Los 12 errores más frecuentes que cometen muchos autónomos

El trabajador freelance
Emprendedores

A la hora de iniciar, y a la hora de continuar, un negocio o una iniciativa se producen muchos errores, errores que no tienen por qué ir a más o errores que pueden ser fatales. La única forma de prevenir estos errores es conocerlos y actuar contra ellos, para ello sirve de mucha ayuda conocer cuáles son los errores más frecuentes que suelen cometer los emprendedores al inicio de sus actividades.

  1. Uno de los principales errores que cometen muchos autónomos es no saber diferenciarse de la competencia, copiar a la competencia o no saber crear algo diferente. La mayor clave del éxito consiste en saber destacarse.
  2. Para poder emprender hay que saber emprender, hay que tener manera de emprendedor, y es que hay muchas personas que aún siendo autónomas tienen la mentalidad de personas que trabajan para otras. Es tu negocio y tú mandas, tenlo claro en todo momento, los clientes no son jefes aunque sí hay que saber cómo tratarlos. No se es empleado del propio negocio sino el jefe.
  3. No hay que tomarse el negocio a la ligera. Ser autónomo no va a ser, como piensan algunos, como no se tiene horarios se puede trabajar las horas que se quiera y en el momento que se quiera. Es más complicado que eso, hay libertad de horarios pero difícilmente una persona se va a ganar la vida trabajando una o dos horas diarias, de hecho muchos autónomos trabajan más que trabajadores por cuenta ajena.
  4. El punto contrario a este es el no concederse tiempo para sí mismo. Hay que ganarse la vida, proyectos que realizar, tareas pendientes y, en definitiva, mucho trabajo, y si no lo hay se debe dedicar tiempo a buscar nuevos trabajos. No concederse tiempo para sí es un error que cometen muchísimos autónomos. Hay que disponer un tiempo para relajarse, hacer alguna actividad de ocio o hacer lo que más guste, ya que de lo contrario puede afectar psicológicamente a la persona por medio de nervios, estrés, ansiedad o cualquier otra situación. No hay que ser adictos del propio trabajo, por mucho que el trabajo exija.
  5. Aceptar todos los trabajos que aparecen. Es un error que se suele cometer al principio, y tal como están las cosas aún a día de hoy por muchos años que se lleve en un negocio, y es que muchos autónomos acaban aceptando cualquier propuesta que les ofrezcan. Por no quedar mal, por ganar clientes, por ganar más dinero, por contar con experiencia, por lo que sea, se acaban aceptando todos los proyectos aunque no se puedan llevar a cabo, aunque ello haga que se dedique más tiempo del que se debería al trabajo y, en muchas ocasiones, aunque la paga sea baja. No hay que aceptar más de lo que se puede afrontar ni tampoco hay que infravalorar el propio trabajo. Hay que estudiar todas las ofertas, seleccionar las mejores y llevarlas a cabo, siempre bajo un presupuesto que se ha determinado con antemano, si el cliente no acepta tus tarifas ya habrá otros clientes, parece fácil de decir pero con el tiempo muchas personas acaban entendiéndolo.
  6. No progresar, no estudiar, no avanzar. Muchos se quedan simplemente en los conocimientos que tienen, en los trabajos en los que ya se sienten cómodos en realizar, sin darse cuenta de que las cosas avanzan, la tecnología evoluciona, los conocimientos requeridos cada vez son mayores. Se puede durar un tiempo sin darse cuenta de este aspecto, pero al final o se asume y se dedica tiempo a la formación o se acaba con el fracaso del negocio.
  7. Uno de los errores más frecuentes es a la hora de planificar un presupuesto o hacer previsiones económicas. En ocasiones, por desconocimiento o inexperiencia, se acaban haciendo previsiones erróneas y con ello perdiendo dinero. La experiencia será la que después haga valorar bien las cosas, pero hasta entonces hay que aprender a valorar todos estos aspectos. No se debe ser optimista con las previsiones de ventas, no se debe valorar de menos un trabajo, se debe intentar conocer el tiempo que puede llevar un proyecto y si se puede afrontar realmente.
  8. La definición del negocio es muy importante, y muchos autónomos se adentran en un negocio sin hacer clarificado la línea de negocio, lo que hace que pueda haber cambios y contradicciones. Hay que tener claro qué se quiere abarcar y qué se va a hacer, saber qué se hace y a dónde se va.
  9. Los errores a la hora de planificar los objetivos suelen ser muy frecuentes, bien porque se quieren abarcar demasiados objetivos o porque no se es realista en el tiempo que puede llevar alcanzar cada objetivo. Hay que tener en cuenta algunos objetivos a corto, medio y largo plazo, pero sin excederse, si después se logran más mucho mejor.
  10. No cumplir los plazos de entrega, o anticiparse a los plazos de entrega. Lo primero es fatal, lo segundo también lo puede ser si se trata con clientes que cada vez pueden acabar exigiendo más. Hay que adaptar los tiempos para cumplir los plazos de entrega, aceptar los proyectos que se pueden realizar (o las ventas que se pueden conseguir) y tratar de cumplirlos. No se trata de trabajar 20 horas al día para cumplir un plazo de entrega, esto puede hacerse alguna vez si se estiman mal los tiempos y algún día, sino que se trata de hacer una buena planificación, porque la planificación también es en lo que más se falla.
  11. Perder el tiempo. Se suele perder el tiempo sin querer, por hacer tareas que no son necesarias, por utilizar demasiado las redes sociales o el Messenger, por muchas razones, por lo que hay que planificar el tiempo y eliminar los elementos que roben tiempo de trabajo.
  12. No se debe desistir, es un error frecuente de muchos autónomos que trabajan mucho y no ven resultados, no ven ventas, no ven clientes, no ven que ganen dinero. Tiempo al tiempo, no hay que desistir porque todo lleva su tiempo.
También te puede interesar...
To Top