Qué es un ERE o expediente de regulación de empleo: descubre cuáles son tus derechos

que-es-el-ere
Recursos Humanos

Si existe un término laboral que, por desgracia, hemos oído con asiduidad durante los últimos años es el de ERE.

En el post de hoy, vamos a darte toda la información que necesitas para comprender en qué consiste, qué es un ERE temporal, qué derechos tienes y muchas cosas más.

Esperamos que nunca necesites hacer uso de estos datos, pero el saber no ocupa lugar.

¿Empezamos?

¿Qué es un ERE?

Un ERE o Expediente de Regulación de Empleo, es una herramienta al que acuden las empresas ante ciertas situaciones.

Si vamos a la Wikipedia, la definición que encontramos es la siguiente:

Un procedimiento mediante el cual una empresa en una mala situación económica busca obtener autorización para suspender o despedir trabajadores.

Esa descripción, a pesar de ser correcta, se queda algo escasa ya que obvia varios detalles importantes:

  • Necesita autorización de la Autoridad Laboral para que se pueda llevar a cabo.
  • Se tienen que garantizar ciertos derechos a los trabajadores.

Por eso, es una mejor definición la que da el Ministerio de Empleo y Seguridad Social en su página web:

La adopción de medidas de regulación de empleo por parte de las empresas, ya sean de reducción de la jornada, suspensión temporal del contrato o de extinción de las relaciones laborales, exigen el seguimiento de un determinado procedimiento en el que interviene la autoridad laboral como garante del cumplimiento de todos los requisitos establecidos legal y reglamentariamente.

Pero, ¿cuándo puede una empresa iniciar este procedimiento?

Motivos para utilizar un expediente de regulación de empleo

Una empresa no puede acogerse a un ERE en cualquier momento.

Este procedimientos está regulado por el Estatuto de los Trabajadores, y dentro de él, se encuentran los motivos para que una compañía pueda efectuarlo. Más concretamente en el artículo 51.

En ese artículo puedes leer con mayor exactitud las causas para iniciar un expediente de regulación de empleo. A modo de resumen son:

  • Causas económicas: si está demostrado que la empresa pierde dinero y que esa situación se solucionaría disminuyendo el número de trabajadores. Para que sea considerado este caso, la compañía debe de haber tenido pérdidas durante tres trimestres consecutivos y que en cada trimestre, el nivel de ingresos haya sido inferior al del año pasado.
  • Causas técnicas: en caso de que, después de automatizar o renovar algunos procesos, ya no se necesiten el mismo número de trabajadores.
  • Causas organizativas: cuando se haya cambiado el sistema de trabajar o la forma de organizar la producción.

Esas son las causas por las que una empresa puede acogerse a un ERE.

¿Qué tipos de ERE existen?

A pesar de que, lo primero que se nos viene a la cabeza cuando oímos esas tres letras es “despidos“, ese es solo uno de los tres tipos que existen.

Cierto que es el más común, quizás porque es el que más ruido social genera, pero existen otras posibilidades a la hora de realizar un expediente de regulación de empleo.

ERE de extinción (despido colectivo)

Como decimos, el que mucha gente piensa que es el único que existe.

En esta clase de expediente se finaliza la relación laborar entre la empresa y un número determinado de trabajadores al mismo tiempo. Eso sí, siempre que concurran algunas de las causas que te hemos contado antes.

Existe un límite de tiempo de 90 días para ejecutarlo y el número de trabajadores afectados también influye:

  • Mínimo 10 trabajadores para compañías con menos de 100 asalariados.
  • El 10% si cuenta con entre 100 y 300 empleados.
  • El mínimo si tiene más de 300 trabajadores será de 30 empleados.

Pero como te decimos, existen otras alternativas. Son las llamadas ERTE o Expediente de Regulación de Empleo Temporal.

ERE de suspensión

A diferencia del anterior, en este caso no se producen despidos de trabajadores, sino que se opta por suspender unos días la actividad laboral.

Lo que se hace con este expediente temporal, es marcar unos días en los que los trabajadores no asistirán a su trabajo. Esto implica una reducción del salario, pero los trabajadores siguen cotizando en la Seguridad Social con la misma base que tenían.

Mientras dure esta situación, la empresa será bonificada con el 50% de las cuotas a la Seguridad Social durante 240 días como mucho.

ERE de reducción

Este caso es muy parecido a la situación de suspensión, la única diferencia es que en vez de suspender la actividad por días, se hace una reducción de jornada.

Es decir, que el trabajador mantiene su puesto, solo que se le reducen el número de horas y, por consiguiente, su salario.

Al igual que en el otro, a efectos de cotización en la Seguridad Social seguirá siendo del 100% y podrá pedir prestaciones por desempleo (si cumple los requisitos)

Derechos de los trabajadores frente a un expediente de regulación de empleo

Los trabajadores que se vean afectados por un ERE tienen derechos que pueden solicitar a la autoridad competente.

Por ejemplo, la resolución del expediente puede ser impugnada ante el tribunal que corresponda, según lo indica el artículo 124 de la Ley 36/2011 del 10 de octubre. La impugnación podrá hacerse de modo individual, colectivo o por los sindicatos.

Como es obvio, los trabajadores podrán pedir la prestación por desempleo si tienen derecho a ella. Además, podrán pedir a la empresa una indemnización por despido que será como mínimo de 20 días por año trabajado y como mucho de 12 mensualidades.

A pesar de eso, empresa y trabajadores podrán negociar la cuantía de la indemnización por otro importe, normalmente mayor, a cambio de renunciar a impugnar los acuerdos.

En cualquier caso, el hecho de recibir una indemnización no impedirá que los trabajadores puedan percibir su prestación por desempleo. Siempre y cuando tengan derecho a ella.

Y por último, si la empresa no pudiese hacerse cargo de la cuantía pactada, los empleado podrán recurrir al Fondo de Garantía Salarial o FOGASA aunque, si se da este caso, la cuantía de la compensación no podrá superar el doble del salario mínimo.

¿Cómo se procede a la hora de realizar un ERE?

Un expediente de regulación de empleo puede ser iniciado tanto por la empresa como por los trabajadores y consta de tres pasos:

  1. Consultas: Una vez anunciado el ERE, ambas partes inician un proceso de negociación para conseguir un acuerdo. El periodo será de 30 días salvo que el número de empleados sea menor de 50, en cuyo caso serán 15 días.
  2. Solicitud de autorizaciónSe envían todos los documentos a la autoridad competente para que estudie el caso.
  3. Resolución: Como mucho, desde que finaliza el periodo de consultas, este paso no durará más de 15 días naturales. Una vez transcurridos, la autoridad aprobará o no el ERE. La decisión podrá ser impugnada en los tribunales.

Se trata de un proceso pensado para no prolongarse mucho en el tiempo pero, sobre todo, para encontrar una solución satisfactoria tanto para empleados como para la empresa.

Y tú, ¿tienes algo que decir sobre el ERE?

Como te decíamos al principio, esperamos que nunca hayas tenido que verte implicado en un ERE o Expediente de Regulación de Empleo.

A pesar de que su finalidad es que ambas partes salgan lo menos perjudicadas posible, sigue siendo una experiencia muy negativa tanto para la compañía como para los trabajadores.

Si lo has vivido en tus propias carnes o tienes algo que añadir a todo lo que te hemos contado, tienes los comentarios más abajo esperándote.

¡Te esperamos más abajo!

To Top