Sistemas de compensación para hacer trabajadores eficientes

Política Salarial

La clave de mantener unos trabajadores contentos y así poder mantenerlos dentro de la empresa consiguiendo además el máximo rendimiento es encontrar la forma adecuada de compensar su trabajo, y es que en ocasiones el sueldo no es suficiente para este objetivo. Las compensaciones pueden ser en forma económica, en especias, por medio de gratitud y reconocimiento y a modo de beneficios sociales.

Una vez que conocemos las pautas para fijar las remuneraciones y se ha planificado bien este aspecto, lo importante es encontrar un sistema de compensación para los trabajadores que pueda conseguir los mejores resultados.

Existen ciertos incentivos no económicos que pueden llamar la atención de los empleados, como la valoración de su trabajo y opiniones, la conciliación laboral y familiar, algún tipo de flexibilidad en el horario, reducción de la jornada laboral, vacaciones y otras alternativas que satisfagan las expectativas de los trabajadores según su caso concreto.

Otra forma de compensación de los trabajadores es complementar el salario fijo con una serie de incentivos que pueden ser mediante comisiones, comisiones por objetivos que pueden ser x cantidad de ventas, mejor productividad, entregas a tiempo o los objetivos que pretenda la empresa con este tipo de compensaciones. Existen muchas empresas que complementan el salario fijo con incentivos, generalmente por productividad. Los objetivos deben ser reales y alcanzables, pero no demasiado fáciles para que sea poco motivador alcanzarlos.

El mejor clima laboral, que se puede conseguir medinte una mejor relación con el jefe, el resto de compañeros y una buena comunicación interna dentro de la empresa, se puede complementar también con la mejora de las condiciones ambientales del lugar de trabajo. Un trabajador que se siente a gusto con todos los elementos de la empresa rinde más y mejor.

Otro sistema de compensaciones se produce mediante sueldo en especie o beneficios sociales que interesen a los trabajadores. Algunos de ellos pueden ser el pago de colegios, un seguro médico, un seguro de vida, guardería, gestoría, un plan de pensiones privado, la ropa del trabajo, cursos de formación, el aguinaldo, además de las dietas y desplazamientos que formarán parte de la nómina. Por otra parte, algo muy motivador para muchos trabajadores es la entrega de un coche o un ordenador o incluso el uso de la vivienda propiedad de la empresa para la realización del trabajo, elementos que también puede utilizar en horario no laboral.

Un elemento muy motivador para muchos trabajadores es la entrega de acciones de la empresa, de manera que si la empresa crece las acciones de los trabajadores crecen y más valen. De esta manera, como el trabajador siente que trabaja también por su propio beneficio tenderá a rendir más porque se siente y es parte de la empresa. Existen otra serie de primas que ayudan a este objetivo, y son los incentivos por antigüedad, por mayor productividad, los ascensos y premios por rendimiento.

Los premios por rendimiento consisten en darle al empleado algo por alcanzar un objetivo, algo no económico, y esta es una técnica que utilizan muchas empresas que quieren llegar a cierto nivel de productividad por parte de algunos de sus empleados. Los premios pueden consistir en un ordenador, un viaje, regalos de valor, etc. Funcionan muy bien los premios de los viajes, ya que motivan a los trabajadores a alcanzar los objetivos a la vez que le permiten una vía de escape y algo que no querrían permitirse a pagar de su bolsillo.

Muchas empresas organizan cenas con sus empleados para poder ponerlos en contacto entre sí, incluso empresas que cuentan con locales en varias localidades, de manera que los empleados de esta empresa se conocen entre sí y pueden compartir impresiones acerca del trabajo y de cualquier tipo en una velada agradable que les permita interrelacionalizar. Los trabajadores se sienten a gusto en la cena y además se liberan mediante nuevos contactos con los que compartir impresiones, o tienen una cena agradable con los compañeros con los que quizá dentro de la empresa ni si quiera hablan.

Muchas empresas caen en el error de que el empleado trabaja sólo por el sueldo y ese debe ser su único elemento motivador, de manera que no se le debe dar nada a mayores que el sueldo. Es un gran error, ya que si bien es cierto que los empleados trabajan por el sueldo, también es cierto que rinden más y se consiguen más beneficios para la empresa si se cuenta con trabajadores motivados. Además, el sistema de compensaciones produce un gran ahorro dentro de la empresa, ahorro que se consigue mediante la no necesidad de nuevas contrataciones y formaciones de nuevos empleados porque muchos recursos humanos valiosos dentro de la empresa se van a otro trabajo donde se sienten más valorados o recompensados, y en otras circunstancias tampoco agradables para la empresa como huelgas, absentismo, malestar de los empleados, menor rendimiento, etc.

Los trabajadores son personas con sus inquietudes, sus necesidades, sus preocupaciones, su propia vida, por eso la labor de la persona que se encarga de las compensaciones y el sueldo de los empleados debe conocer las necesidades del trabajador para poder ofrecerle compensaciones que realmente le interesen, y no compensaciones que aunque suenen a bonito y cuesten dinero en realidad al trabajador no le suponen nada. Indagar y conocer lo que el empleado quiere va a ser la mejor forma de conseguir la vía de compensar a los trabajadores de la empresa para que ambas partes ganen con ello, sin olvidar a la familia del trabajador, ya que tener en cuenta a la familia y sus necesidades va a ser una baza muy importante para retener al trabajador en la empresa.

También te puede interesar...
To Top