Las necesidades e importancia de la formación en las empresas

Formacion continua dentro y fuera de la empresa
Formación Empresarial

En los últimos meses, el 86% de las empresas europeas han recortado o congelado sus inversiones en actividades de formación, y todo esto pese a que no es fácil encontrar empleados cualificados. Esto es todavía más importante sabiendo que sólo el 18% de las empresas tienen planeado aumentar el presupuesto en formación para el próximo año.

Las empresas están recortando gastos donde más necesitan invertir, lógicamente porque si no existe suficiente mano de obra cualificada hay que cualificarla, lo que hace que sigan sin existir empleados cualificados para muchas empresas. Es necesaria la formación porque las empresas deben invertir en capital humano, y esto es algo que incide directamente en el beneficio de las empresas.

El verdadero valor de la formación

Muchas empresas subestiman el valor de la formación, de hecho hasta pueden llegar a considerarla una pérdida de tiempo, otras piensan que formando a sus trabajadores se irán yendo a otras empresas.

Pero lo cierto, es que la formación es una de las principales inversiones en las que tiene que considerar la empresa para crear trabajadores formados y con mayor rentabilidad a la vez que se consiguen empleados fieles y contentos.

Muchas empresas consideran la formación como un gasto cuando en realidad es una inversión, ya que se da una cantidad económica a cambio de que el trabajador tenga unos nuevos conocimientos relacionados con su trabajo que le permitan adquirir mayores destrezas y realizar su trabajo de forma más efectiva y rápida. Además, si se recurre a la Fundación Tripartita para el empleo utilizando los gastos de formación en la seguridad social incluso se puede acceder a formación de los trabajadores sin pagar a mayores o pagando mucho menos.

La formación se puede dedicar a muchos fines: a mejorar los conocimientos y habilidades de los trabajadores, a preparar trabajadores para la formación, crear formación para preparación de la jubilación, formación para la expatriación, formación para el cambio, formación para la selección de cara a un nuevo trabajo, formación para la introducción de nuevas herramientas y tecnologías y otras opciones formativas.

Las ventajas de formación para la empresa
Teniendo en cuenta al personal:

  • Aumento de la puntualidad
  • Menor absentismo laboral
  • Menos abandonos del puesto de trabajo
  • Mayor satisfacción laboral
  • Mejor clima laboral
  • Menor rotación del trabajo
  • Mejora de la motivación del trabajador de cara a la empresa y a su trabajo

Relacionadas con la actividad laboral:

  • Mayor calidad en el trabajo
  • Mayor cantidad de trabajo en menor tiempo
  • Menos piezas defectuosas
  • Menos desechos de materias primas
  • Mejor atención al cliente
  • Menos tiempos muertos en el trabajo
  • Menos averías

Con respecto a la dirección de la empresa:

  • Mayor clima de trabajo
  • Mejor comunicación horizontal y vertical en la empresa
  • Mayores facilidades para introducir nuevas tecnologías
  • Mayor conocimiento de las personas más valiosas y que pueden promocionar en la empresa

Otra nueva necesidad formativa de las empresas

En la actualidad, las empresas encuentran dificultades para salir adelante y parece ser que son pocas las cosas que se pueden hacer contra esto. Existe una nueva alternativa para las empresas que se traduce en una necesidad formativa de los trabajadores, y es ofrecer servicios complementarios en la empresa.

Si la empresa ofrece otras opciones que se complementan con sus funciones, los trabajadores deben adaptarse a esta novedad introducida, y la mejor manera de conseguir esto es mediante la formación. También la introducción de nuevas tecnologías para hacerse más competitivas puede derivar en necesidades formativas.

Por qué mi empresa necesita formación

Todas las empresas necesitan formación porque siempre hay algo que innovar, algo que mejorar, hay novedades en el sector y además a mayor formación mayor es la competitividad de la empresa.

Es necesario estudiar las necesidades formativas de la empresa sabiendo cuáles son los fallos y errores que existen en la empresa y se pueden subsanar por medio de la formación. Esto puede ayudar a mejorar muchos aspectos de la empresa y lograr una mayor competitividad.

Los programas de formación de la empresa ayudan a los trabajadores a mejorar su formación, sus capacidades y a ofrecer un mayor rendimiento en el trabajo, ya que conocerán nuevos aspectos relacionados con su trabajo. Los trabajadores se sienten más a gusto en el trabajo ya que sienten que forman parte de la empresa, se vuelven más seguros de sí mismos y son más efectivos en el trabajo.

To Top