Gestión de cobros, la llave para que tu negocio no se hunda a pesar de que los clientes no paguen

gestion-de-cobros
Gestión Financiera

Todo el que empieza un negocio propio se enfrenta a la posibilidad de que los clientes no paguen sus facturas. Es duro, pero es así.

Para evitarlo (o hacerlo más llevadero) hemos preparado este post en el que hablamos sobre la gestión de cobros, una herramienta que ayuda a que, cuando esto ocurra, estés preparado y puedas afrontarlo de la mejor manera posible.

Es información importante para cualquier empresa pero, si estás empezando, debes leerlo sí o sí. Es la piedra con la que chocan muchos negocios y hunde nada más empezar.

Además, ¿hay algo más molesto que no te paguen por tu trabajo?

 

Definición de gestión de cobros

Según la Economipedia, la gestión de cobros consiste en:

Las tareas administrativas y financieras orientadas a la captación de recursos monetarios procedentes de una transacción económica o mercantil.

O dicho en un lenguaje más llano, son todas las acciones que un negocio lleva a cabo relacionadas con la tesorería. Eso de forma general y, una de sus tareas más comunes, consiste en asegurar que los clientes pagan las facturas en tiempo y, en caso de que no sea así, asegurar que la deuda no prescriba.

En definitiva, se trata de una herramienta indispensable para la gestión financiera de cualquier empresa.

 

¿Qué importancia tiene para tu negocio una correcta gestión de cobros?

No tener un área de tu empresa encargada de la gestión de cobros es como ponerte palos en la rueda a ti mismo. ¿No nos crees? Mira todo lo que puede ocurrirte si no te pagan por tu trabajo:

  • Pierdes dinero: algo lógico, pero no podíamos dejarlo pasar porque es lo que desencadena el resto de problemas.
  • Aparece el síndrome de Burnout: por mucho que trabajes en lo que te gusta, si al final de mes tu cuenta bancaria no sube, acabas “quemado” y abandonando (puedes leer más sobre este síndrome aquí).
  • Tu crecimiento se estanca: si no tienes ni el dinero ni las ganas de seguir, es obvio que tu empresa no crecerá.
  • No obtienes margen de beneficio: que es la gasolina que toda empresa necesita para seguir funcionando(descubre más sobre él en este enlace).
  • Los proveedores no quieren trabajar contigo: si a ti no te pagan, tú no puedes pagar a tus proveedores por lo que acabarán abandonándote, lo que afecta a tu cadena de suministros.

¿Qué te parecen? Para nosotros son motivos más que suficientes para que tu empresa haga una gestión de cobros lo más eficaz posible, ¿para ti no?

 

Cómo conseguir una gestión de cobros eficiente

Una vez está claro que la gestión de cobros es algo que no puedes pasar por alto, llega el momento de ponerse manos a la obra. Y para que no empieces en frío, a continuación te contamos los pasos esenciales que debes dar sí o sí.

 

1. Primero, fíjate en ti mismo

La base de todo es conocer tu negocio como si fuese la palma de tu mano. ¿A qué nos referimos? A que te preguntes, por ejemplo:

  • ¿Cómo está estructurado tu empresa?
  • ¿Cuánto dinero facturas?
  • ¿A qué sector perteneces?
  • ¿Vendes por Internet o en tienda física?
  • ¿Cómo envías los pedidos a tus compradores?
  • Y cualquier otra que se ocurra

El tema está en que solo puedes conseguir una estrategia de gestión de cobros eficiente si se adapta a la perfección a tu empresa. Si no es así, las posibilidades de meter la pata aumentan bastante. 😉

 

2. Observa a tu competencia

Salvo en casos de monopolio, lo normal es que existan otros negocio que realicen tu misma actividad. Pues debes fijarte en ellos para elaborar tu estrategia de gestión de cobros lo mejor posible.

Te ponemos un ejemplo.

Imagina que en tu sector está establecido en 20 días el margen para que un cliente pague su factura. Si tú bajas ese plazo a 10 días, es posible que las personas no opten por tu marca y se vayan a la competencia.

Aunque claro, eso no es nada que no pueda solucionar una buena estrategia de ventas.

 

3. Ten claro tu cartera de clientes

¿Quieres trabajar con pequeñas empresas o irás a por los peces más gordos? O quizás lo tuyo es la administración pública… Optes por lo que optes, es algo que debes revisar.

Ten en cuenta que, por ejemplo, una compañía muy grande es poco probable que te deje una factura sin pagar pero, por otra parte, tienen sus propios requisitos y tendrás que amoldar tu estrategia de gestión de cobros a lo que ellos digan o sentarte a negociar.

Lo que queremos decirte es que cada uno tiene sus “pros” y sus “contras” y es importante que las conozcas.

 

4. ¿Qué dice la legislación?

Conocer las leyes del país en el que operas no es que sea importante… es vital. Porque si aparecen impagos o cualquier otro problema que surja, si tu negocio cumple con los requisitos establecidos en la ley, ante cualquier disputa tienes las de ganar.

Y eso te ahorra muchos dolores de cabeza. 😉

 

5. Cómo actuarás frente a una deuda

Algo que también hay que dejar por escrito es qué harás en caso de que un cliente te deje una factura sin pagar y cuál es el procedimiento que seguirás:

  • ¿Le darás más tiempo para que pague?
  • ¿Ofrecerás facilidades en el pago?
  • ¿Optarás por empresas especializadas en el cobro de deudas?

El camino que escojas da igual (hasta cierto punto, claro) porque lo importante es que este apartado se lo dejes claro a todos tus clientes. Además, tiene que estar un sitio visible y escrito de tal manera que todo el mundo lo entienda.

Si lo haces así, nadie podrá echarte en cara nada.

 

Y tú, ¿cómo llevas la gestión de cobros?

Como no tenemos nada más que añadir sobre este tema, ahora queremos escucharte a ti. Cuéntanos cómo haces la gestión de cobros en tu empresa o, si no lo hacías, si darás el paso después de haber leído todo lo que te hemos contado.

Para ello, basta con que bajes un poco más y estarás en la sección de comentarios.

¡A por ellos! 😉

To Top