Gestión del talento: cómo encontrar y retener a los mejores

gestion del talento
Recursos Humanos

La gestión del talento humano está cobrando una gran importancia de cara al futuro de las empresas. Esto se debe a que el tipo de trabajador que contratan ahora no se parece en nada al que había en la época de nuestros padres.

Todas las grandes empresas (y no tan grandes) se han dado cuenta de que merece la pena hacer un esfuerzo en encontrar y retener a los trabajadores con talento y eso, ha cambiado el paradigma empresarial.

¿Quieres saber cómo encontrar talento para tu compañía y conseguir retenerlo el mayor tiempo posible?

Te lo contamos a continuación.

 

¿Qué es la gestión del talento?

Si buscamos la definición de “gestión del talento” en la Wikipedia, nos encontramos que consiste en el proceso que desarrolla e incorpora nuevos integrantes a la fuerza laboral, y que además desarrolla y retiene a un recurso humano existente.

En resumen, una compañía que tenga un modelo de gestión del talento humano busca a trabajadores que destaquen dentro de su área para incorporarlos y, una vez adquirido ese talento, intenta  retenerlo el mayor tiempo posible.

Aunque también hay empresas que entienden la gestión de talento de una manera algo distinta. Trabajan sobre la hipótesis de que todos sus trabajadores tienen un talento y basan sus esfuerzos en descubrirlo y potenciarlo.

El término fue utilizado por primera vez por David Watkins en un artículo de 1998.

 

Por qué es tan importante la gestión del talento humano

Si todavía no tienes claro si tu empresa necesita o no empezar a contar con talento humano, a continuación vamos a darte unos datos que te pueden interesar:

  • Es tres veces más caro contratar un nuevo empleado que retener talento.
  • Se calcula que un nuevo empleado necesita 6 meses para llegar a ser productivo.
  • Para que llegue a integrarse en la cultura de la empresa, necesita 18 meses.
  • Hasta que no pasen 24 meses no llegará a conocer al 100% la estrategia de la empresa.

Como ves no se trata simplemente de tener a los mejores trabajadores posibles, algo que por sí solo ya es una ventaja. Se trata de que repercute de una manera muy beneficiosa en la empresa.

Ese es el motivo principal que debe llevarte a apostar por el talento humano.

Pero no es el único. Ya te hemos contado más arriba todo el tiempo que puede llegar a necesitar el nuevo miembro del equipo hasta acoplarse de forma perfecta a su puesto laboral.

Pero es que hasta que llega ahí, es inevitable que el resto del equipo se vea afectado.

La más obvia es la pérdida de conocimientos de alguien que ya estaba formado y, deforma inevitable, el trabajador recién llegado va a ralentizar al equipo.

Todo eso sin contar con los gastos del proceso de selección y reclutamiento.

 

5 consejos para contratar talento

Si por fin te has decidido a lanzar un proceso de proceso de gestión del talento humano en tu empresa, es importante que sepas cómo realizarlo de manera correcta.

A continuación, vamos a darte 5 consejos que te van a ayudar a encontrar el trabajador ideal para tu empresa.

 

1. Lo primero que debes saber es qué buscas

Algo que parece tan obvio es uno de los errores más comunes a la hora de iniciar un proceso de selección.

Debes de tener claro y acotar al máximo posible el perfil que deseas contratar.

Si buscas a una persona para que lleve el mantenimiento de los equipos informáticos de tu empresa, hazte las siguientes preguntas:

  • ¿Qué programas se manejan en la compañía? ¿
  • Qué sistema operativo utilizáis?
  • ¿Necesitas algún conocimiento extra?

De esta manera, te alejas de la idea de contratar “un informático”, porque lo que tú necesitas es un experto en entorno de red Windows, con manejo de Autocad y conocimientos de bases de datos.

Ese es el primer paso para que el talento llegue a ti.

 

2. El cv es importante, pero no descuides la actitud

Un currículum que demuestre sólidos conocimientos es un buen comienzo, pero no nos asegura que el candidato sea el idóneo.

Es obvio que los conocimientos y experiencia que tengan los candidatos pueden llegar a desequilibrar la balanza. Pero no debe ser lo único en lo que te fijes.

De nada servirá contratar a una persona con uno talento extraordinario si, a la hora de trabajar, su actitud deja bastante que desear. Por eso es bueno intentar saber si la persona tiene capacidad para trabajar en equipo o tiene cualidades de líder.

Sabemos de la dificultad que puede tener obtener información sobre la actitud en un proceso de selección. Por eso es tan importante no descuidar el área de recursos humanos.

 

3. El futuro trabajador debe “encajar”

Este punto tiene mucha relación con el anterior.

Piensa en tus trabajadores como en una máquina que funciona a la perfección. Si decides incorporarle algún elemento nuevo, debes asegurarte que va a seguir funcionando igual de bien.

Y para conseguir eso, a parte de seleccionar al candidato que tenga los conocimientos y una buena actitud, debes de buscar a la persona que sepas que va a encajar en la cultura de tu empresa.

Por eso volvemos a insistir es lo vital que resulta hacer bien el proceso de selección.

 

4. El talento piensa diferente

Son muchas las compañías que, a lo largo del proceso de selección, realizan preguntas o ejercicios que poco tienen que ver con los conocimientos necesarios para realizar el trabajo.

Puede ser a través de juegos de intercambio de roles o acertijos. ¿Por qué hacen eso? Porque, aunque no siempre se da el caso, sí que existe una relación entre la creatividad y el talento.

Así que hacer preguntas que requieran un pensamiento diferente o ver cómo reaccionarían ante ciertas situaciones, son ejercicios ideales para encontrar el talento humano.

Un buen ejemplo de esta técnica son las preguntas que hace Google en sus entrevistas de trabajo.

 

5. La pasión mueve el mundo

Si hay una característica que tienen todas las personas que destacan en sus respectivos campos, es la pasión que tienen por lo que hacen.

Así que, si detectas que un candidato es un enamorado de su profesión, que no te quepa duda alguna de que llegará a ser un trabajador con mucho talento, si no lo es ya.

 

Cómo retener el talento humano de tu empresa

De nada servirá todo el esfuerzo para incorporar talento si una vez que lo tienes, no lo cuidas. Por eso, es importante que sepas cómo seducir a tus mejores empleados para que se permanezcan el mayor tiempo posible contigo.

 

1. Haz que la adaptación sea rápida

Por mucho talento que tenga, todos necesitamos que nos guíen cuando llegamos a un sitio nuevo.

Lo ideal es que algún compañero adopte el papel de instructor y le vaya guiando en todo lo que necesita saber sobre su nuevo trabajo.

Como te hemos contado antes, puede llegar a tardar 6 meses en empezar a ser productivo. Cuanto antes se incorpore a los ritmos de sus nuevos compañeros, menor tiempo necesitará.

 

2. Permite que desarrolle todo su potencial

No nos referimos a que le des “carta blanca” para que haga lo que quiera, pero no debes de olvidar algo que ya te hemos dicho antes: al trabajador con talento le apasiona lo que hace.

Eso hace que esté constantemente aprendiendo cosas nuevas relacionadas con su profesión y deseando llevarlas a cabo en su puesto de trabajo.

Por eso, si se topa con un superior más inmovilista en su sector, cabe la posibilidad de que sienta que no está alcanzando todo su potencial y se planteé ir a otro lugar donde sí le permitan llegar a donde él quiere.

 

3. Fomenta la formación continua

Te lo hemos contado en el punto anterior. Este tipo de trabajadores quieren estar a la última en su terreno laboral.

Por eso, si un trabajador ve que su empresa dedica recursos y le facilita esa tarea, no solo va a ser más complicado que la abandone, sino que será un trabajador más productivo.

 

4. El salario no lo es todo

A pesar de ser uno de los factores más importantes, puede haber otro tipo de beneficios que un trabajador busque para continuar en su puesto laboral.

El reconocimiento por parte de sus superiores o la conciliación familiar son aspectos a tener en cuenta también.

Además, muchas empresas ofrecen a sus empleados servicios extras para ayudarles en su día a día. Algunos ejemplos son:

  • Un banco del tiempo, donde la empresa se encargará de hacer recados como llevar la ropa al tinte, realizar duplicados de llaves, etc.
  • Tener un gimnasio o zona de relax dentro del propio lugar de trabajo.
  • Los servicios de guardería son ideales para conciliar la vida familiar con la laboral.

Estos son algunos ejemplos, pero no dudes en preguntar a tus trabajadores qué beneficios les gustaría tener.

 

¿Tienes algo que aportar sobre la gestión del talento?

Como ves, la gestión del talento debe convertirse en una de las prioridades de tu empresa. No solo de cara a destacar frente a tu competencia, sino porque vas a lograr aumentar la productividad de manera significativa.

Apostar por tus empleados es una estrategia en la que las dos partes salen ganando.

¿Has iniciado ya un sistema sobre la gestión del talento? ¿Tienes algo que contarnos sobre este tema? Si es así, no dudes en compartirlo en los comentarios de más abajo.

También te puede interesar...
To Top