Los aspectos más relevantes sobre el contrato vinculación formativa, sus puntos fuertes y mucho más

contrato-vinculacion-formativa
Gestión Administrativa

Todo empresario quiere contratar a los trabajadores mejor preparados y formados para su negocio, pero existe otro camino que es formarlos según las necesidades de tu empresa.

Y para conseguir eso, se creo el contrato con vinculación formativa.

Pero no solo los dueños de las empresas se benefician, sino que los empleados también consiguen beneficios al ser contratados con él.

¿Quieres conocerlo todo sobre él?

Si es así, no te pierdas el post que hemos preparado en el que te contamos todo lo que necesitas saber: qué es, sus características, requisitos…

¡No nos dejamos nada!

 

¿Qué es el contrato con vinculación formativa?

Antes de empezar a contarte todo lo referente a este tipo de contrato, hay un detalle muy  importante que no podemos dejar pasar: el contrato a tiempo parcial ha sido derogado por el Real Decreto-Ley 28/2018, de 28 de diciembre de 2018.

O lo que quiere decir eso, que hoy en día ni puedes contratar ni ser contratado con él.

Ahora puede que te preguntes «¿qué sentido tiene hablar sobre algo que a día de hoy no es legal?«. La clave de todo está en  un detalle que no te hemos contado…

Porque sí, este contrato ha sido derogado, pero eso no significa que las personas contratas con él hayan pasado a ser trabajadores ilegales. De hecho, todo trabajador que tenga un contrato con vinculación formativa no ha visto afectada su situación en lo más mínimo.

Así que a ellos les puede interesar conocerlo en mayor profundidad (y a ti también, que el saber no ocupa lugar 😉 ).

Y respondiendo a la pregunta que encabeza este apartado, nosotros lo definimos de la siguiente manera:

Una modalidad de contrato cuya finalidad era aumentar la incorporación al mercado laboral de los jóvenes menores de 30 años desempleados, a través de una reducción para las empresas en las cuotas de la Seguridad Social.

O explicado de manera resumida, se trata de un contrato bonificado para reducir la tasa de desempleo juvenil. 

Si eres un lector asiduo a este blog, seguro que te suena al contrato de formación.

 

Requisitos para acceder al contrato a tiempo parcial con vinculación formativa

Igual que otros contratos bonificados (como por ejemplo, el contrato por interinidad o sustitución) para acceder a este era necesario que tanto la empresa como el trabajador cumpliera ciertos requisitos.

 

1. Para el trabajador

Empezamos por las características que debía cumplir una persona para poder ser contratada:

  • Ser menor de 30 años (o de 35 si tiene un grado de discapacidad igual o mayor del 33%).
  • Menos de 3 meses de experiencia laboral.
  • No tener un título oficial de enseñanza obligatoria, Formación Profesional o certificado de profesionalidad.
  • Estar inscrito en el programa de Garantía Juvenil.
  • Llevar al menos 12 meses inscrito como demandante de empleo dentro de los 18 meses anteriores a la formalización del contrato.
  • Venir de un sector laboral distinto al del nuevo empelo.

Si alguien cumplía todo eso, era un candidato apto.

 

2. Para la empresa

Si un negocio quería incorporar a un empleado a través de este contrato, se le exigía lo siguiente:

  • No haber despedido a nadie de manera improcedente en los últimos 6 meses (si quieres saber más sobre el despido improcedente, haz clic aquí).
  • Estar al día en sus obligaciones con la Seguridad Social y Hacienda, y mantener esa situación durante todo el periodo de contratación.
  • Que el nivel de empleo sea estable mientras dure el contrato hasta un máximo de 12 meses.

Por cierto, a pesar de que todo el tiempo hablamos de empresas, un autónomo también podía contratar con esta modalidad.

 

Características del contrato con vinculación formativa

Como hemos dicho, la idea de este tipo de contrato es que todas las partes saliesen ganando.

Por un lado, los jóvenes conseguían no solo acceder al mercado laboral, sino que también adquirían nuevos conocimientos y experiencia y por el otro, las empresas se ahorraban un dinero reduciendo costescontrolando sus gastos.

Y todo gracias a sus características:

  • Reducción de un 100% de las cuotas por contingencias comunes en la Seguridad Social. Para empresas con más de 250 trabajadores, la reducción era del 75%.
  • El trabajador era dado de alta de manera inmediata.
  • Cabía la posibilidad de que la formación también sea bonificada.

Esta claro que se trataba una relación win-win (como estas que vimos para resolver conflictos).

 

¿Quién no podía acceder a él?

Insistimos, a día de hoy nadie puede conseguir un trabajo con un contrato de vinculación formativa.

Pero en su momento, además de todo el que no cumpliese los requisitos de más arriba, había otras personas excluidas.

Primero, no te podían contratar si habías tenido un contrato indefinido en los últimos 24 meses en la misma empresa. Lo mismo ocurría si habías sido indefinido pero en otra empresa, solo que en este caso, el periodo bajaba hasta los 3 meses.

Y luego estaban los familiares que, en general, no era «contratables» hasta el segundo grado de consanguinidad.

Decimos en general, porque los autónomos sin empleados podían contratar a un familiar si este era menor de 45 años, no vivían juntos ni estaba a su cargo.

 

¿Cómo era la formación vinculada a este tipo de contrato?

En líneas general, el trabajador tenía la obligación de compatibilizar el trabajo y la formación, y para esto ayudaba que se tratase de un contrato a tiempo parcial (sin nunca exceder la media jornada).

Solo en un caso se permitíoa «saltarse» la obligación de compaginación, y es justificar haber recibido la formación necesaria en los 6 meses anteriores a la formalización del contrato.

Y para evitar fraudes de ley (como trabajar sin contrato), la formación debía estar relacionada con el puesto desempeñado y ser:

  • Formación oficial o patrocinada por los Servicios Públicos de Empleo.
  • Relacionada con idiomas, tecnología, comunicación, …

Sea cual sea, le ley exigía que se diesen como mínimo 90 horas.

 

¿Te ha afectado la derogación del contrato con vinculación formativa?

¿Eres un trabajador con contrato de vinculación formativa? ¿Tienes empleados en tu negocio con esta modalidad de contratación? Esas son algunas de las preguntas que lanzamos y que puedes contestar en los comentarios de más abajo.

¡Aunque puedes contarnos lo que quieras! Incluso los puedes usar para desahogarte si lo necesitas. 😉

To Top