Conceptos que debemos conocer del mundo financiero

Conceptos que debemos conocer del mundo financiero
Gestión Financiera

El conocimiento es poder, cuanto más información y datos poseamos, mejor sabremos defendernos de los elementos que pueden perjudicarnos en cualquier ámbito de nuestra vida. En el financiero, esta aseveración cobra un significado especialmente relevante, y es que vivimos en un mundo eminentemente económico, nuestra sociedad se basa en el concepto de capital para que siga funcionando.

Hemos creado una civilización en la que todo lo que nos rodea tiene un valor económico expresado en alguna de las monedas en circulación. Se hace imprescindible, por tanto, para manejarnos con soltura en este mundo y acceder a una buena calidad de vida, que conozcamos el funcionamiento de esta forma de entender el mundo, de este mecanismo que utilizamos a diario para relacionarnos con nuestros iguales y con el entorno.

No pretendemos realizar ningún máster en finanzas con este artículo, solo resaltar la importancia que tiene este tipo de conocimiento para nuestra vida, y que solo los que llegan a estudiar ciertas carreras tienen acceso a entender, a valora y a manejar. Casi se podría asegurar que el poder está en manos de aquellos que manejan las finanzas, que las elites bancarias son las que dominan y controlan las poblaciones, y no estaremos muy lejos de acertar.

Desde nuestra posición, desde el pequeño rincón del mundo que habitamos y que defendemos con uñas y dientes, debemos acceder a estos conocimientos, que son, de facto, las mejores herramientas, armas de defensa de gran valor para mantener o mejorar la forma en que nos desarrollamos en estas sociedades.

Para aportar un grano de arena con estos conocimientos, vamos a relacionar algunos conceptos, los más populares, que como ciudadanos de una sociedad basada en el capital debemos entender, tanto para que no nos engañen como para saber un poco más del funcionamiento de este mundo y usarlo a nuestro favor.

Terminología financiera útil

También aquí nos encontramos con un más que amplio repertorio de palabras, frases, terminología, en definitiva, que no podemos abarcar, pero esperamos que algunas de las que ofrecemos aquí consigan la misión de hacer más entendible este terreno que sigue siendo coto de caza exclusivo para una serie de privilegiados.

Vamos a dedicar las primeras definiciones a un apartado por el que todos nosotros hemos pasado alguna vez o es nuestro deseo conseguir, el aval bancario para conseguir una hipoteca.  El concepto de aval referido a las finanzas se conoce como la garantía necesaria gracias a la cual un avalista, persona o valor, responde por la persona a la que se avala, es decir, aquella que pide un préstamo. En caso de que esta persona no pueda afrontar los pagos de un contrato, será el aval quien los afronte en su lugar.

Esto nos lleva a la segunda palabra que queremos aclarar que es la de hipoteca, la cual se define con el documento que garantiza un préstamo a través de un bien inmueble, es decir, el derecho que agrava bienes inmuebles para que se garantice el cumplimiento de una obligación, en este caso el pago de una deuda.

Para conseguir una hipoteca es habitual que se investigue el historial crediticio, nuestro siguiente concepto. Este historial no es otra cosa que el informe que emite una entidad especializada en esta función y que detalla los antecedentes, tanto de pagos como de impagos, de una persona o empresa. Con este instrumento, el banco evalúa la solvencia y capacidad de pago del peticionario y acepta o rechaza el préstamo hipotecario.

Continuamos en este sentido para ofrecer más información sobre el vocabulario utilizado en relación a las hipotecas, por entender que es un terreno ampliamente transitado por los usuarios y, por lo tanto, del que más información se necesita.

La amortización del capital se refiere a la cuota de un préstamo, es la parte correspondiente a la devolución del capital solicitado, entendiendo, por tanto, que el capital amortizado es esa parte del capital que ya se ha devuelto desde que se iniciaran los pagos del préstamo. El capital pendiente es aquella cantidad que nos quedaría por devolver del préstamo solicitado y que, lógicamente, disminuye a medida que se va amortizando el capital.

Un concepto más que queremos aclarar en relación a los préstamos hipotecarios es el del Euribor, una palabra que seguro todos habremos escuchado alguna vez, pero que muy pocos tenemos claro qué significa. El Euribor no es más que un índice de referencia, el más utilizado en nuestro país para otorgar préstamos hipotecarios. Es una lista que ofrece una representación de la media de los tipos de interés por préstamos de dinero que conceden los 64 bancos más importantes en la Unión Europea, es un índice que fluctúa, varía, en dependencia de la expansión o la retracción de la economía en términos de macro economía.

To Top