Diferenciación entre competencias estratégicas y competencias específicas

Aspectos relacionados con el cliente
Gestión por competencias

Las competencias estratégicas son las que, más allá de su naturaleza intrínseca, son necesarios para el cabal cumplimiento de la misión, visión y objetivos estratégicos del negocio o la empresa. Son necesarias para conseguir unos buenos resultados en la empresa a medio y largo plazo.

Podemos decir que las competencias estratégicas son la disponibilidad de habilidades, know-how y talento para desempeñar las actividades que se requieren por la estrategia que tiene la empresa. De esta manera, se tiene que conocer las estrategias que se pretenden y las habilidades que son necesarias para los puestos que van a realizar esto.

Algunas de las principales competencias estratégicas es la atención y servicio al cliente, la visión comercial, orientación a resultados, capacidad organizativa.

Las competencias específicas se corresponden a comportamientos observables que se relacionan de forma directa con la utilización de teorías, conceptos y habilidades propias del puesto de trabajo o de lo que se requiere. Son habilidades específicas que se requieren en un puesto de trabajo concreto en el que se conocn las especificidades no sólo del puesto sino también de la empresa u organización. En la selección de personal se suelen tener en cuenta varias competencias específicas que debe cumplir el trabajador que ocupe ese puesto.

Algunas competencias específicas son: planificación, tolerancia al estrés, iniciativa o autonomía, análisis y solución de problemas, establecimiento de prioridades, escucha activa, etc.

Como podemos ver, existe una clara diferencia entre las competencias estratégicas y las competencias específicas. Las primeras son algo más global que además permite conseguir los objetivos de la empresa a medio y largo plazo, mientras que las otras se refieren más a las habilidades y conocimientos que se requieren en un puesto de trabajo en concreto. De esta manera, las primeras pueden orientarse más a la persona en relación con la empresa y las segundas a la persona en relación con el puesto de trabajo.

Tanto las competencias estratégicas como las específicas son muy importantes. Por eso mismo, en cada empresa se estudian en el proceso de selección de personal las que son más importantes cuando se está buscando a una persona, ya sea para un puesto vacante como para un puesto importante o directivo. Cada empresa necesita unas competencias concretas, llegando a ver que en distintas empresas del mismo sector o en un mismo puesto se pueden requerir diferentes competencias.

To Top