Una correcta gestión del desempeño

Gestión por competencias

La gestión del desempeño trata acerca de los pasos que se buscan seguir con el objetivo de medir y valorar el desempeño de cada persona en la organización, y es una de las fases importantes en la valoración de la gestión del talento en la empresa.

La gestión del desempeño no valora la persona en sí, sino la actuación en determinadas situaciones así como las propias competencias de la persona. Busca conocer el desempeño de la persona, de manera que así pueda llegar a las mejores soluciones para los problemas que puedan surgir, motivar a los trabajadores y también fomentar el desarrollo personal y profesional de cada trabajador.

Es importante saber que un proceso de gestión del desempeño busca explotar mejor los potenciales y la gestión de competencias del trabajador de cara a su crecimiento, y no es una herramienta para desvalorizar o despedir a los trabajadores menos actos, sino que busca precisamente un crecimiento de toda la plantilla de la empresa.

La gestión del desempeño debe nacer desde el mismo proceso de selección de personal en que se identifican los perfiles de las personas que se requieren para cada cargo, pero también se debe tener en cuenta en el entrenamiento de las personas para el cargo y su formación tanto inicial como de reciclaje, se debe tener en cuenta las motivaciones de la persona y la cultura organizacional para poner todos los puntos de acuerdo.

El proceso de gestión de desempeño se basa generalmente en dos ejes principales y son: los resultados y la adecuación al rol (potencial). Este último se basa en la relación entre los requerimientos del rol que se va a representar y las competencias y conocimientos de la persona. Los resultados se basan en valorar los resultados en base a un período de evaluación.

La gestión del desempeño busca, entre otras cosas:

  • El crecimiento de los miembros que forman parte de la empresa en base a sus competencias, conocimientos y otros factores
  • Medir el potencial humano de la empresa
  • Conocer el grado de cumplimiento o rendimiento con respecto a los objetivos del cargo desempeñado
  • Facilitar la mejora de los miembros de la empresa en base a acciones de formación o de crecimiento personal o profesional
  • Crear comunicación y retroalimentación en la empresa
  • Conocer el talento que existe dentro de la empresa
Por tanto, la gestión del desempeño es una herramienta muy importante con la que cuenta la empresa para favorecer a su crecimiento en base al personal con el que cuenta, sus competencias y sus perspectivas de crecimiento, no sólo en busca de talento sino también en busca del crecimiento de todo el colectivo de trabajadores que pertenecen a ella desde el momento de su selección.
To Top