Lease back, un método más para financiar las empresas

Gestión Financiera

Por todos es bien sabido lo que sucede a la hora de ir a solicitar una póliza de crédito, reestructurar la deuda que ha sido contraída con nuestra empresa o la línea de descuento. Una gran parte de las empresas no son bien recibidas a la hora de solicitar ayudas económicas o financiación que nos facilite tirar hacia delante nuestros negocios.

Las contantes negativas de los bancos, y las condiciones y garantías desorbitadas que nos exigen son sólo algunas de las muchas situaciones que nos encontraremos a la hora de ir a nuestro banco a pedir financiación. Pero como empresa, debemos saber que si contamos con una serie de activos fijos, y con ello nos referimos a vehículos de empresa, mobiliario, maquinaria o bien locales, ello nos puede suponer tener un as bajo la manga, un as conocido como Lease back.

El Lease back es una fórmula de financiación que se basa en la transferencia de la propiedad de los bienes que son titularidad de la empresa a una entidad financiera, recibiendo la cantidad de dinero que se pacte por la mencionada transferencia de titularidad, de tal modo que logramos garantizarnos su uso mediante la firma de unos contratos de leasing y pagar una cuota mensual por la utilización de dichos bienes. Esta fórmula nos permite ejercitar la opción de compra (algo que no ocurre con otros métodos como el renting que únicamente permiten alquilar).

Generalmente, el Lease Back se emplea en inversiones inmobiliarias dentro del negocio como ocurre en el caso de las oficinas, naves industriales, etc., ya que en un principio se presupone revalorización de los activos. Las ventajas que presenta este tipo de financiación son muchas, ya que nos proporcionan los bienes como garantías a lo largo de toda la operación, permitiendo obtener la financiación necesaria. Es habitual conseguir el 100% de financiación del valor del bien, siendo la duración del contrato y las cuotas mensuales a pagar totalmente negociables, siempre con el límite de la vida útil que poseen los bienes que son objeto de contrato.

Este método de financiación nos permitirá lograr el importe necesario para poder desarrollar y financiar la actividad normal de la empresa, sin por ello tener que comprometer la viabilidad de la empresa, ya que seguiremos teniendo a nuestra entera disposición todas las herramientas e instrumentos productivos necesarios de la misma. Tampoco podemos olvidarnos que el leasing nos ofrece muchos beneficios a nivel fiscal, para lo cual es mejor informarse en el banco o caja, o bien en las entidades financieras de leasing, donde pondremos fin a todas nuestras dudas.

Evidentemente que no es todo oro lo que reluce, ya que evidentemente se trata de una método de financiación que implica cumplir mensualmente con las cuotas acordadas a un  largo plazo, un compromiso que debe tenerse en cuenta. Y es que si no conseguimos mejorar las cuentas de la empresas y aumentar sus beneficios, nos encontraremos en una situación mucho peor que la inicial, ya que no sólo tendremos que pagar las cuotas mensuales, sino que no contaremos con ningún activo de la empresa ni tendremos liquidez suficiente.

También te puede interesar...
To Top