Cómo tomar la decisión entre ser autónomo o sociedad limitada

sociedades
Creación de empresas

La sociedad limitada tiene la principal ventaja de que la responsabilidad es limitada, algo que no pasa con los autónomos que hacen frente a todo con su propia persona, de manera que un autónomo tiene sus bienes personales en peligro en caso de que el negocio vaya mal, mientras que en una sociedad sólo se ponen en peligro los bienes de la empresa pero no los del autónomo. Los bienes o activos personales no están en riesgo en caso de liquidación o quiebra, ya que sólo se utilizan los activos de la compañía en caso de deudas.

Un autónomo con deudas o en quiebra no puede poner en marcha otro negocio ni convertirse en director de una sociedad de responsabilidad limitada, algo que sí podrían hacer los que forman parte de una sociedad limitada con deudas.

Trabajar como sociedad limitada ofrece una mayor seguridad al negocio, sobre todo de cara a proveedores, inversores, clientes, y sociedades y entidades con las que se quiere negociar. Además, se puede utilizar la creación de la sociedad limitada para proteger el nombre del negocio, ya que desde que se constituye no tiene la obligación de operar.

Sin embargo, la sociedad limitada es un paso importante, por lo que lo habitual es empezar siendo autónomo y si la cosa va bien crear una sociedad limitada, a menos que se piense tener una gran facturación inicial. No hay que tomar la decisión a prisas ya que crear una empresa tiene ciertas peculiaridades, ventajas pero también desventajas.

Por qué ser autónomo antes que sociedad limitada. Una de las principales razones para ser autónomo es que los trámites son más rápidos y ágiles, algo especialmente importante si se quiere iniciar la actividad en un corto plazo de tiempo. Ya que ser autónomo es la forma jurídica más rápida o sencilla es lo que se suele hacer inicialmente, basta con ir a hacienda y cumplimentar un formulario, además los costes de asesor son más económicos. En realidad, hay que conocer los trámites que son necesarios para hacerse autónomos, que son menores que los de una sociedad limitada. Además, otra de las ventajas que supone es que hay más agilidad a la hora de tomar decisiones, no se depende de muchas cosas que sí requieren las sociedades, sólo de la propia decisión personal.

La creación de empresas mediante la sociedad limitada exige ciertos requisitos, como registrar el nombre de la empresa, constituirla ante notario, crear una cuenta corriente para depositar el capital social y los ingresos, y muchas más.

Para ser autónomo no hay que desembolsar ningún capital, como en el caso de la sociedad limitada de 3000 euros, aunque sí hay que pagar la cuota como autónomos y lo que corresponde, pero no hay una cantidad mínima exigida por ley para ser autónomo. En sociedad limitada hay que pagar gastos de constitución en registro, abogado y notaría.

Una de las ventajas que tiene la sociedad limitada es que existe un impuesto de sociedades a un tipo único, mientras que siendo autónomo se tributa por irpf y según ingresos puede llegar a ser más que en una sociedad limitada, soportando más cargas, por ello a partir de ciertos beneficios compensa crear una empresa. Otra de las ventajas que tiene es que hay más desgravaciones fiscales como empresa, y además se puede desgravar el propio sueldo como un gasto, algo que siendo autónomo no es posible.

La sociedad limitada puede desgravar hasta el 100% de lo que está relacionado con la actividad realizada, algo que no pasa con los autónomos que en ocasiones sólo pueden desgravar el 50% o menos, como algunos gastos e iva, por ejemplo si se utiliza el hogar como oficina.

Pero sin duda para muchos lo más importante son las posibilidades de acceso a financiación e inversores, es mucho más complicado conseguir esta financiación como autónomo que como empresa, a las sociedades les es más fácil conseguir un crédito y tienen más posibilidades de selección. Además, la protección ante impagados y deudas es mayor en las sociedades.

El autónomo debe declarar el iva trimestralmente, además del pago del iae e irpf. La sociedad limitada, tiene que tributar el iva, actividades económicas, impuesto de sociedades y una declaración de operaciones con terceros cada año.

¿Cuál es la cantidad de rendimiento neto en el que compensa ser sociedad limitada? Aunque depende de muchos factores, podríamos hablar de una cantidad que son los 90000 euros al año. Para conocer con exactitud la cifra en que compensa ser sociedad limitada o autónomo se debe comparar el rendimiento neto o el beneficio según se tribute como impuesto de sociedades o en la declaración de la renta.

Decidirse entre ser autónomo o sociedad limitada puede llegar a ser complicado y requiere meditación, sin embargo es importante tener en cuenta todos los aspectos para tomar la mejor decisión y beneficiarse del mayor número de ventajas que supone una u otra modalidad.

También te puede interesar...
To Top