¿En qué consiste el leasing? Descubre sus ventajas fiscales y por qué puede interesar más que un préstamo bancario

leasing empresas
Gestión Financiera

Siempre que necesitas algo cuyo precio no te puedes permitir, como un automóvil o un local, la solución número uno que viene a tu mente es alquilarlo. Estás acostumbrado al típico concepto de alquiler, pero aquí vamos a mostrarte otra opción que quizá no conozcas pero es muy ventajosa: el leasing.

Veremos en este artículo qué es el leasing, sus tipos, ventajas, inconvenientes y cómo afecta a la contabilidad de las empresas. Así que, si quieres descubrir opciones interesantes para tu compañía, quédate por aqui y sigue leyendo.

 

¿Qué es el leasing?

Si nos sigues desde hace un tiempo sabes que nos gusta empezar nuestros artículos con una definición, por tanto aquí te presentamos la definición de leasing, que tomamos de la Wikipedia.

El leasing es un contrato mediante el cual el arrendador traspasa el derecho a usar un bien a un arrendatario, a cambio del pago de rentas de arrendamiento durante un plazo determinado, al término del cual el arrendatario tiene la opción de comprar el bien arrendado pagando un precio determinado, devolverlo o renovar el contrato.

Por decirlo de manera muy resumida, el leasing es como un alquiler con derecho a compra. Cuando finalice el periodo de alquiler, la empresa tendrá 3 opciones:

  • Devolver el bien sin aprovechar la opción de compra.
  • Prorrogar el contrato de arrendamiento, generalmete con una cuota más baja.
  • Comprar el bien: el precio de compra será el valor residual. Este valor es la diferencia entre el precio de compra más gastos e intereses y el dinero que se ha pagado por el alquiler.

Parece una opción interesante, ¿verdad? Vamos a ver para qué tipos de bienes suele aplicarse.

 

leasing plan ocasion

 

Distintas modalidades de leasing

El leasing tiene distintas modalidades según los bienes a los que afecta. En las empresas tendremos leasing mobiliario y leasing inmobiliario. El leasing inmobiliario se refiere especialmente a los edificios (locales comerciales), mientras que en el leasing mobiliario se incluyen, sobre todo, los vehículos de transporte de viajeros (coches y furgonetas), equipos informáticos y maquinaria industrial.

 

1. Leasing inmobiliario

El leasing inmobiliario es un tipo de contrato de arrendamiento financiero que facilita la posible adquisición del bien inmueble por parte de la empresa. Se suele utilizar mucho para naves y locales.

El arrendador y el arrendatario firman un contrato, que permite al arrendatario utilizar un determinado bien inmueble a cambio del pago de unas cuotas en las que se incluyen los intereses.

El contrato tiene un plazo estipulado y al final del mismo el arrendatario tiene la opción de comprar el bien.

 

2. Leasing de vehículos

El arrendamiento financiero de vehículos es una opción cada vez más utilizada en empresas que hacen mucho uso de coches particulares, furgonetas o motos.

Al igual que en el caso anterior, se trata de un modelo de financiación cuyo objetivo es la compra del vehículo. Al finalizar el contrato existe la opción de comprar el vehículo pero no es obligatorio y se puede renunciar a ello. Si se decide comprar, habrá que abonar una cuota final que corresponde al valor residual del vehículo.

La modalidad de leasing para vehículos suele ser utilizada sobre todo por empresas y autónomos, no tanto por particulares. Los particulares no suelen hacer usos de los vehículos tan intensivos como las empresas, por tanto para estos es más rentable la compra de un vehículo.

Existen también otras clasificaciones de leasing. Veremos el leasing operativo, leasing financiero y retroleasing.

 

3. Diferencias entre leasing operativo y financiero

El leasing financiero es el alquiler con opción de compra, opción que se dará después de un tiempo de cuotas de alquiler, como hemos visto en el desarrollo del artículo.

Otro tipo es el leasing operativo. Aquí no se suele presentar opción de compra, solo excepcionalmente, y el precio de compra correspondientes es el del valor del bien.

El leasing financiero (o arrendamiento financiero) está pensado para que el bien arrendado pase a ser de la propiedad de quien paga el alquiler, sin embargo esto no es así en el leasing operativo o lo es como última opción.

El precio de compra en el arrendamiento financiero puede estar escrito en el propio contrato. Quizá no esté escrito pero puede calcularse porque estará explicado detalladamente cómo hacerlo, de tal forma que el valor final de compra tendrá relación con el valor del bien en el momento de la firma del contrato de leasing.

La compra en el leasing operativo es posible y será el valor comercial del bien. Este precio se determinará según el precio de los bienes similares en el mercado y considerando asimismo su antigüedad y estado de conservación.

Vamos a ver las diferencias entre ambos tipos de leasing en el caso de un coche.

El renting muestra el concepto de alquiler como siempre lo hemos conocido. Se trata de un contrato por un tiempo determinado para la utilización de cualquier bien. La propiedad de dicho bien es de una persona física o jurídica y quien alquila tiene derecho a utilizarlo. Si se trata de un coche, por ejemplo, el hecho de pagar la cuota de alquiler exime al arrendatario de los gastos asociados a gestión o mantenimiento.

El leasing es también un contrato de arrendamiento pero generalmente a largo plazo y con opción a compra cuando pase el plazo de arrendamiento. Se paga una cuota de entrada y una fija periódica. En el caso del leasing de coches, el arrendatario tiene que asumir los gastos de matriculación, averías, impuestos y los que surjan.

Para terminar, vamos a aclarar la terminología que podemos emplear en este ámbito. Al leasing operativo se le llama también renting y cuando nos referimos a leasing nos referimos a leasing financiero.

 

4. Retroleasing

Otra modalidad dentro del leasing es el retroleasing. Consiste en que una empresa vende uno de sus bienes a otra entidad para ser ese bien registrado automáticamente en un contrato de leasing financiero, por supuesto con opción a compra.

Se trata de un movimento de las empresas para aumentar su liquidez y transformar deudas a corto plazo en deudas a largo plazo. Esta modalidad fue popular pero está perdiendo atractivo tanto para las empresas como para los bancos.  Esta pérdida de atractivo se basa en la pérdida de valor de los activos, especialmente los inmobiliarios, lo cual significa menor liquidez para los empresarios y peor garantía para los bancos.

Otra de las razones del poco atractivo del retroleasing es el aumento de la morosidad.

De todas formas sigue siendo una opción válida para empresas con situaciones económicas críticas porque siempre les permitirá aumentar su liquidez.

 

leasing furgonetas

 

Ventajas y desventajas del leasing

En el mundo empresarial todo tiene sus ventajas y desventajas, por lo que vamos a ver las referentes al leasing.

 

1. Ventajas

Las ventajas del leasing se pueden resumir en lo siguiente:

  • Posibilidad de financiar hasta el 100% de la inversión.
  • No es una operación con riesgo comercial financiero a efectos bancarios porque el bien no está comprado.
  • Las PYMES lo utilizan mucho porque permite una renovación muy rápida de equipos tecnológicos y vehículos.
  • Se pueden obtener ventajas fiscales importantes.

Vamos a centrarnos en este último punto. ¿Cuáles son las ventajas fiscales del leasing?

Para empezar, sabemos que el valor de las cuotas de total del bien puede deducirse como gasto, con la excepción del pago del valor residual del bien. Por tanto las cuotas de amortización pueden tomarse como gasto tributario.

Para que una empresa obtenga beneficios fiscales del arrendamiento financiero, el contrato debe cumplir las siguientes condiciones:

  • Que los bienes arrendado sean afectos a la actividad, esto es, que se utilicen para el funcionamiento diario del negocio.
  • El contrato de leasing tiene que incluir siempre la opción de compra.
  • Dicho contrato tiene que tener una duración mínima de 2 años para bienes muebles y 10 años para bienes inmuebles.
  • Las cuotas deben figurar en el contrato, junto con el IVA, y diferenciar entre la recuperación del costo del bien y la carga financiera.

Si se cumplen todos estos puntos, entonces es cuando el leasing tiene ventajas fiscales. Vamos a ver estas ventajas en los que se refiere a IRPF y a IVA.

Las cuotas pagadas por el leasing podrán deducirse al calcular el IRPF siempre que el bien se utilice solo para la actividad empresarial. En este caso hay que recordar que la cuota del leasing incluye dos conceptos deducibles: la carga financiera que se paga al arrendador y la recuperación del coste del bien.

El cuanto al IVA, la ley permite deducir las cuotas de IVA debido a que, en caso de realizar la compra final, se tratará de una compra diferida.

Para la deducción del IVA también es necesario que el bien solo se utilice para la actividad empresarial. Para los coches, por ejemplo, se acepta incluir solo el 50% de IVA cuando se haga uso personal y profesional del vehículo, aunque la ley no lo contemple específicamente.

 

2. Desventajas

El leasing presenta los siguientes inconvenientes:

  • La cancelación del contrato de arrendamiento financiero incluye el pago de una penalización.
  • Solo se puede acceder a la compra del bien una vez finalizado el contrato.
  • Tiene mayor costo de la deuda en comparación con un crédito bancario convencional. Generalmente la cuota del préstamo es más asequible que la del leasing, pero esta última opción tiene más ventajas fiscales.
  • En muchas ocasiones no se incluyen servicios adicionales en el precio del contrato. Esto es típico de los automóviles, ya que la empresa que está pagando el arrendamiento tiene también que pagar seguros, mantenimiento y reparaciones. Esto supone más dinero en comparación con el renting.

Ahora que ya conocemos las ventajas y los inconvenientes, vamos a ver algo que se intuía en el desarrollo del artículo, y es cómo afecta un leasing en la contabilidad de una empresa.

 

leasing para particulares

 

Cómo afectan las operaciones de leasing en la contabilidad

Para ver cómo hay que hacer la contabilidad vamos a tomar un caso de leasing inmobiliario.

El arrendatario que suscribe el contrato registrará los activos según su naturaleza. El registro se hará en la casilla 210 (terrenos y bienes naturales), donde se colocará el importe del bien. En la casilla 211 (construcciones), se pondrá el importe de la construcción, registrando un pasivo con el mismo importe. En este pasivo se separará la parte de corto plazo de la parte de largo plazo.

Los intereses se distribuirán a lo largo del plazo de arrendamiento, inputándose a la cuenta de pérdidas y ganancias del ejercicio correspondiente.

Por tanto los asientos quedarán de la siguiente forma en el momento de formalizar el contrato de leasing:

En el debe:

  • 210: terrenos.
  • 211: construcciones.

En el haber:

  • 524: Acreedores a corto plazo por arrendamiento financiero.
  • 174: Acreedores a largo plazo por arrendamiento financiero.

Los asientos que se deben rellenar por el abono de las cuotas de leasing son:

En el debe:

  • 524: Acreedores a corto plazo por arrendamiento financiero.
  • 662: Intereses de deuda.
  • 472: Hacienda (21% IVA).

En el haber:

  • 572: Bancos e instituciones de crédito.

Al cierre del ejercicio, generalmente el 31 de diciembre, se contabiliza la amortización de la construcción. La amortización contable no coincidirá con la fiscal. También habrá que reclarificar la deuda del largo al corto plazo.

En el debe:

  • 681: Amortización del inmovilizado material.
  • 2811: Amortización acumulada de construcciones.

En el haber:

  • 174: Acreedores a largo plazo por arrendamiento financiero.
  • 524: Acreedores a corto plazo por arrendamiento financiero.

Otra opción que podemos tener es el alquiler de un bien mueble como un vehículo. En esta ocasión, vamos a mostrarte cómo habría que rellenar los asientos contables con el siguiente vídeo. Te recomendamos que lo veas entero porque en menos de 10 minutos te explica la contabilidad también en casos de renting.

 

 

El leasing es una forma de iniciar una actividad cuando la capacidad económica de la sociedad no es fuerte

Esta alternativa es una buena opción para las empresas que quieren iniciar su actividad pero no tienen suficiente dinero para adquirir bienes que supongan una gran inversión económica.

De esta manera el arrendamiento financiero se convierte en un método de financiación alternativo al que puede acceder la empresa, en ocasiones una alternativa mucho más interesante que un préstamo bancario.

¿Conocías el leasing? ¿Has disfrutado de sus ventajas? Vamos, no te cortes y cuéntanoslo en la zona de comentarios.

También te puede interesar...
To Top