Evaluación del desempeño, la mejor forma de medir cómo de bien funciona tu negocio

evaluacion-del-desempeno-laboral
Recursos Humanos

En tu negocio cada vez sois más, ¡y eso es bueno! Pero claro, cada vez se hace más difícil controlarlo todo por ti mismo.

El trabajo va saliendo adelante, pero tú quieres saber si están cumpliendo los objetivos que has marcado o si tus empleados están rindiendo como deben, algo imposible con la cantidad de tareas que requieren tu atención.

Y cada vez pinta peor poder dedicarle un rato a algo tan importante… ¿qué puedes hacer?

Nosotros te proponemos que incorpores a tu empresa una técnica que se conoce como evaluación del desempeño. Gracias a ella, te será más fácil conocer cómo está funcionando tu negocio y qué pasos dar para que vaya a mejor.

¿Quieres algo así? Seguro que sí. 😉

 

¿Qué es la evaluación del desempeño?

Si eres un visitante asiduo de nuestra página web, ya sabrás que nos encanta empezar a explicarlo todo con la definición de la Wikipedia. Y esta vez no iba ser distinto. 😉

La evaluación del desempeño o evaluación del rendimiento es un sistema formal para estimar el cumplimiento de las obligaciones laborales de un empleado. Es un proceso que sirve para juzgar o estimar el valor, la excelencia y las competencias de una persona, pero, sobre todo, la aportación que hace al negocio de la organización

Dicho con otras palabras, se trata de una técnica que aporta información sobre si los empleados están cumpliendo los objetivos que la empresa les ha marcado.

Esta medición se hará de una forma cuantitativa y cualitativa y, en función del resultado que dé, los encargados deberán tomar ciertas decisiones:

  • Bajo: si los objetivos no se alcanzan, se aplicarán medidas que motiven a los empleados y ayuden a corregir esta situación.
  • Alto: en caso de haberlos alcanzado, hay que centrar los esfuerzos para que todo siga así.

Es decir que, ocurra lo que ocurra, la evaluación del desempeño aporta información valiosa.

 

Los indicadores de la evaluación del desempeño

Es lo que se utiliza para medir y analizar factores ligados a este como:

Y en general, cualquier aspecto que valores en tu compañía. Los indicadores se dividen en dos grupos: estratégicos y de gestión.

 

1. Indicadores estratégicos

Son los que se usan para:

  • Medir el número de objetivos cumplidos.
  • Tienen peso a la hora de elegir las estrategias que se tomarán.
  • Indican si el camino elegido está funcionando o hay que cambiar algo

Entre otros muhcos.

 

2. Indicadores de gestión

En este caso, están más enfocados a:

  • Tener conciencia de los avances logrados.
  • Aportan datos sobre todo lo que haya ocurrido.

Por poner algunos ejemplos.

 

Ventajas que aporta la evaluación del desempeño

La evaluación del desempeño es una de esas herramientas con la que todas las partes se benefician.

¿No nos crees? Te lo demostramos a continuación.

 

1. Ventajas para la empresa

Empezamos primero por todo lo bueno que aporta a tu negocio contar con ella:

No está mal, ¿verdad?

 

2. Ventajas para los jefes

Si tienes un equipo a tu cargo, la evaluación del desempeño te ayuda a ser mejor líder:

  • Consigues transmitir mejor a los trabajadores a tu cargo qué quiere la empresa.
  • Te da una herramienta para medir de forma cuantitativa a tus subordinados.
  • Al saber los objetivos a cumplir, puedes guiar a tu equipo hacia el cumplimiento de estos.

En definitiva, facilitará algo tan complicado como ser un buen jefe.

 

3. Ventajas para los trabajadores

Cuándo decíamos que todos se beneficiaban, no exagerábamos. Tus empleados trabajarán mejor gracias a aspecto como:

¡Ventaja sobre ventaja!

 

Cómo medir el desempeño en tu empresa

Después de ver todo lo bueno que aporta a tu negocio contar con esta técnica, imaginamos que querrás implantarla. Para que lo hagas de forma correcta, te mostramos los pasos que debes seguir.

 

1.  Establece objetivos que se puedan medir

Es básico para saber si se están alcanzado las metas propuestas, que están se puedan medir.

Además, si estás pensado que esta tarea la debe llevar a cabo el jefe en su despacho él solo, te equivocas. Es necesario que se decida en consenso con sus subordinados más directos y establecer el periodo en que se medirá.

Por último, también deben de elegirse en este paso los indicadores que se usarán y cómo se calcularán.

Recuerda, deben estar en consonancia con la meta que la empresa quiere alcanzar y cumplir tres premisas:

  • Medibles
  • Alcanzables en el periodo establecido.
  • Específicos.

Si cumplen esos tres requisitos, ya puedes pasar al siguiente paso.

 

2. Establece el comportamiento esperado

Como los objetivos pueden ser muy subjetivos, es importante también dejar por escrito cómo quieres que sean las conductas de tus empleados.

Porque no es lo mismo una persona que va cada día al trabajo y cumple sus objetivos sin más, que otra que:

  • Ayuda a los demás compañeros en sus dudas o problemas.
  • Genera buen ambiente.
  • Proponer soluciones o mejoras.
  • Expresa su opinión de forma constructiva.

Eso son solo algunos ejemplos del comportamiento que puedes buscar entre tus trabajadores y, que debes plasmar en la evaluación del desempeño.

 

3. Seguimiento

Como superior, tu labor no termina una vez que se ha empezado a medir y te olvidas de ella hasta que se alcance la fecha que se marcó como fin .

Durante todo ese tiempo, debes realizar un seguimiento de tus subordinados, no solo para ver cómo va el proceso, sino para ayudarles en todo lo que necesiten.

Y de vez en cuando, no está de más que hagas una revisión para comprobar cómo van y ver si se alcanzarán las metas propuestas o no.

Pero no pierdas de vista algo, lo importante en este paso es estar ahí para tus empleados y servirles de apoyo para que todo salga según lo acordado.

 

4. Evaluación

No se trata de juzgar a las personas como cuando estábamos en la escuela y el maestro, si no llevabas los deberes, te ponía un cero y llamaba a tus padres.

Se hayan logrado cumplir los objetivos o no, esta fase de lo que se trata es de ver qué se ha hecho bien, qué se ha hecho mal y cómo se puede mejorar.

De esta manera, para la próxima vez tus empleados trabajarán mejor.

 

5. Reconocimiento

Como ya sabes, el trabajo por objetivos es una de las mejores maneras de motivar a tus empleados. Pero de nada servirá si al final de mes, tus trabajadores no ven recompensa en su sueldo.

Aunque no te confundas, no siempre se busca el reconocimiento por medio del dinero. En muchas ocasiones, un reconocimiento público es también una manera excelente de premiar a tus subordinados.

 

 ¿Conocías la evaluación del desempeño?

Hasta aquí el post sobre esta estupenda técnica para que conozcas un poco mejor tu negocio. Se acabo esa sensación de no saber lo que ocurre en tu propia casa… ¡por fin!

Ahora te toca a ti, cuéntanos en los comentarios si la vas a implantar, si ya la utilizas o cualquier otro pensamiento que tengas en la cabeza.

¡Queremos leerte!

También te puede interesar...
To Top