En qué consiste el concurso de acreedores

deudas concurso de acreedores
Economía y Empresa

El concurso de acreedores es un procedimiento legal que se produce cuando una persona física o jurídica se encuentra en situación de insolvencia por la que no puede hacer frente a todos los pagos que se deben. Se realiza cuando se producen situaciones de suspensión de pagos y quiebra. Se regula por medio de la Ley 22/2003 del 9 de Julio, Concursal, modificada por Real Decreto Ley 2/2009 de 27 de marzo.

Hay que tener en cuenta que en los últimos años se ha dado lugar a un aumento de concurso de acreedores en una cantidad muy importante. Es especialmente importante porque se realiza para que las finanzas del concursado se organicen con el fin de conseguir que el mayor número de acreedores cobren lo máximo posible.

Los presupuestos de la declaración de concurso son que el deudor sea persona natural o jurídica, o patrimonio de los admitidos como sujetos pasivos del procedimiento; que el patrimonio admitido es “la herencia”; y se excluyen entidades que integran los organismos públicos, organización territorial del Estado y demás entes de derecho público. Además, que el deudor se encuentre en estado de insolvencia por la imposibilidad de cumplir con regularidad sus obligaciones.

El concurso puede derivar en que se congele el pago de los créditos, y un equipo externo valorará si la situación financiera es pasajera o no. El concurso de acreedores implica que sigue operando la empresa, por lo que paga a sus trabajadores aunque no pague sus deudas. En caso de que la empresa no pague, tendría que hacerse cargo el Fondo de Garantía Salarial.

A los administradores concursales los nombra un juez siendo tres personas las que se hagan cargo de este puesto, de los cuales habrá un abogado con al menos cinco años de ejercicio, un auditor, economista o titulado mercantil y un acreedor. Estos identifican el patrimonio de la empresa para conservarlo en la medida en que se pueda, comprobando que no se hayan producido operaciones fraudulentas. Una vez que se acepta por el juez la petición de concurso de acreedores, tienen dos meses para valorar de la situación de la empresa, que según su complejidad se puede aumentar un mes más.

A la hora de cobrar, cobrarán primero los acreedores con privilegios (trabajadores, administraciones públicas y deudores con garantías reales).  Los siguientes son los que no tienen garantía de cobro, suministradores, proveedores, etc. Se puede reabrir un concurso dentro de los 5 años siguientes a la conclusión de otro anterior.

Hay que tener en cuenta que un concurso de acreedores no es una medida que pretenda perjudicar a las personas a las que debe la empresa, sino que buscan precisamente que los acreedores cobren lo máximo que puedan mediante la valoración de la situación de la empresa y el intento de lograr su supervivencia.

También te puede interesar...
To Top