¿Qué son los pagarés bancarios? Aprende cómo rellenarlos y cuál es su tratamiento fiscal

pagares empresa
Instrumentos Financieros

Los pagos por productos o servicios no siempre se saldan inmediatamente. Cuando esto no es así, las empresas se valen de documentos que incluyen una promesa de pago. Estos documentos son conocidos como pagarés. Concretamente en este post hablaremos de los pagarés bancarios.

Los pagarés puede ser emitidos por los bancos o por las empresas, aunque los bancos son cada vez más los emisores.

Por tanto, en este artículo nos centraremos en los pagarés bancarios. Veremos qué son, sus tipos, su tratamiento fiscal y un vídeo donde se muestra un modelo de pagaré bancario y cómo rellenarlo. Así que sin más dilación, ¡comenzamos!

 

¿Qué son los pagarés bancarios?

Como de costumbre en Gestion.org, comenzamos con una definición extraida de la Wikipedia:

Un pagaré es un documento contable que contiene la promesa incondicional de una persona (denominada suscriptora o deudor), de que pagará a una segunda persona (llamada beneficiario o acreedor), una suma determinada de dinero en un determinado plazo de tiempo. Su nombre surge de la frase con que empieza la declaración de obligaciones: «debo y pagaré».

Así tenemos la definición general de pagaré. Pero hay varios tipos de pagaré y uno de los más conocidos son los pagarés bancarios.

Los pagarés bancarios son los emitidos por una entidad de crédito. El banco los imprime en talonarios y la domiciliación del pago se realiza en una cuenta de la entidad emisora del pagaré.

Otro tipo son los pagarés de empresa, que cada vez se utilizan menos.

Los pagarés son títulos de renta fija que han empezado a comercializarse entre las personas con plazos de entre 3 y 18 meses funcionando como las letras del Tesoro, aunque con el garante de un emisor privado, el banco.

Sus rentabilidades son muy similares a los depósitos, pese a que tienen menos garantía y liquidez. De todas formas suponen otro producto a tener en cuenta a la hora de sacar el máximo provecho al dinero.

El riesgo de los pagarés se vincula al banco emisor, por lo que si quiebra el banco no hay garantía de pago por parte del Estado ya que es el banco el máximo responsable de pago. No hay garantías de ningún fondo público. Aunque también es verdad que son una deuda con mayor calidad que las obligaciones subordinadas, por lo que en el peor de los casos tienen más prioridad de pago.

Hay que tener en cuenta que pese a ser un activo de renta fija esto no quiere decir que no haya riesgo de perder dinero, aunque es cierto que si lo mantienen hasta el vencimiento el dinero no se pierde.

 

pagares bancarios

 

Tipos de pagarés bancarios

Los pagarés bancarios se clasifican según diferentes criterios que veremos ahora mismo.

 

1. Según  la inclusión de la cláusula «a la orden»

Pagaré a la orden: el beneficiario puede trasmitir el pagaré a un tercero. Así podrá cobrar el pagaré anticipadamente sin ningún problema en caso de que decida adelantar el cobro.

Pagaré no a la orden: aquí el beneficiario no puede transmitir el pagaré a un tercero. Solo se puede transmitir mediante una cesión ordinaria. En este caso el pagaré solo se podrá descontar si el emisor concede derecho de cesión al beneficiario. Este derecho se comunicará por vía notarial y el emisor podrá negarse. Si no se niega, el pago se hará cuando llegue la fecha de vencimiento.

 

2. Según el momento de pago

Pagaré a la vista: se paga en el momento que se presenta para cobrar.

Pagaré a día fijo y determinado: la fecha de vencimiento a la que prescribe el pagaré queda determinada.

Pagaré a plazo variable de la fecha de emisión: para calcular el vencimiento hay que añadir la fecha del mismo.

Pagaré sin vencimiento: en el día que se cobra se especifica la fecha de vencimiento.

 

3. Según la forma de pago

Pagaré para abonar en cuenta: solo se pueden cobrar ingresando el dinero en cuenta.

Pagaré cruzado: este solo lo podrá cobrar el tenedor especificado en el documento mediante abono en cuenta. Se puede cobrar en ventanilla pero solo si el tenedor es cliente de la entidad que libera el pagare.

Hay dos tipos de pagarés cruzados: el general y el especial

El pagaré cruzado general se podrá cobrar en cualquier entidad bancaria, ya que el documento no especifica nada. Normalmente, cuando no hay ninguna especificación, el pagaré se podrá cobrar en la misma entidad que lo emite.

En el pagaré cruzado especial puede aparecer el nombre de otra entidad financiera. En este caso solo se podrá cobrar el pagaré en ese banco en concreto.

 

Modelos de pagarés bancarios

Te dejamos este vídeo para que veas cómo es un modelo de pagaré bancario emitido en España y cómo se debe rellenar.

 

 

Tributación de pagarés bancarios

Cuando se emiten pagarés bancarios, la empresa debe tener en cuenta qué hacer con ese pagaré a efectos fiscales. Por ello veremos la fiscalidad en el IRPF, en el impuesto sobre patrimonio y en el impuesto sobre sociedades. Aquí hay que tener en cuenta que un pagaré es un activo de renta fija.

 

1. Los pagarés bancarios en el IRPF

Los pagarés se integran en las rentas del ahorro y su tributación es como la de la gran mayoría de los productos financieros. Por tanto tributarán por el rendimiento que generen. Este rendimiento puede ir entre un 19% para los primeros 6.000 euros y un 21% para cantidades mayores de 6.000 euros.

 

2. Tratamiento de los pagarés bancarios en el impuesto sobre el patrimonio

En este impuesto tributan de tal forma que el dinero que se tenga en el pagaré se sumará al resto de bienes recogidos en la ley. Todo esto se tendrá en cuenta para quienes posean un patrimonio superior a 700.000 euros excluyendo la vivienda habitual hasta un máximo de 300.000 euros.

Para patrimonios de menor cantidad no es necesario realizar la declaración del impuesto sobre el patrimonio.

 

3. Fiscalidad de los pagarés en el impuesto sobre sociedades

Los pagarés a la orden están sujetos al pago del impuesto de actos jurídicos documentados. No ocurre esto con los pagarés nominativos. Un pagaré nominativo indica la persona a la que ha de pagarse y cuyo nombre aparece en el documento.

 

Ventajas y desventajas de los pagarés bancarios

Una de las desventajas que tiene es que es un mercado con baja liquidez y baja capacidad de negociación en los inversores particulares. Si se quiere quitar el dinero antes de tiempo puede ser que se encuentre con que ese dinero no se tendrá en el mismo día.

Su principal atractivo es su rentabilidad, por lo que si se considera seguro mantener el dinero hasta su vencimiento puede ser una buena solución, ya que hay productos con hasta el 4,5% de interés anual. Además, el hecho de que sea un producto a corto plazo y con pocas cláusulas lo hacen todavía mucho más atractivo.

Es complicado cancelar anticipadamente un pagaré, ya que no se suele garantizar el 100% de capital en caso de cancelación anticipada ya que cotiza en mercado secundario. Éste es muy similar al de la Bolsa, lo que se puede reflejar en altibajos, de tal manera que si se quiere cancelar antes de tiempo se puede encontrar con una baja y por tanto asumir pérdidas.

¿Sueles utilizar pagarés bancarios en tu empresa? Cuéntanos en los comentarios qué ventajas e inconvenientes les ves. ¡Te esperamos!

To Top