Qué es una start up, el modelo de negocio que ha revolucionado el mercado y la forma de crear una empresa

q-es-una-startup
Creación de empresas

Están en boca de todo el mundo y en los últimos años, parece que no existe otro tipo de empresa pero, ¿qué es una startup? Pues una empresa nueva, ¿no? Esa definición es correcta e incorrecta a la vez.

Vaya lío, ¿verdad? Casi mejor que te leas el post que hemos preparado sobre ellas, en el que te contamos muchos más aspectos sobre uno de los tipos de negocio más exitosos que hay en la actualidad.

Porque… ¿De verdad existen diferencias con los negocios “clásicos” o es solo uno de tantos anglicismos que se han puesto de moda? Como adelanto te diremos que sí tiene características concretas. ¿Quieres saber cuáles son? Para eso, lo único que debes hacer es seguir leyendo.

Quizás tu negocio es una startup y no lo sabías. 😉

 

¿Qué es una startup?

Este no sería un post de Gestion.org si no empezase con la definición de la Wikipedia:

Los términos empresa emergente, compañía emergente, compañía de arranque, compañía incipiente y startup se utilizan en el mundo empresarial aplicados a empresas que buscan arrancar, emprender o montar un nuevo negocio, y aluden a ideas de negocios que están empezando o están en construcción, y generalmente se trata de empresas emergentes apoyadas en la tecnología.

Que como definición no está mal, pero a nosotros nos gusta mucho la forma en que lo explica Eduardo Morelos, que es el director de Startupbootcamp Fintech México:

Startup es una gran empresa en su etapa temprana; a diferencia de una Pyme, la Startup se basa en un negocio que será escalable más rápida y fácilmente, haciendo uso de tecnologías digitales.

Y combinando ambas definiciones es como creamos la que para nosotros, es la mejor forma de explicar qué es una startup:

Una startup es una empresa que acaba de empezar, pero que gracias al buen uso que hace de las nuevas tecnologías, se prevé que crezca rápido y fácil.

En resumen, se podría decir que se trata de negocios jóvenes pero que alcanzarán la edad adulta sin problemas.

 

Características de una startup

Es muy sencillo caer en el error de asimilar una startup con un pyme. No en vano, ambas son pequeñas empresas, ¿verdad? La historia está en que, aunque guardan ciertas similitudes, las startups tienen unas características muy concretas que las hacen distintas.

Y para que veas lo poco que se parece a una pequeña y media empresa, te las contamos a continuación.

 

1. Son escalables

Por si alguien no entiende de términos de economía empresarial, cuando se dice que un negocio es escalable significa que es capaz de aumentar sus ventas sin incrementar sus gastos. ¿Qué significa eso? Que su margen de beneficio crece conforme pasa el tiempo.

Es lo que te decíamos en su definición. Lo que diferencia a las startups del resto de negocios es que son capaces de generar grandes ingresos casi desde el principio. Olvídate de tener que ser un gigante y tener el monopolio del sector para ganar mucho dinero.

 

2. Son jóvenes

Y no solo nos referimos a que son empresas que llevan poco tiempo operativas, sino que su forma de pensar y actuar está alineada con una actitud joven. Es decir, que se alejan de los métodos más tradicionales y apuestan desde el principio por aspectos como:

Eso por poner algunos ejemplos, pero lo importante es que no son la “clásica empresa”.

 

3. Sus costes son reducidos

Debido a que son negocios casi en su totalidad digitales y que en muchos casos ni siquiera trabajan con productos, la inversión que necesitan es mínima. De hecho, en algunos casos no sobre pasa el coste un ordenador, luz y conexión a Internet.

Ese es el motivo por el que sus márgenes de beneficios son tan amplios desde el principio, y si no piensa en AirBnB. Se trata de una página de alquiler de pisos turísticos que no posee ninguna propiedad.

Y además, bastan los 3 elementos que te hemos contado antes para poder montarla.

 

4. Son muy tecnológicas

Otra de las características de las startups es que saben aprovechar todas las posibilidades que ofrecen las nuevas tecnologías. De hecho, se apoyan en cualquier innovación que les ayude a crecer, llegar a más personas o incluso financiarse.

Todo esto les hace estar siempre un paso por delante de su competencia y conseguir mayor cuota de mercado.

 

5. Son innovadoras

Si sumas un estilo de trabajo joven con estar a la última en tecnología, es inevitable que el resultado sea un negocio innovador (de esos que se dicen que piensa “fuera de la caja”). El tema está, en que esa capacidad de ver más allá les permite encontrar nuevas soluciones para los problemas de un mercado.

 

Métodos para financiar una startup

A pesar de todo lo que te hemos contado hasta ahora, hay veces en que una startup necesita liquidez. Puede ser para empezar, para consolidarse o para dar el salto definitivo y convertirse en todo un referente de su sector.

Sea por lo que sea, llegado ese momento, sus métodos de financiación también pueden ser muy innovadores. ¿Crees que una startup va a hablar con el director de una sucursal de un banco a pedir un préstamo? Puede que en algunos casos sí, pero lo normal es que opten por otros sistemas.

 

1. Business angels

La traducción literal de este concepto sería “ángeles de los negocios” y, a pesar de que no tienen alas ni viven en el cielo, la verdad es que resulta un nombre bastante acertado.

Pero, ¿qué es un business angel? Pues una persona ajena a la startup (a nivel profesional y familiar) que cree que el proyecto tiene futuro y pone su propio capital para ayudar. Pero no solo hablamos de dinero, ya que también aporta experiencia y contactos muy valiosos para acelerar el proceso.

Por supuesto, todo esto a cambio de llevarse un trozo del pastel.

 

2. Las 3 F (Family, friends & fools)

Siguiendo con el idioma de Shakespeare, estas 3 F son en español la familia, los amigos y los “idiotas” y, como habrás imaginado, se trata de pedir ayuda al entorno más cercano de la startup en el momento de arrancar (o incluso antes).

Esto tiene la gran ventaja de que suelen ser más accesible que el resto de opciones, aunque en la mayoría de ocasiones la aportación no será muy alta. Aunque mucho cuidado porque por muy sólida que sea una relación, el tema del dinero suele ser una causa muy común de disputas entre personas.

Por eso nuestro consejo es que si optas por esta opción, ambas partes deben dejar todo lo más claro posible para que no haya malentendidos en el futuro.

 

3. Fondos especializados de capital

El mundo de las startups es un mundo que ofrece grandes beneficios. Tanto es así, que existen empresas especializadas en financiar este tipo de negocios, a cambio de obtener parte de los beneficios que consigan. Son como los ángeles que te hemos contado antes solo que en vez de una persona, son empresas.

Y en función del momento en que entren en juego, se conocen con estos nombres.

 

A. Capital semilla

A pesar de lo que te hemos contado hasta ahora, las startups pasan por un momento en que no reciben beneficios. Vale que suele ser un periodo muy corto, pero existe. El tema es que si un fondo especializado ve que hay futuro en la idea de negocio y aporta capital en este momento, está aportando lo que se conoce como capital semilla. 

En la mayoría de ocasiones no es una inversión muy fuerte (no suele superar los 50.000 euros) y también aportan conocimientos, contactos clientes y demás aspectos que puedan favorecer que la “semilla” crezca fuerte, sana y sobre todo rápido para obtener sus “frutos” lo antes posible.

 

B. Capital de riesgo

También conocido como venture capital en inglés, consiste en cuando un fondo especializado se interesa en una startup cuando ya ha pasado la etapa inicial, pero todavía invertir en ella supone un riesgo.

Como es obvio, el capital que aportan es mucho mayor que en el punto anterior (también lo son sus beneficios) pero pueden suponer el punto de inflexión para que termine de arrancar un startup y empiece su proceso de consolidación

 

C. Capital de inversión

En este punto, la startup ya está consolidada y puede operar sin necesitar inversión externa, pero sí que la necesitan para expandir su negocio. Entonces es cuando un fondo les ofrece capital de inversión.

Se trata de una inversión de capital potente que puede colocar una startup como un referente mundial. En ingles se les conoce como private equity.

 

¿Alguna vez has tenido relación con una startup?

Ahora que sabes qué es una startup, ¿qué tal si nos cuentas tu experiencia con ellas? Si has trabajado en una, o incluso fundado, nos encantaría que compartieses con nosotros y el resto de lectores lo que supuso. Para ello, tienes los comentarios a tu entera disposición un poco más abajo. Y si tienes dudas o algo que añadir, también lo puedes hacer con total libertad.

Por nosotros, mientras no te vayas sin comentar, estaremos contentos. 😉

To Top