Cómo favorecer la innovación en las empresas

La innovación y el desarrollo
Liderazgo

Una de las principales bases que debe tener la empresa en un mundo competitivo es la innovación, ya que sin ella la empresa no puede diferenciarse y crecer. La innovación se puede conseguir en base a nuevas ideas o en base a nuevas anteriores, en la imaginación o en cualquier otra cosa, incluso la innovación puede surgir de la nada. Pero sobre todo también va a ser importante conocer las novedades que están surgiendo en otras partes del mundo, además de las novedades tecnológicas que se están implementando.

La innovación ha de ser un proceso sistemático y continuo, no vale con innovar una sola vez y parar sino que debe ser algo constate. Se genera dentro de la empresa, especialmente mediante los recursos humanos, aunque puede coger ideas del exterior y requiere mucha creatividad. Por eso, es importante que la empresa favorezca esta creatividad con reuniones, tormentas de ideas, prácticas, reuniones o cualquier actividad que favorezca el trabajo en equipo y la creatividad.

¿En qué innovar? En todo, en la empresa, en el producto, en el servicio, en los procesos de producción, en el público objetivo, en nuevos campos, en lo que sea.

La comunicación es clave, ya que sin ella difícilmente se puede crear, por eso hay que favorecer un buen ambiente de trabajo en que la comunicación prime como algo importante y donde los empleados estén constantemente informados de todo lo que pasa en la empresa, incluso que se sientan implicados con ella.

Implementar nuevas herramientas puede ser una de las principales acciones a las que las empresas llaman innovar, pero no es así, es una actividad complementaria que puede ayudar a las empresas a mejorar la productividad y así ganar en competitividad. Pero para ello también hay que formar a los trabajadores en estas nuevas tecnologías.

También puede surgir de la formación de los trabajadores. La formación es buena para que los trabajadores conozcan nuevas formas de trabajar, novedades del sector e incluso aprendan a conocer a los clientes, porque de los clientes es de donde pueden surgir las principales ideas. Y no sólo por sus sugerencias, sino por aprender a conocer al cliente y sus necesidades, por buscar nuevas formas de cubrir esas necesidades, como también es bueno escuchar a los proveedores y personas relacionadas con el sector.

Buscar siempre la forma de mejorar, encontrar formas de romper con lo existente y llegar a nuevos sitios, tener diferentes tipos de empleados. Muchas empresas grandes, incluso las de bajo coste, han sabido innovar, y ese es el primer elemento clave del crecimiento de las empresas. Pero ello es un proceso continuo y meditado, donde no sólo se debe dejar todo a la imaginación sino también al trabajo continuo.

También te puede interesar...
To Top