Cómo desarrollar un resumen ejecutivo

Plan de negocio

El resumen ejecutivo es como una especie de tarjeta de presentación, aquello que en caso de necesitar financiación o inversores ayudará a decidir si se continúa con ello o no, es casi más importante que todo el plan de empresa. En función de a quien se vaya a dirigir puede variar en algunos aspectos, pero lo habitual es que no ocupe más de un folio.

Hay que tener en cuenta que no es ni un prólogo ni una introducción, no es una breve descripción ni si quiera un índice, no es una recopilación de los puntos más importantes, es como una especie de plan de negocios pero en un modelo más comprimido (no más de 1-2 páginas) y de cara a conseguir lo que se propone. Debe ser atractivo y tentador, pero no debe mentir ni exagerar.

En él deben aparecer:

  • La oportunidad de negocio. La idea, misión, visión y otros aspectos.
  • El valor añadido. Aquello que distingue al proyecto.
  • El mercado. Y sus características, así como público objetivo.
  • La inversión. La que se necesita, además de las previsiones de recuperación de la inversión.

El resumen ejecutivo debe contar con los datos básicos del negocio, su descripción, sus características diferenciadoras y ventajas competitivas, la misión y visión, las razones del proyecto, los objetivos y estrategias, el impacto ambiental, la rentabilidad el equipo de trabajo, proyecciones financieras y la inversión que se necesita. Además de esto, debe contar con unas conclusiones, y todo esto no debe llevar más de una página (o como mucho dos).

No es necesario hacer títulos ni ninguna otra cosa, todo se debe desarrollar de forma que sea un mismo texto. Hay que describir muy bien el negocio despertando el interés del lector, que es el que puede decidir invertir o no. Además, el lector debe saber de qué va el negocio desde el principio, debe conocer por qué es viable y sostenible.

Todo aquello que parezca de lógica comentar debe aparecer en él, se debe intentar poner en lugar de la otra persona para conocer qué es lo que le gustaría ver y qué no, y todo ello teniendo en cuenta una correcta redacción y ortografía, un espacio cuidado.

Muchas empresas descuidan su redacción sin saber que es sumamente importante de cara a conseguir alguna ayuda económica o cualquier otro aspecto, por eso hay que seguir los consejos más básicos de la creación del resumen ejecutivo y llevarlo a cabo. Recomendable hacerlo tras haber preparado el plan de negocio.

To Top