Fintech: la revolución tecnológica de las finanzas

fintech
Instrumentos Financieros

La crisis económica que recientemente ha afectado a países europeos como España, Italia, Portugal o Grecia y la evolución tecnológica que no se detiene en los últimos años han supuesto el impulso del concepto financiero del Fintech.

Probablemente lo has escuchado más de una vez, pero todavía no te habías parado a buscar qué significa el término fintech. Pues bien, no es otra cosa que el vocablo utilizado para contraer las palabras inglesas “finance” y “technology” y agrupa todo el sinfín de productos, aplicaciones y startups del sector de las finanzas que han ido surgiendo con fuerza durante estos últimos años.

Si atendemos a la definición elaborada por el Club Fintech de Wharton, las fintech son todas aquellas empresas tecnológicas capaces de ofrecer productos o servicios que sirven para que el mercado financiero sea más eficiente.

Pedir un préstamo, realizar una transferencia o analizar las cuentas de la empresa ya son acciones que pueden realizarse en un solo clic desde cualquier dispositivo móvil y eso es gracias al surgimiento de este tipo de tecnologías que permiten la gestión del dinero de forma sencilla y eficiente.

Solo en España terminamos el pasado año con la creación de más de 200 startups tipo fintech en las que destacan, sobre todo, las asociadas al segmento del crowfunding, el Big Data o la gestión del dinero (información financiera, cobros y pagos).

Y es que las innovaciones digitales han sido la causa principal que ha desencadenado la utilización de la tecnología y los conocimientos sobre consumidores y empresas para desarrollar aplicaciones y plataformas que faciliten las gestiones del dinero en el día a día. De hecho, el 21,5%.

Crédito rápido o financiación vía crowdfunding

No es noticia que el mercado español, hasta hace bien poco, disponía de opciones muy limitadas cuando se hablaba de financiación, tanto a nivel personal como empresarial.

Actualmente eso ha cambiado y mucho gracias al auge del minicrédito y de las plataformas online dedicadas a poner a disposición de los usuarios, los cuales se convierten en prestatarios, de créditos rápidos de hasta 3.000 euros que son clasificados como créditos al consumo.

El consumidor ya no solo depende de su entidad bancaria de toda la vida para recibir liquidez inmediata sino que gracias a las famosas fintech, ahora es más fácil que nunca conseguir un crédito de 300, 600, 1.000 e incluso 3.000 euros.

Pero el crédito rápido no es la única opción de financiación que ha surgido en los últimos años. El capital privado y las plataformas de crowdfunding, dirigidas a conseguir financiación para proyectos, startups, pymes o nuevos emprendedores con una idea innovadora, han sido clave para el inicio de muchos negocios recientes.

El micromecenazgo o crowdfunding, también conocido como financiación colectiva, es uno de los sistemas de financiación más novedosos que, obviamente, se enmarcan dentro de lo que se conoce como fintech.

Se trata de un tipo de financiación de proyectos que pone en contacto a emprendedores que necesitan fondos para llevar a cabo su idea con prestamistas que buscan una inversión que genere rendimiento. Dicha inversión se produce a partir de la emisión de valores o participaciones sociales y para que tenga lugar el beneficiado de la ayuda económica debe hacer pública su pretensión de recibir financiación para su proyecto.

Existen muchos tipos de crowdfunding, pero algunos de los más populares son los musicales, para financiar discos o videoclips; los empresariales, para financiar proyectos o ideas de nuevos productos; o los personales, para realizar gastos compartidos (la última novedad en regalos para bodas)

La revolución que el fintech ha supuesto para el sector de la financiación no se puede negar. Eso sí, es importante dejar claro que no todos los usuarios que intentan conseguir financiación por medio de un crowdfunding lo consiguen. De hecho, hace falta rebosar creatividad y motivación, dejar a un lado los miedos, contar con testimonios de gente importante y una buena presentación de la idea para que los principales interesados en financiar proyectos se fijen en el tuyo.

Pagos online con Paypal

¿Qué vamos a decir de Paypal? Según su propio cofundador, Diego Bestard: “Paypal es el abuelo de las fintech”.

Probablemente ya conoces esta plataforma de pagos online a través de la que se pueden realizar envíos y recepciones de dinero entre usuarios de diferentes países. Tu cuenta Paypal está asociada a tu cuenta bancaria o a una tarjeta de débito y no resulta necesario disponer de dinero en tu cuenta Paypal para poder emitir pagos o recibir cobros.

Paypal no es la única plataforma de pagos online, pero sí es el método de pago online más popular o, al menos, la más utilizada en España. Sin embargo, en otros países han surgido con fuerza aplicaciones similares como Payoneer (cuyas cuentas, además, pueden asociarse con las de Paypal).

En definitiva, la era del fintech sigue extendiéndose durante este año 2017 y probablemente seguirá creciendo durante todo 2018. Y es que el mix de la tecnología y las finanzas ha sido uno de los mejores descubrimientos no solo a nivel personal, sino para empresas, bancos y negocios que quieren sacar una rentabilidad de su dinero.

También te puede interesar...
To Top