puesto de forma más eficaz.

Todo esto incide directamente en que la empresa se adapta mejor a los cambios del mercado y del entorno, lo que la hace cada vez más competitiva, ya que ha aumentado el valor por medio del aumento del valor de sus recursos humanos. La empresa crea profesionales más capacitados, y por tanto está creando el talento para su empresa.

El trabajador también adquiere ventajas y beneficios por parte de la formación, ya que por medio de ella adquiere un mayor crecimiento personal y profesional, ya que consigue adquirir nuevos conocimientos, destrezas y habilidades que va a poder aprovechar dentro de la empresa, pero todo ello también lo va a poder aplicar en su vida diaria. También podrá conocer nuevas formas de trabajar y tecnologías que no sólo le permiten conservar su puesto de trabajo, sino que también le pueden permitir crecer profesionalmente llegando si se produce a un ascenso profesional.

La formación le ayuda a participar en la empresa, ya que puede aportar nuevas ideas o ayudar a mejorar procesos, entre otras cosas, de manera que siente que es parte de ella y se implica, además de que tanto en el proceso formativo como en la empresa se va a sentir más valorado y escuchazo, se reconoce su esfuerzo y sus habilidades. También en el área en que trabaja puede colaborar mediante mejora de procesos o otras cuestiones en que puede colaborar, y aunque no sea él pueden ser otros trabajadores los que hicieron formación los que ayudan en este aspecto mejorando el nivel de eficiencia de su área, lo que le permitirá trabajar mejor y con mayor comodidad.

Para aprovechar las ventajas de la formación debe ser una formación planificada y no debe ser indiscriminada, se deben hacer cursos de formación que ayuden a mejorar el trabajador en un aspecto que se considere que se necesitan nuevos conocimientos, no se puede hacer cursos indiscriminados con el único fin de presumir de que los trabajadores asisten a muchos cursos de formación.

Los trabajadores deben conocer las ventajas de la formación y deben ser convencidos de una manera convincente y suave que la formación les va a ayudar en todos los aspectos. Se debe conocer los intereses de los trabajadores para poder ofrecerles cursos de formación que también se encuentren dentro de sus intereses además de conocer las circunstancias personales que viven para ver qué programa de formación se adapta mejor a ellos. Se puede hacer cursos de formación dentro de la empresa o atender a empresas externas con experiencia en formación en el campo que se estudie.

Existen estudios que demuestran que la formación mejora los resultados en cuanto a volumen de ventas, calidad en la empresa, satisfacción de grupos de interés y eficiencia, entre otros aspectos. También se deben suprimir las barreras de formación realizando acciones que impidan que estas barreras afecten a la formación, entre las que se encuentran: miedo a mayor exigencia a los trabajadores, creencia de que a mayor formación mayor debe ser el salario, la oposición por parte de los jefes de que los empleados asistan a cursos de formación, la no implicación de los jefes en la formación de los trabajadores, la desconfianza de los participantes, la desconfianza de los jefes, la resistencia de los trabajadores a los cambios o a la aplicación de nuevas técnicas, la resistencia de los trabajadores a estudiar o hacer actividades fuera del trabajo, la dificultad de horarios, la conciliación de la vida laboral y familiar, etc.

Las empresas deben ser más competitivas y adaptarse a los cambios, por eso deben superar las barreras de formación para que sus trabajadores cada vez se adapten más a las nuevas circunstancias del mercado.

También te puede interesar...
To Top