Los beneficios de trabajar en remoto y 5 herramientas para hacerlo de manera efectiva

programa-trabajar-en-remoto
Estrategia Empresarial

La opción de trabajar en remoto es cada vez más popular entre las empresas. Tanto es así que según un estudio, se espera que para 2020 la mitad de los trabajadores de Estados Unidos trabajen en remoto.

  • ¿Cuáles son sus beneficios?
  • ¿Qué herramientas puedes usar para trabajar a distancia?

Si te estás planteando el empezar a trabajar en remoto con tus empleados este post te viene de perlas porque te explicamos todo esto y mucho más.

¡Empezamos!

 

Por qué tu negocio tiene que adaptarse a trabajar en remoto

Si eres de esas personas que todavía no tiene claro este tema, déjanos contarte los beneficios que tiene contar con un programa para trabajar en remoto en tu compañía.

Ten en cuenta que tanto tus empleados, como tu propio negocio, se verán beneficiados por este modelo.

 

1. Ventajas para el trabajador

Primero de todo, veamos todo lo bueno que les ocurrirá a las personas que trabajan para ti si pueden trabajar en remoto:

  • Conciliación familiaral trabajar desde su propia casa, resulta mucho más sencillo para los empleados poder combinar su vida profesional con su vida familiar. Algo que cada vez buscan más las personas en sus empleos.
  • Ambiente con menos estrés: en momentos de grandes picos de trabajo, el entorno de la oficina puede resultar muy agobiante. Incluso aunque sea en un departamento concreto, ese mal ambiente puede llegar al resto de trabajadores. ¡Ojo! No quiere decir que en casa no vaya a existir estrés, pero la atmósfera es menos favorable. ¿Estás muy estresado en tu trabajo? Lee entonces este post sobre el síndrome del burnout.
  • Horario flexible: lo normal a la hora de trabajar en remoto es que se haga en base a objetivos. Esto significa que mientras el trabajo se finalice en fecha, la persona puede trabajar en el horario que mejor le venga.

Atención, pregunta… todas estas ventajas, ¿a qué conducen?

Efectivamente, a empleados contentos y motivados que serán mucho más productivos y aumentarán el nivel de tu negocio.

 

2. Ventajas para la empresa

Es importante mirar por el bienestar de tus empleados pero, como es obvio, tu empresa también debe obtener beneficios para seguir siendo sostenible.

  • Trabajadores más motivados: ya te lo hemos contado antes, pero es tan relevante que merece la pena insistir. Un empleado que disfruta su trabajo es algo que solo aporta aspectos positivos. Satisfacción laboral y motivación siempre es igual a mejores resultados.
  • Ahorro en costes: imagina cuánto puede costar el alquiler de una oficina para 50 personas. A eso, añádele el gasto en electricidad, calentarla en invierno, refrescarla en verano, etc… Facturas que desaparecen si tus empleados trabajan desde su casa.
  • Capta talento: los trabajadores con talento nacen donde nacen. Con un poco de suerte, puede que coincida con la localidad de tu negocio pero, ¿y si no? No habrá problema si puede trabajar en remoto contigo.

Después de ver todo lo que consiguen los trabajadores y tu propio negocio, no cabe duda que trabajar en remoto es una buena idea.

 

5 herramientas para trabajar en remoto

Si te has decidido a dar el paso y probar este tipo de modelo, te resultará mucho más sencillo si utilizas las herramientas que te contamos a continuación.

Todas ellas están diseñadas para facilitar el trabajo desde casa, e incluso muchas de ellas están orientadas al trabajo en equipo aunque cada miembro esté en un lugar distinto.

 

1. Trello

Cuando empiezas a trabajar en remoto, uno de los principales problemas a lo que te enfrentarás será organizarte. Y todo se complica si tienes que hacerlo formando parte de un equipo.

Toda esa pesadilla pasará a ser un cuento de hadas gracias a Trello.

Se trata de una herramienta gratuita y muy simple basada en un sistema de tableros y tarjetas con el que controlarás la situación en que se encuentra cada proyecto.

 

2. Slack

¿Te imaginas unir las vías de comunicación principales en un solo lugar y darles un plus de funcionalidades? Pues en eso consiste Slack.

Se trata de una aplicación de mensajería en la que se integran las herramientas más usadas como:

  • Dropbox.
  • Google Drive.
  • MailChimp.
  • Twitter.
  • Skype.
  • Etc.

Además, permite crear canales (algo parecido a los grupos de WhatsApp) donde todo el mundo puede participar y compartir archivos, por ejemplo, o crear conversaciones individuales o privadas.


Cuenta con aplicaciones para iOS y Android y programas para Windows, Mac y Linux.

 

3. Appear.in

La comunicación por escrito está muy bien y tiene grandes ventajas, pero a veces, necesitas hablar cara a cara con una persona (o miembros de tu equipo).

Opciones para hacer algo así hay muchas, pero appear.in destaca por su sencillez ya que basta con entrar en su página web y dar un nombre a la sala para poder empezar una videoconferencia.

¡No necesitas ni siquiera crear una cuenta para hacerlo! Eso sí, si te haces usuario de esta plataforma (no tiene ningún coste), puedes reservar el nombre de la sala para que solo tú puedas utilizarlo.

Luego, basta con que compartas el enlace de esta con quien tú quieras para empezar a funcionar.

 

4. TINYpulse

Ya hemos visto a lo largo del post que un trabajador contento es un trabajador productivo pero, ¿cómo puedes medir el grado de satisfacción de alguien que no ves en persona o que incluso vive en un país distinto al tuyo?

Si el equipo es pequeño puedes preguntar directamente, pero si sois muchos o quieres automatizar esta tarea, la solución es TINYpulse.

La forma en que lo hace es a través de correos electrónicos, mandados periódicamente, con preguntas del tipo “¿Sientes que tu trabajo se valora?”. Las respuestas se recogen de forma anónima y se presentan en forma de gráficas a los encargados.

 

5. Mural

Una de las técnicas más utilizadas cuando se trabaja en equipo es la lluvia de ideas y para hacerla sin la necesidad de estar en la misma habitación… tienes Mural.

Se trata de una especie de collage online donde todo el mundo podrá añadir elementos como:

  • Notas.
  • Vídeos de YouTube.
  • Imágenes.
  • Documentos de Office.

Todo ello de una forma muy visual que favorece la compresión de todo.

 

Trabajar en remoto nunca fue tan sencillo

Era de esperar que viviendo en la era de la tecnología, trabajar en remoto no suponga ningún esfuerzo más allá del cambio de mentalidad.

La pelota está ahora en tu tejado… ¿qué vas a hacer?

Cuéntanoslo en lo comentarios. 😉

También te puede interesar...
To Top