Los créditos y las empresas: Algunas cuestiones sobre créditos a empresas

prestamos creditos privados
Economía y Empresa

Muchas personas o empresas recurren a los créditos con algún objetivo de bien común para la empresa. Esto supone tener la cantidad suficiente para lo que se necesita, en caso de que el crédito sea otorgado, pero también una obligación de ir pagando el crédito en cuotas mensuales.

Es muy importante no ocultar información, dar la máxima información e informarse de todo lo que esté relacionado con el crédito. Se deben conocer todos los detalles y leer hasta la letra pequeña. Generalmente, y sobre todo en caso de creación de nuevas empresas, se va a pedir un plan de negocios completo, claro y bien sustentado, además de las garantías suficientes para esta operación.

Las garantías son las que van a respaldar la cancelación de la deuda, y pueden ser hipotecarias, prendarias o personales.

En un crédito  se requiere que haya el solicitante (quien lo pide), el otorgante (entidad que lo concede), los documentos, la cantidad del crédito y tasa de interés, las garantías y los plazos y modalidades del crédito.

Tipos de créditos para empresas

Existen varios los créditos para las empresas, por lo que cada empresa debe encontrar el que más se adapte a sus necesidades, el que necesite y le ofrezca unas buenas condiciones.

Los principales tipos de créditos para empresas pueden ser:

  • A corto plazo (menos de un año), a medio plazo (de 1 a 5 años) o a largo plazo (más de 5 años)
  • Créditos comerciales y por ventas (según origen)
  • Créditos directos e indirectos
  • Créditos de inversión, créditos empresariales, créditos abiertos, créditos comerciales, préstamos hipotecarios, crédito de coche, crédito refaccionario, crédito congelado, etc.
  • Préstamos para capital de trabajo y préstamos para activos fijos.

Razones para pedir créditos

Un crédito no tiene por qué pedirse necesariamente para cubrir deudas y gastos sino que también se puede utilizar para inversiones, para adquisiciones o incluso para contar con la liquidez que necesita la empresa en ese momento. Muchas empresas, cuando se presenta una opción de crecer y no tienen el dinero necesario son reacios a pedir un préstamo y pierden oportunidades por ello.

Generalmente se suele pedir un crédito cuando se emprende un negocio nuevo o para invertir en una empresa existente. Cuando se inicia un negocio no se suele tener una independencia financiera y los ahorros necesarios para afrontar todos los gastos, por lo que muchos recurren a créditos. Se recomienda que el crédito pedido para invertir en una empresa no sea mayor al 10% del capital de la empresa.

Si se necesita liquidez, se empieza una empresa, se necesita adquirir una nueva maquinaria o simplemente se tienen que pagar deudas, sea por la razón que sea, se puede acudir a un crédito como otra de las formas de llegar a lo que se quiere, a los objetivos de la empresa.

Situación actual de los créditos a empresas

Hay que tener en cuenta también que en la actualidad es más complicado acceder a los créditos para empresas, por lo que muchas empresas tienen que acudir a otras vías de financiación como las líneas de financiación ICO. De hecho, el 24% de las PYMES que pidieron créditos no ha logrado la financiación necesaria en el cuarto trimestre del año pasado.

Uno de los principales problemas que se encontraron las empresas fue que las condiciones del crédito de han endurecido, por lo que el 65,5% de las empresas accedió a créditos pero en condiciones mucho más duras, teniendo en cuenta que aumentaron los tipos de interés, los gastos y comisiones fueron más caras y el volumen de financiación fueron menores. Además, se requieren más avales y garantías.

Algunos detalles a tener en cuenta

A la hora de pedir un crédito para un negocio nuevo o para el crecimiento de la empresa hay que hacer un verdadero estudio de mercado con datos reales, sin dejarse llevar por el entusiamo, que además haga valorar los resultados que se pueden conseguir con este crédito y la capacidad económica posterior para poder afrontar el crédito mensualmente.

No hay que sobrevalorar la idea del negocio ni las cifras, hay que ser muy realista, ya que a la hora de pedir el crédito se van a tener en cuenta muchos factores, factores reales, pero sobre todo a la hora de devolver el crédito hay que contar con la cantidad de dinero suficiente para afrontarlo. Se debe además pedir créditos para cosas que realmente sean necesarias y propicien el crecimiento de la empresa o idea de negocio, ya que de lo contrario no se debe realizar la operación.

To Top